La autonomía de sus socios territoriales debilitará a Podemos

El partido de Iglesias puede encontrarse con solo 42 diputados propios en el Congreso si sus socios en tres comunidades logran constituirse como fuerza política autónoma

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón. | VÍDEO: Pablo Iglesias, en Las Mañanas de Cuatro.Foto: atlas | Vídeo: ULY MARTÍN

Podemos afronta la eventual repetición de elecciones con un nuevo escollo derivado de los deseos de autonomía de sus alianzas territoriales. El partido de Pablo Iglesias puede encontrarse con solo 42 diputados propios en el Congreso si sus socios en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana logran constituirse como fuerza política autónoma. Su objetivo final es el de formar grupos separados en el Congreso. Aunque Podemos se presente a unas nuevas elecciones integrado en estas candidaturas, su representación como partido en el Parlamento quedaría debilitada.

Más información
Podemos se arriesga a perder sus aliados ante nuevas elecciones
En Comú quiere avanzar el nuevo partido catalán por si hay elecciones
Beiras reclama más independencia de En Marea respecto a Podemos
Podemos acepta un único grupo y zanja un conflicto con el PSOE

Podemos se enfrenta a un escenario de repetición electoral con más dificultades de las previstas por la dirección del partido, que al comienzo de las negociaciones de Gobierno afrontaba la convocatoria en una posición de fortaleza. Ahora, casi cuatro meses después del 20-D, el partido sufre un sostenido desgaste en las encuestas al que se añade la incertidumbre sobre las alianzas territoriales con las que concurrió a las urnas y con las que consiguió muy buenos resultados en Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana.

Los socios de Iglesias en esas tres comunidades, En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podem, respectivamente, están estudiando cómo presentarse a los comicios con una fórmula que, esta vez sí, les permita funcionar de forma independiente a Podemos en el Congreso. El partido emergente podría encontrarse así con una fuerza en el Parlamento de solo 42 diputados frente a los 65 actuales, de repetirse los mismos resultados. La coalición catalana cuenta con 12 escaños en el Congreso, la gallega con 6 y la valenciana obtuvo 9, aunque los 4 de Compromís rompieron y se integraron en el grupo mixto.

En las próximas semanas, una vez confirmada la convocatoria electoral, comenzará una negociación contra reloj para tratar de revalidar las alianzas. Y no será sencillo, porque los socios de Podemos quieren más autonomía. Los últimos en explicitarlo han sido los valencianos de Compromís, que ya se desgajaron de Podemos para integrarse en el Grupo Mixto al no lograr uno propio. La formación de Mónica Oltra, con quien Podemos selló una alianza electoral provechosa —fue segunda fuerza el 20-D—, quiere ir más allá. “Buscamos una fórmula jurídica que nos permita tener grupo parlamentario propio. Un partido instrumental es lo más probable, pero podría ser también una agrupación de electores. Se trata de que la Mesa no pueda negarnos el grupo propio”, explica el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví. El diputado señala que, incluso, analizan si utilizar “partidos instrumentales dormidos que se registraron en un determinado momento y que se podrían reactivar” para esta cita con las urnas. Se trataría de constituirse como un partido solo para presentarse a los comicios, sin generar órganos y estructuras, como se hizo por ejemplo con Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital.

En el caso de la candidatura valenciana, además, en esta ocasión tratarán de que se integre también IU en esa comunidad. “Yo fui un firme defensor de la alianza con IU. Aunque esto último aún no se ha hablado con IU”, asegura Baldoví, que afirma que le “consta” que “todas las confluencias están analizando lo mismo”. Oficialmente, todos señalan que aún no están en ese debate porque hay tiempo para lograr un acuerdo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los primeros en evidenciar el propósito de la independencia fueron los socios catalanes. La alcaldesa de Barcelona y líder de Barcelona en Comú, Ada Colau, impulsa una nueva formación política en Cataluña. El proceso de puesta en marcha de ese partido avanza pero es complicado que esté listo antes de esta cita electoral, señalan fuentes de En Comú. La fórmula del partido instrumental coge fuerza también en Galicia, donde la nueva líder de Podemos, elegida esta semana en primarias, se ha mostrado a favor.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS