Sánchez se mostrará como única alternativa

El socialista basará su ataque dialéctico en el paro, la desigualdad y los escándalos políticos

Pedro Sánchez durante el mitin celebrado este domingo en Valencia.
Pedro Sánchez durante el mitin celebrado este domingo en Valencia.JOSE JORDAN (AFP)

Pedro Sánchez no para de examinarse desde que ganó la secretaría general del PSOE por votación de los militantes socialistas frente a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias en julio de 2014. Hoy vuelve a ponerse a prueba, enfrentándose a Mariano Rajoy en el único debate que el presidente del Gobierno ha accedido a celebrar en la campaña para las elecciones del 20 de diciembre. Se somete al escrutinio de la opinión pública en general, pero el político socialista sabe que le escudriñarán varios millones de españoles que podrían votar al PSOE, a Podemos o a Ciudadanos. A todos ellos les tiene que convencer de que solo él, como representante del PSOE, puede encarnar el cambio en España. Todas las encuestas reflejan el deseo de cambio de una inmensa mayoría.

No es tarea sencilla. Y, además, su oponente, Mariano Rajoy, no se lo pondrá fácil. Además de defenderse, el jefe del Gobierno procurará que el candidato socialista no aparezca como un líder solvente. Él se prepara para golpear dialécticamente a Rajoy por su gestión durante estos cuatro años. La economía y la corrupción van a ser parcelas cruciales en este debate, dividido en cuatro apartados que recorren la vida socioeconómica, los derechos civiles y la regeneración democrática. En todos, Sánchez encuentra margen para la diatriba.

]Paro, desigualdad y corrupción son la tripleta sobre la que se basará el líder socialista para atacar a Rajoy. Tratará de rebatir cada cifra positiva con la otra cara de la moneda: trabajo precario, falsos autónomos y becarios que no lo son porque desarrollan trabajos de nivel superior a precio de saldo... Junto a la crítica, tratará de introducir las medidas de su programa electoral. Ayer volvió a repasarlas, aunque los contenidos los tiene muy trillados después de repetirlos desde hace dos meses y asistir a numerosas reuniones con los expertos a los que nombró para elaborar su programa electoral. Junto a él, seguirá el negociador de los debates, Óscar López, secretario general del Grupo Socialista del Senado, experto en mensajes, réplicas y contrarréplicas. El mensaje a los pensionistas (más de 9,5 millones de personas) lo utilizará a su favor el presidente, según previsión de Pedro Sánchez, que replicará con la exigua subida real que han tenido sus rentas en cuatro años.

La herencia recibida del Gobierno socialista que exhibirá Rajoy, como causa de sus políticas de ajuste y recorte, será contrapuesta a la herencia dilapidada, según la versión que Sánchez hará, por ejemplo, del vaciamiento de la hucha de las pensiones.

Ganar las elecciones para que la política “recupere la decencia” será una línea fuerte de Sánchez contra Rajoy. No aceptará el político socialista que la corrupción haya afectado a personas del PP sino que la extenderá “al PP”. La previsión del PSOE es que el debate será muy duro, al menos por parte de Sánchez. Tiene que arriesgar para convencer de que puede representar el cambio. Sabe que también se examina ante los suyos; pero para él siempre ha sido así.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS