España registra menos muertos en carretera que la Unión Europea

El país redujo las víctimas mortales el doble que sus socios europeos en el último lustro, pero la mejora se ha frenado en seco

El autobús siniestrado en Tarragona en el que fallecieron 13 personas.
El autobús siniestrado en Tarragona en el que fallecieron 13 personas.JOSEP LLUíS SELLART

España no logra reducir la mortalidad en carretera. Los 36 muertos en accidentes de tráfico por millón de habitantes que tuvo en 2015 se han convertido en un muro infranqueable: son exactamente los mismos que hubo los dos años anteriores, según las estadísticas preliminares difundidas este jueves por la Comisión Europea. España tiene, sin embargo, varios argumentos para defender sus avances en seguridad vial: sale bien parada respecto a sus socios europeos, cuya mortalidad es un tercio superior —51,5 muertes por millón—, es el sexto país de los Veintiocho donde hubo menos fallecidos el pasado año, y solo Dinamarca, Grecia y Portugal han reducido más el porcentaje de víctimas que España en el último lustro, periodo en el que bajaron un 32%, el doble que en el conjunto de la UE.

Más información
Los muertos en accidente de tráfico suben por segundo mes consecutivo
Fallecen 13 estudiantes extranjeras al volcar un autobús en Tarragona
Los muertos en carretera secundaria suben pese al descenso de fallecidos
La Semana Santa deja 41 muertes en la carretera, siete más que en 2015

Pero España vive del pasado. La estadística europea premia los grandes avances en 2011, 2012 y 2013. Desde entonces, el estancamiento es visible, y hablar de la evolución de los muertos en accidentes de tráfico en los últimos años es hacerlo de un corredor que ha pasado de ir al sprint a trotar con desgana y, finalmente, detenerse en seco para, si se confirma la evolución de este año, empezar a retroceder ligeramente en el camino recorrido.

En esa vuelta atrás no está sola. Si la mortalidad en España se ha estancado, en la UE ha subido por primera vez desde 1997, y aunque se trate de un ligero 1%, las primeras voces pidiendo a los Estados mayor implicación ya han aparecido. "Si Europa quiere alcanzar su objetivo de reducir a la mitad sus víctimas para 2020, es necesario hacer mucho más", ha señalado la comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc. La política eslovena ha reconocido que, a pesar de las "impresionantes" reducciones de víctimas en las últimas décadas, el estancamiento actual es "alarmante".

Para explicar este leve alza de la mortalidad, la Comisión Europea alude a la cada vez mayor interacción entre vehículos y lo que califica como "usuarios vulnerables", en los que engloba a peatones y ciclistas. También a otros condicionantes como el cada vez mayor uso de móviles al volante. "El factor humano es la causa principal de los accidentes", ha afirmado la comisaria. En esa ristra de elementos que son responsabilidad de los conductores entran en juego el consumo de alcohol, el cansancio o el mantenimiento del vehículo.

La solución que defiende el Ejecutivo comunitario pasa por rascarse el bolsillo para poner en marcha nuevas medidas y campañas: "Tiene un coste, pero nada comparado con los 100.000 millones de euros de gasto social que causan los muertos y heridos en carretera". Esa es la cantidad que la Comisión estima que cuesta cada año a los socios de la UE la atención médica, rehabilitación y daños materiales causados por los accidentes de tráfico. El coste humano es estremecedor: 26.000 personas perdieron la vida en las carreteras europeas y 135.000 resultaron heridas en 2015.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el medio y largo plazo, la UE fía la mejora de la seguridad vial al avance tecnológico. "Los coches autónomos tienen un gran potencial futuro para evitar accidentes, y estamos trabajando duro en poner el marco para su desarrollo", aseguró la comisaria europea.

Sobre la firma

Álvaro Sánchez

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS