Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez deniega la libertad condicional al exalcalde de Marbella Julián Muñoz

El magistrado alega que la enfermedad del condenado es “grave e incurable”, pero no terminal

El exalcalde de Marbella Julián Muñoz a la salida de la prisión de Málaga.
El exalcalde de Marbella Julián Muñoz a la salida de la prisión de Málaga.

El mismo juzgado de Vigilancia Penitenciaria que otorgó inicialmente el tercer grado a Julián Muñoz ha denegado ahora su libertad condicional al entender que su enfermedad es "grave e incurable", pero no se encuentra en fase terminal. El magistrado, tras analizar los informes médicos sobre el estado de salud del exalcalde de Marbella, entiende que su situación es compatible con la permanencia en un Centro de Inserción Social (CIS), que es lo que permite el régimen de semilibertad del que disfruta desde hace un mes.

El magistrado ha tomado la decisión buscando el equilibrio constitucional entre "el más absoluto respeto a la dignidad intrínseca que toda persona debe poseer" y "el deber de aplicar la ley para el adecuado cumplimiento de las penas impuestas", según consta en un auto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 3 de Andalucía notificado este viernes, que recuerda que el exalcalde, encarcelado desde hace tres años, suma condenas que se acercan a los 20 años de prisión.

La Audiencia Provincial de Málaga confirmó el pasado 10 de marzo la progresión de grado de Muñoz (de segundo a tercero) basándose en el artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario, que alude a razones humanitarias y de dignidad personal. Llegados a ese punto, era la prisión de Alhaurín de la Torre, donde está interno, la que debía decidir la modalidad de semilibertad y optó directamente por elevar el expediente de libertad condicional del preso, decisión compartida por la fiscalía. El juez, ahora, ha rechazado que la pena que le queda por cumplir al exregidor quede suspendida. El auto se puede recurrir.

El magistrado no está de acuerdo con la postura de la junta de tratamiento de la cárcel y de la fiscalía de tramitar la libertad condicional de Muñoz por el simple hecho de que se le haya concedido el tercer grado en virtud del artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario. Opina que no es algo "automático" y aboga por resolver cada expediente "individualmente" y atendiendo a "las particularidades" de cada caso. Es decir, rechaza que la aplicación de este criterio tenga "un carácter meramente instrumental".

El juez ha preguntado expresamente a los facultativos de la prisión si es compatible o no la estancia de Muñoz en un CIS (tiene asignado el de Algeciras, como había pedido) y estos han respondido que "no existe contraindicación médica" para su traslado a uno de estos centros, siempre que continúe con las citas sanitarias externas que tiene programadas y pueda seguir con el tratamiento prescrito.

Según el auto, los facultativos también han acreditado que desde que el juez acordó el tercer grado en agosto del año pasado (esa es la decisión que confirmó la Audiencia de Málaga el pasado 10 de marzo), el estado de salud de Muñoz no solo no ha empeorado, sino que ha sufrido una mejoría, y aunque no se puede afirmar, su pronóstico vital habría pasado al tramo de entre cinco y 10 años. Muñoz no es capaz de desarrollar una actividad normal o de trabajar, aunque "puede cuidar de sí mismo". Requiere de atención médica "urgente y especializada", pero no tiene una "enfermedad terminal", indica la resolución.

Para el juez, si acordara la libertad condicional del exalcalde de Marbella, se estaría produciendo un "menoscabo" de los principios de retribución y prevención inherentes a una condena a cárcel, ya que los médicos han acreditado que no existe ningún impedimento para que el interno pueda permanecer en un CIS. Su decisión, por tanto, es rechazar esta medida e ir analizando el caso en el futuro según la evolución del estado de salud del interno y de su permanencia en un centro abierto.

Muñoz salió de la cárcel el pasado fin de semana por primera vez en tres años, según los beneficios que le otorga el régimen de tercer grado del que disfruta desde hace un mes. La tarde de este viernes ha vuelto a abandonar la prisión y tiene que estar de regreso el lunes a las ocho de la tarde.