Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sondeo del CIS convierte en prioritarias todas las provincias

Ciudadanos disputa feudos populares hasta en la España rural

Mariano Rajoy y María Dolores Cospedal en los molinos de Campo de Criptana
Mariano Rajoy y María Dolores Cospedal, entre otros, en los molinos de Campo de Criptana, Ciudad Real, a finales del mes pasado. EFE

Los datos del último sondeo electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), conocidos el pasado jueves, confirmaron en el PP que ya no existen provincias prioritarias o, incluso, que las denominadas provincias prioritarias “son ya casi todas”, en palabras de uno de los máximos dirigentes del partido.

Las grandes formaciones reservan parada obligada de las caravanas de sus líderes en las siete mayores provincias en población (de Madrid a Murcia), que se reparten 115 escaños y que son, además, en las que en teoría el PP se disputa parte de su electorado más formado y de ámbito profesional con Ciudadanos. Los estrategas populares pensaban, hasta hace pocas semanas, que en las zonas de la España rural donde el partido de Albert Rivera no tiene ni dirigentes ni cuadros ni casi bases les sería imposible obtener representación.

El candidato Mariano Rajoy ha efectuado en los últimos días de la precampaña sendas giras de promoción por esa España rural que “también vota y tiene sus derechos”, como subrayaban sus asesores para justificar los miguelitos, las visitas a molinos y belenes y las partidas de dominó con ancianos. Creían que las dos Castillas serían su feudo inexpugnable. Y en eso el barómetro del CIS apuntó que el PP podría perder una decena de diputados en favor de Ciudadanos en Castilla-La Mancha y Castilla y León.

El PP aún mantiene que a la formación que lidera Rivera le será prácticamente imposible romper la barrera en las 11 provincias que se reparten solo entre uno y tres escaños y que incluyen las dos ciudades autónomas. Son las circunscripciones en las que el PP y el PSOE llevan acaparando históricamente esas tres actas (2-1 según el vencedor). El sondeo de Metroscopia del pasado fin de semana para EL PAÍS otorgaba a Ciudadanos, por ejemplo en Teruel, más del 20% de papeletas y repartía esos tres diputados en uno para cada formación. No es lo normal. Tampoco era así en el siguiente lote de 24 provincias en las que están en juego entre cuatro y seis actas. El reparto proporcional de escaños previsto en la Ley d’Hont prima la distribución en favor de los grandes partidos, hecho del que siempre se han quejado Izquierda Unida y UPyD.

Esa situación también parece haber cambiado ahora, según corrobora el último trabajo de Metroscopia. En Badajoz, donde se dilucidan seis escaños, Ciudadanos entra en la pugna por la tercera posición y Podemos se halla a las puertas de un escaño con el 11% de los votos. En Zaragoza, donde están en pugna siete actas, hasta Podemos podría entrar en la lucha por un diputado con el 14% de los votos y PP, PSOE y Ciudadanos quedarse con dos cada uno.

Un paréntesis familiar en Doñana

La caravana de Mariano Rajoy pasa este puente en Andalucía, donde ha pisado cuatro provincias y ha paseado, apretado manos y hecho cientos de autorretratos en Palos de Moguer (Huelva), Estepona y Marbella (Málaga), Algeciras (Cádiz) y hoy por Sevilla. Su familia le ha acompañado y han dormido en el Parque Nacional de Doñana, donde han seguido el debate de Antena 3. En Andalucía se disputan 60 escaños. El diseño de campaña del PP combina mítines y actos clásicos en capitales con este tipo de recorridos con más impacto mediático en poblaciones más pequeñas.

Más información