El programa del PP apuesta por atajar el fraude en los contratos temporales

Rajoy presenta sus propuestas electorales en Valencia, con pocas novedades y que se centrarán en el perfil presidencial del propio candidato y la creación de empleo

Una mujer cose unas sandalias en una fábrica de calzados en Monóvar (Alicante).
Una mujer cose unas sandalias en una fábrica de calzados en Monóvar (Alicante).J. de Haro

El candidato del PP presentará este sábado en Valencia las líneas maestras de su programa electoral para el 20-D que tendrá pocas novedades y se centrará en el perfil presidencial y experimentado del propio Mariano Rajoy y en la creación de empleo. El objetivo es terminar el mandato con menos paro que el de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, acabar 2015 con más de 650.000 empleos nuevos y crear otros dos millones de puestos de trabajo hasta 2020. La promesa se volcará en atajar el fraude del encadenamiento de los contratos temporales.

Más información
Contratos de muy corta duración en España
El Quijote del PP se refugia en La Mancha
El PP, ante el 20-D: “Tu mente puede jugarte una mala pasada”
Rajoy esgrime su bagaje frente a los “experimentos”

El PP ha recibido más de 100.000 propuestas o sugerencias de simpatizantes, votantes o militantes en estas últimas semanas para su inclusión en el programa electoral del 20-D. La vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, ha mantenido más de 70 reuniones con colectivos, entidades y lobbies de los más diversos sectores para escuchar sus aportaciones. Los asesores de los ministros han enviado, por su parte, la documentación con las iniciativas ya cumplidas y las promesas que se podrían ofrecer para una siguiente legislatura. El responsable de la Oficina Económica de La Moncloa, Álvaro Nadal, ha colaborado en la puesta en orden de esas ideas y este sábado, en Valencia, el candidato-presidente esbozará los puntos fundamentales.

Rajoy no aportará grandes sorpresas. El diseño de la campaña del PP prevé que el candidato deje caer sus mejores ofertas en actos sectoriales o mítines.

Discursos grabados

El guion no da pie a las innovaciones. Rajoy tiene una serie corta de discursos grabados que emite según la ocasión con muy pocas variantes. La línea general es que, tras haber superado una época muy difícil, con recortes y ajustes considerados necesarios, ahora se ha puesto al país en la senda adecuada para no variar ni dar marcha atrás en las políticas ni las reformas, lo que permitiría en su segundo mandato la aplicación de otras medidas: bajar impuestos, gastar más y desarrollar su modelo liberal para el Estado de bienestar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Todo ese plan pasa, primero, por crear más empleo. El objetivo fundamental que Rajoy se había marcado cuando empezó a incumplir su programa en diciembre de 2011 era llegar al final de la legislatura con menos parados que los que heredó del socialista Rodríguez Zapatero. Ese logro ya está en su haber y el próximo jueves, 3 de diciembre, se consolidará aún más cuando se conozcan oficialmente los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) antes de las elecciones. El Ejecutivo ya maneja esas cifras y son muy optimistas. El Gobierno espera que se pueda acabar el año 2015 con un balance de más de 650.000 empleos generados, lo que supondrá un auténtico récord.

No habrá más estadísticas oficiales públicas de ese valor antes del 20-D, pero los asesores de Rajoy y los estrategas del PP también cuentan con el importante contingente de miles de contratos que se van a firmar en los primeros días de diciembre para la campaña de Navidad de los grandes centros comerciales y de distribución. Y defienden que todo eso produce otro ambiente.

Rajoy se fijará este sábado, de nuevo, la meta de llegar a 20 millones de puestos de trabajo en 2020, pero en el capítulo de empleo del programa hay un apartado especial para el polémico asunto de los contratos temporales. Hasta el propio Gobierno acepta que se ha producido un abuso —y no solo de las empresas privadas— con el modelo de contratos temporales y eventuales encadenados que facilita la reforma laboral actual y que ya figuraba en la impulsada por el PSOE en 2010. Los expertos del PP quieren endurecer las condiciones para que puedan recurrir a la temporalidad tanto las empresas como las Administraciones Públicas que usan esos contratos, por ejemplo, para los servicios sanitarios, por horas o días. La vigente reforma laboral ya exige la contratación indefinida cuando se producen 24 meses de contratos temporales concatenados, pero existe mucho fraude.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS