Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesor fiscal arremete contra Urdangarin y Torres

Tejeiro acusó a los dos socios de haber dicho “barbaridades” de él y achacó a la Infanta un intento de desacreditarlo

El exsecretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, este martes.
El exsecretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, este martes. EFE

El asesor fiscal Miguel Tejeiro se revolvió este martes contra la estrategia de su cuñado Diego Torres y el matrimonio formado por Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón que lo presentaron como una persona de confianza en la que delegaron la gestión de las empresas de la trama Nóos. Tejeiro, que declaró como testigo, acusó a los dos socios de haber dicho “barbaridades” de él y achacó a la Infanta un intento de desacreditarlo al decir que había formado parte de su círculo de confianza. “Expresó más relación de la que yo sé que había”, dijo Tejeiro.

El desarrollo del juicio del caso Nóos, que juzga el desvío a las cuentas de Urdangarin y Torres de la mayor parte de los 6,2 millones de euros conseguidos a través del Instituto mediante convenios con distintas Administraciones públicas, es difícil de prever. Miguel Tejeiro, que el viernes anterior había abandonado la sala enfadado, desorientado y sin poder declarar —tras una discusión en el tribunal de más de cuatro horas acerca de si el secreto profesional condicionaba su testimonio sobre Torres y Urdangarin—, entró este martes marcando el paso. Se concentró en las cuatro ideas que iba dispuesto a transmitir a la sala y evitó salirse de la ruta prefijada tanto en las preguntas del sindicato Manos Limpias, que buscó con poco éxito respuestas que implicasen a la Infanta en la gestión de Aizoon, como en las cuestiones del abogado de Torres, que intentó tímidamente atribuirle más funciones que las de asesor fiscal.

Miguel Tejeiro negó primero la existencia de una relación estrecha con la hermana del Rey. “Me ha extrañado muchísimo que esta señora, en su declaración, diga que yo era una de las cuatro o cinco personas de su máxima confianza”, indicó el también secretario del Instituto Nóos. Tejeiro llegó a afirmar que la Infanta, como acusada, tenía derecho de faltar a la verdad en su defensa, mientras que los testigos no tienen esa potestad.

Posteriormente, Tejeiro, que recalcó que no le constaba ninguna participación de Cristina de Borbón en la gestión de Aizoon, responsabilizó a Urdangarin de adoptar las decisiones que él luego plasmaba en la documentación que se presentaba en el registro mercantil. “Los gastos los decidía el señor Urdangarin, explicó Tejeiro al ser interrogado por la inclusión como gastos de Aizoon dispendios que eran familiares, como viajes o la compra de vino. “No tiene sentido que nosotros hiciésemos una criba. Lo que ya estaba hecho, ya estaba hecho”, remachó.

El tercer argumento, antes de cargar contra su cuñado, fue para el tribunal. “Me considero amenazado con querellas y no protegido por la sala”, recalcó el asesor fiscal, que se negó a responder a algunas cuestiones para no incurrir en una posible declaración del secreto profesional. Aunque acto seguido explicó que mediante las premisas del sumario iba a responder a las transferencias de dinero del Instituto Nóos al extranjero. “La única persona que podía autorizar transferencias de fondos a estas sociedades [de la trama en el extranjero] era Diego Torres, no Miguel Tejeiro”, prosiguió el asesor fiscal, “Es una canallada intentar desviar la responsabilidad a terceros”.

La declaración de Tejeiro, considerado uno de los testigos clave del caso Nóos tras la decisión de Manos Limpias de retirar su acusación, no aportó ningún elemento nuevo sobre el papel de la Infanta en Aizoon pero sí reforzó la imagen de que Urdangarin y Torres eran quienes tomaban las principales decisiones de gestión. Un argumento en el que también coincidió Mario Sorribas, antiguo empleado de las empresas de la trama Nóos y que fue apoderado de la firma De Goes. “Si recibía órdenes, cuatro eran de Torres y una de Urdangarin”, señaló Sorribas que dijo que nunca vio empleados en Aizoon.

El notario y los reproches de las acusaciones

El notario Carlos Masià recibió este martes los reproches de las acusaciones del caso Nóos. Primero, porque matizó hasta desmentirlo que Miguel Tejeiro le hubiese dicho que la Infanta estaba en el accionariado de Aizoon como “escudo fiscal” frente a la Agencia Tributaria. “Miguel Tejeiro me dio a entender eso”, dijo Masià y la abogada de Manos Limpias anunció que pedirá que lo imputen por falso testimonio tras cambiar la declaración.

Y, después, por explicar que no denunció la existencia de firmas falsas de Urdangarin —probablemente consentidas— en varios documentos tramitados por su notaría.Carlos Masià sí encargó un informe pericial de las firmas al conocer que se estaba instruyendo el caso Nóos. La Abogacía del Estado recriminó la actuación del notario.