Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ruta migratoria de Canarias se reaviva tras años desactivada

Casi 700 personas han desembarcado en el archipiélago español entre enero y noviembre de este año, las mismas que todas las contabilizadas entre 2012 y 2013

Los servicios de emergencias ayudan a una mujer a su llegada a Canarias
Los servicios de emergencias ayudan a una mujer a su llegada a Canarias. REUTERS

La ruta migratoria de las Canarias ha revivido tras años desactivada. Casi 700 personas han desembarcado entre enero y noviembre de 2015 en el archipiélago, según los últimos datos de Frontex, la agencia europea de control de fronteras. Una cifra que contrasta con las registradas durante el último lustro, cuando apenas arribaban 250 sin papeles cada ejercicio, y que centra ahora la atención en el Sáhara Occidental, desde donde parten una buena parte de las pateras que se lanzan al Atlántico rumbo a la islas españolas. En ese camino, precisamente, perdieron la vida 11 subsaharianos la pasada semana, cuando se ahogaron al volcar la embarcación en la que viajaban.

Según la ONG Caminando Fronteras, más de 150 personas han muerto o desaparecido en esta ruta desde octubre. "El 80% de ellos son de Guinea", sentencia Helena Maleno, la portavoz de este colectivo, que mantiene habitualmente contacto telefónico con los inmigrantes que se lanzan al mar. De hecho, ella misma alertaba el pasado martes en su cuenta de Twitter que se había perdido la pista de dos pateras con 17 y 68 personas que habían salido, respectivamente, de Tifnit y Bojador, ambos en territorio controlado por Marruecos.

La ruta de las Canarias representaba a mediados de la década pasada una de las principales vías de entrada en Europa. En 2006, en plena crisis de los cayucos, 31.600 personas alcanzaron el archipiélago. "Las acciones emprendidas por el Estado español y la UE en los países de origen y de tránsito explican en gran parte que sea ahora una de las menos transitadas", explica Ana López-Sala, investigadora del CSIC, en el último anuario sobre inmigración publicado por el think tank CIDOB. En esa idea ahonda Frontex, que recuerda la cumbre convocada aquel año y otra serie de iniciativas adoptadas para frenar la llegada de las embarcaciones: los acuerdos bilaterales que España firmó con Mauritania y Senegal; los convenios de repatriación con los países de origen; y la instalación del sistema de vigilancia marítima SIVE.

Los datos de la agencia de fronteras europeas revelan cuáles son los principales países de origen de los inmigrantes que han alcanzado Canarias este 2015: Guinea (260 personas), Costa de Marfil (94) y Gambia (55). Frontex subraya la alta cooperación marroquí para frenar la salida de cayucos: "Estas suelen organizarlas traficantes individuales". También existen algunas "redes sueltas, sin una estructura permanente". En este sentido, a principios de mes, las fuerzas de seguridad de Mauritania detuvieron al organizador de las dos últimas pateras que dejaron el país rumbo a las Islas Canarias: con un total de 50 inmigrantes a bordo. Cobraba entre 800 y 900 euros a cada sin papeles.

La inmigración a la Península también crece

La ruta migratoria entre Marruecos y la Península, que incluye la entrada a Ceuta y Melilla, también ha experimentado un alza en 2015. Este año se ha registrado el mayor número de inmigrantes desde 2008. Según Frontex, 12.516 personas han alcanzado irregularmente las dos ciudades autónomas o han cruzado El Estrecho. En 2014, fueron 7.840. Este aumento se explica, en gran medida, por el incremento de la llegada de refugiados sirios: más de 6.000 a través de esta vía, entre enero y octubre.

Más información