Sánchez y González piden al Gobierno que se implique en ayudar a Francia

El expresidente Felipe González recuerda que España "es Europa"

Felipe González y Pedro Sánchez, este viernes en Madrid.
Felipe González y Pedro Sánchez, este viernes en Madrid.Uly Martín

Francia pide y necesita ayuda solidaria como cualquier otro país europeo que reciba un ataque similar al infligido por el autodenominado Estado Islámico. Y todos tienen que responder. Esta es la posición del candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, y del expresidente del Gobierno Felipe González, que exigen a Mariano Rajoy implicación y "que no se parapete detrás de las instituciones europeas" para "no mojarse" y posponer así su posición. "Hay demasiada gente mirando para otro lado", resalta González .

Más información
Rajoy sobre el pacto: “Necesitamos unidad para ser más eficaces”
Aumenta la presión sobre Rajoy para que fije la ayuda a Francia
Rajoy descarta ofrecer apoyo militar a Francia antes del 20-D
El Gobierno corrige la oferta de Malí tras el atentado de Bamako
El Gobierno estudiará mas medidas contra el yihadismo si es necesario
Rajoy está dispuesto a que España releve al Ejército francés en África

Sánchez convocó este viernes al cuerpo diplomático acreditado en España y a ex altos cargos socialistas, y ex ministros de Exteriores, para presentar esa parte de su programa. Pero el acto se consumió casi al completo con el análisis del terrorismo islamista y la posición que debe tener Europa. Al lado del actual líder socialista estuvo el expresidente del Gobierno Felipe González, que enmarcó los desafíos de Europa ante la llegada de los refugiados y por el ataque de los islamistas. Ni uno ni otro expusieron una fórmula cerrada sobre qué hacer, pero sí dejaron claro que la posición debe ser común de todos los países europeos.

Las críticas a la indefinida posición del Gobierno de Mariano Rajoy fueron indirectas por parte de Felipe González y algo más claras por parte de Sánchez. "Mariano Rajoy no debe parapetarse detrás de las instituciones europeas para no mojarse, para no definirse", criticó Sánchez.

La estrategia de Rajoy de dilatar la aportación de España a la coalición que quiere formar Francia tras los atentados de París del pasado 13 de noviembre se mantiene ante la cercanía electoral. Hasta ahora, tampoco Sánchez ha presionado excesivamente a Rajoy para que concrete cuál puede ser el papel de España, pero sí le reprocha la indefinición general. "España tiene que salir del ensimismamiento, recuperar la voz propia en la construcción europea y en la política exterior", señaló el secretario general del PSOE.

Ambos oradores enfatizaron sobre la necesidad de asumir que el zarpazo del terrorismo yihadista, que ahora ha golpeado a Francia, es algo que concierne a todos los europeos. Entre las propuestas del PSOE para combatir el yihadismo, su candidato destacó "la integración o al menos la cooperación reforzada de los servicios de inteligencia y contrainteligencia" y el ataque a las fuentes de financiación de los terroristas. Al tiempo, en el apartado militar, Sánchez exhortó a que sea la comunidad árabe musulmana la que esté "sobre el terreno".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La crisis de los refugiados

Sobre la crisis de los refugiados, Sánchez abogó por tener también "un papel activo como país", frente a una cuestión que, según él, "va a exigir una respuesta sostenida en el tiempo a medio y largo plazo". "Este asunto nos ha dado una gran lección y es que debemos caminar hacia una mayor integración" y "propiciar una política común de refugiados y de asilo, así como de fronteras comunes", agregó.

El expresidente consideró que la crisis de los refugiados que huyen de la guerra de Siria es uno de los desafíos más relevantes que tiene Europa. "Los refugiados, muchos de ellos ingenieros, abogados y de otras profesiones, huyen del horror y del terror". Y Continuó: "La discusión no puede estar en colocarlos en campos de refugiados más o menos aceptables, sino integrarlos en Europa con todos los derechos".

Aunque la lucha contra el yihadismo acaparó el acto, Sánchez abogó por un cambio en las relaciones de España con algunos países de América Latina. Puso el énfasis en Brasil y Venezuela. El día anterior había hablado con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el disidente venezolano encarcelado. Sánchez confía en que el próximo 6 de diciembre el resultado electoral en Venezuela produzca "un cambio que salvaguarde la democracia y la libertad". Le escuchaban los ex ministros de Exteriores socialistas Javier Solana, Carlos Westendorp, Miguel Ángel Moratinos y Trinidad Jiménez, junto al ex vicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia.

González: “Veo a demasiada gente mirando hacia otro lado”

El expresidente del Gobierno Felipe González tiene escrito el epílogo de la lucha contra el yihadismo: "Va a ser una batalla larga, dura y difícil, que vamos a ganar, trabajando unidos como europeos". Admitió que antes debe haber mucho trabajo y mucha coordinación.

"Veo a demasiada gente mirando hacia otro lado", acusó González, en un ataque implícito hacia el Gobierno español, al quien no citó en ningún momento. No se explica que se diga que se está a la espera “de lo que diga Francia".

Como declaración de principios, el expresidente sentenció: "El enemigo es serio; no es banal y esta guerra solo la pueden y la deben ganar los árabes musulmanes, con ayuda occidental, pero no en tierra". Su opinión, por tanto, es contraria a que la coalición internacional que pueda formarse, además de los países que ya están en combate, ponga soldados sobre el terreno. González considera que esa misión la deben hacer los árabes musulmanes y esta es la misma posición que tiene el actual líder del PSOE, Pedro Sánchez.

El ex mandatario español constató que el impacto y el dolor por las víctimas europeas es inmenso, pero la realidad es que solo suponen el 1% de los asesinados por los islamistas. Según él, son los árabes musulmanes los que lo sufren porque "el odio siempre es mayor al hereje que al infiel". Y quién es quién. "Nosotros somos los infieles pero los musulmanes son los herejes". El combate debe ser en muchos terrenos, pero también ideológico, señaló.

González sostiene que nada se podrá hacer si no hay una intensa coordinación con "el islam moderado". Según él, la solución está en ese terreno: "El islam de paz frente al islam de muerte".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS