Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 84 años muere de legionela en Manzanares (Ciudad Real)

El número de afectados llega ya a los 109. El foco del brote no ha sido aún localizado

Cultivo de bacterias Legionella pneumophila.
Cultivo de bacterias Legionella pneumophila.

Un hombre de 84 años ha sido la primera víctima mortal del brote de legionela que se detectó el 13 de diciembre en Manzanares (Ciudad Real), según ha confirmado este lunes el director de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Manuel Tordera. En total, ha habido 109 casos confirmados, de los que 21 han sido ingresados. Tres de ellos, los que tienen peor pronóstico, están en la UCI del hospital de Ciudad Real. La Junta baraja dos posibles focos del brote: una fuente ornamental de una plaza y una empresa.

El consejero de Salud de la región, Jesús Fernández, ha dicho esta mañana que hasta el 23 o 24 de diciembre podían aparecer más casos, ya que los primeros son de hace ocho días, y el periodo de incubación de la enfermedad es de 10. Fernández también ha afirmado que los 109 diagnosticados de legionelosis, de los que 74 no han requerido ingreso hospitalario, son personas infectadas al principio del brote, ya que, desde que este se supo, se clausuraron 103 instalaciones entre fuentes y sistemas de refrigeración de los polígonos industriales, que son el foco de esta bacteria.

El fallecido no era la paciente que hasta el fin de semana más preocupaba, una mujer de 50 años que se encuentra en la UCI del hospital de Ciudad Real, que es adonde se ha trasladado a las personas más graves. Esta sigue estable junto a otros dos afectados.

La Junta de Castilla-La Mancha aún no ha determinado con certeza cuál es el foco de la bacteria. Esta suele vivir en lugares húmedos y se propaga en las gotas minúsculas de agua (aerosoles) que emiten algunas instalaciones, como duchas, sistemas de aire acondicionado y torres de refrigeración industriales. También hay un riesgo de contagio entre personas si una inspira el aerosol infectado que otra emite, por ejemplo, en un ataque de tos.

Del más de centenar de elementos sospechosos, las investigaciones de la Junta se centran ahora en dos: una fuente ornamental en las afueras de la localidad, y la torre de refrigeración de una empresa en un polígono industrial también fuera del centro.

La legionelosis se manifiesta al principio como muchas otras infecciones, con fiebre, malestar y dolor de cabeza. En algunos casos cursa sin mayor gravedad, y los afectados la superan incluso sin ser conscientes de la causa del malestar que sienten. Pero, en otros, la fiebre es muy alta, y, sobre todo en personas mayores con otras patologías o factores como el tabaquismo, puede llevarlos a una UCI e incluso causar la muerte. Como es una infección bacteriana, se trata con antibióticos.

En España, el Instituto de Salud Carlos III registra cada año alrededor de mil casos de legionela al año. De ellos, aproximadamente el 80% —los más graves— requieren hospitalización. En 2015, por ejemplo, el brote más grave se dio en Sabadell, con ocho fallecidos.