Rajoy no prevé reunirse con Hollande para hablar del apoyo militar español

El Gobierno limita los contactos con Francia a la colaboración policial y de inteligencia

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, este viernes.Reuters Live (reuters_live)

El presidente Mariano Rajoy evitará establecer ningún nuevo compromiso en la lucha contra el yihadismo y sobre la sustitución de tropas francesas por españolas en Malí o el Sahel hasta después de las elecciones del 20-D. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría confirmó este viernes, tras el Consejo de Ministros, que Rajoy no mantendrá este fin de semana reuniones bilaterales con Hollande, pese a que ambos se verán varias veces en dos cumbres internacionales, y también que ni el presidente de Francia ni su ministro de Defensa han pedido ninguna colaboración militar. Tampoco se espera que lo hagan.

Más información
El presidente y Sánchez, ausentes al ampliarse el pacto
Rajoy sobre el pacto: “Necesitamos unidad para ser más eficaces”
Aumenta la presión sobre Rajoy para que fije la ayuda a Francia
Rajoy descarta ofrecer apoyo militar a Francia antes del 20-D
El Gobierno corrige la oferta de Malí tras el atentado de Bamako

Rajoy tiene este fin de semana y la semana próxima una agenda muy apretada de actividades, nacionales e internacionales, electorales e institucionales. Pero no tiene prevista ni cerrada, ni siquiera programada, una cita bilateral con el presidente François Hollande, al que ofreció por teléfono toda la ayuda que fuera necesaria tras los atentados yihadistas del 13-N en París. Hollande ha emprendido una ronda de entrevistas y visitas con líderes internacionales, en la que no ha estado el presidente español.

Rajoy estará este sábado buena parte del día en Valencia, donde presentará las líneas maestras de su programa electoral. Después dará uno de esos paseos con fotos y apretones de manos con los votantes a los que ha cogido tanto gusto desde el verano. Mañana, domingo, viajará a Bruselas para estar en la cumbre especial europea sobre Turquía, donde estará también el presidente francés, y se quedará a dormir en la capital belga pese a los inconvenientes que han puesto las autoridades de ese país y también las de París a que pernocten las delegaciones de varios mandatarios por el despliegue de seguridad que tienen que incrementar tras la creciente amenaza terrorista. El lunes, temprano, viajará a París para estar en la Cumbre del Clima, donde volverá a encontrarse y a saludar a Hollande pero no tiene cerrada ninguna reunión específica con el presidente francés. Hollande invitará a todos los jefes de Estado y de Gobiernos presentes a un almuerzo oficial.

Misiones en el exterior

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ratificó este viernes, tras el Consejo de Ministros, que la posición del Ejecutivo sobre una hipotética mayor cooperación militar con Francia no había variado en la última semana y que los responsables franceses, y quiso citar ahí especialmente al presidente y al ministro de Defensa, no le habían requerido ninguna aportación extra al Ejecutivo español. Sáenz de Santamaría aprovechó para presumir de que España ya está en varias misiones militares contra el Estado Islámico sobre el terreno —en Irak, Turquía o incluso en África— y renovó la tesis de que el Gobierno está dispuesto a incrementar sus ayudas desde una posición de partida de gran unidad y coordinación, tanto a nivel nacional como internacional.

Santamaría contestó de esa manera cuando se le inquirió particularmente por el emplazamiento que volvió a efectuar este viernes el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, quien aseguró tras firmar un convenio con la ministra de Transportes, Ana Pastor, que "existen contactos y van a seguir" con España y otros países para recabar los apoyos a su país en la lucha contra el terrorismo del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), tras la matanza de 132 personas en París el pasado 13-N.

La vicepresidenta precisó que los contactos a los que se refiere el diplomático galo tienen que ver con la anunciada disposición de intercambiar datos entre las fuerzas de seguridad, la policía, la Guardia Civil y los servicios de espionaje al más alto nivel. Reiteró que no hay más y no quiso contestar directamente a si se facilitarían tropas de sustitución a las francesas en Malí o la República Centroafricana si se reclamasen antes del 20-D.

El Gobierno no espera que esa demanda se formalice antes de las elecciones, y el embajador francés volvió a mostrarse comprensivo ante ese escenario, al señalar que su país entiende que España está en precampaña electoral y en este tipo de periodos "no es tan fácil tomar decisiones".

En el Ejecutivo español no está siendo bien comprendida ni compartida la exposición pública constante del embajador francés y, en privado, se subraya que el citado diplomático no se expresa de la misma manera ante los medios de comunicación y en público que como lo hace en sus contactos más discretos.

La vicepresidenta y el ministro del Interior remarcaron que si Francia pide al final ayuda antes del 20-D esta se estudiaría, se consultaría a los partidos y se llevaría su aprobación a las Cortes, en la Diputación Permanente.

Santamaría justifica la ausencia de Rajoy de los debates

J. C.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha intentado justificar este viernes la ausencia del candidato del PP a La Moncloa, Mariano Rajoy, de la mayoría de los debates: "El PP es un equipo y, como en los equipos, nos repartimos las tareas". Santamaría también ha buscado la manera de restar trascendencia a esas huidas de Rajoy, por ejemplo, durante los formatos que se les han ofrecido desde distintos medios para los debates entre los cuatro candidatos de los principales partidos según las encuestas y donde ella ha sido elegida sustituta del aspirante popular: "Ese es otro debate más, como muchos que va a haber en la campaña o que ya hemos tenido".

La número dos de la lista del PP por Madrid, que encabeza precisamente Rajoy, ha sido seleccionada por el equipo de campaña del PP para relevar al líder popular en los encuentros y debates donde el candidato no vaya. Santamaría intentó este viernes, tras el Consejo de Ministros, conceder a ese hecho mayor relevancia o que pueda significar un signo de futuro en la carrera de la sucesión que todavía está por abrir en esa formación. Santamaría prefirió optar por darle la mayor sensación de normalidad de la que fue capaz: "Yo ya he debatido mucho y este (el debate a cuatro previsto en Antena 3 el 7 de diciembre) es otro más. Algunos le quieren dar toda la repercusión, pero para mí es un debate más".

Santamaría también utilizó el argumentario oficial de La Moncloa para señalar que los miembros del Gobierno, el presidente y otros ministros que son además candidatos, tienen que atender estos días de campaña sus tareas institucionales y oficiales, además de las políticas como aspirantes a diputados.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS