Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias busca forzar el divorcio entre Sánchez y Rivera

Podemos analizará este viernes la cita y aplaza su comparecencia ante los medios

Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y el socialista Antonio Hernando.
Íñigo Errejón, Pablo Iglesias y el socialista Antonio Hernando.

El equipo negociador de Podemos, encabezado por Pablo Iglesias, acudió ayer a la reunión con un objetivo central: provocar el divorcio entre Pedro Sánchez, secretario general de los socialistas, y Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Ambos suscribieron un documento que la formación emergente rechaza. Iglesias cree que se ha demostrado en el fallido debate de investidura que ese pacto, que suma 130 diputados, no tiene más recorrido. Insiste, por tanto, en formar un Gobierno de coalición con el PSOE, IU y Compromís. Ante la negativa de Sánchez, intenta atraerlo sobre la base de un nuevo acuerdo que impugne el texto firmado con Ciudadanos o, por lo menos, cambie su contenido, sobre todo en materia económica.

Al final de la reunión, Podemos entregó a ambas fuerzas un documento que plantea 20 cesiones con respecto a su propuesta inicial. Rivera lo repudió al filo de las nueve de la noche. “Vuelve a pedir la mitad del Gobierno con apoyo de separatistas”, escribió en su cuenta de Twitter.

Sin comparecer

Podemos no pudo dar anoche, después de la reunión a tres bandas con el PSOE y Ciudadanos, ningún golpe de efecto, como viene haciendo en sus últimas comparecencias, porque decidió retrasarlo hasta esta mañana. Estaba previsto que los portavoces de las tres fuerzas comparecieran ayer en orden de menor a mayor, empezando por José Manuel Villegas y terminando con el socialists Antonio Hernando. Pero a última hora el partido de Pablo Iglesias informó de que suspendía su comparecencia.

Hablarán hoy a las 11.30, tras una reunión entre la ejecutiva de la formación, sus alianzas catalana y gallega (En Comú Podem y En Marea) y la dirección del grupo parlamentario. Así Podemos se garantiza el protagonismo mediático todo el día.

Iglesias renunció a estar en ese hipotético Gobierno y abre la puerta a ministros independientes. Las cesiones de Podemos giran en torno a dos ejes: uno, el más amplio, socioeconómico, y otro político y de regeneración democrática. En él, reduce la “expansión fiscal” en cuatro años hasta 62.000 millones de euros en lugar de 96.000 lo que, según Ciudadanos, sigue siendo inasumible. También acepta un ritmo de reducción del déficit público mayor, del 2,5% para en una legislatura hasta el 3%; descarta “subidas en los tipos nominales del IRPF y del Impuesto de Sociedades”; y da por buena una parte de la reforma laboral del PSOE de 2010, pero quiere derogar la de 2012.

La cuestión territorial, quizá el asunto político más delicado para el PSOE, queda en manos de En Comú Podem y del PSC. Pero Podemos no renuncia a un referéndum en Cataluña. ¿Tendrán estas cesiones un desarrollo en un documento que el socialista Antonio Hernando llamó de “intersección”? El partido de Iglesias lo analizará esta mañana en una reunión de su dirección, tras renunciar anoche a pronunciarse sobre la cita a tres bandas.

Más información