Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy expone la experiencia frente al terrorismo de España en el G-20

El Gobierno aporta todo tipo de información, datos y apoyos a Francia por parte de todas las fuerzas de seguridad e inteligencia

Antalya (Turquía)
Saenz de Santamaria preside en Monloa la reunion con ministros de Asuntos Exteriores e Interior y varios secretarios de Estado.(DVD 754)
Saenz de Santamaria preside en Monloa la reunion con ministros de Asuntos Exteriores e Interior y varios secretarios de Estado.(DVD 754) EL PAÍS

Dos días después de los atentados yihadistas en París que causaron más de 120 muertos —al menos uno de ellos español— y centenares de heridos, el Gobierno sigue con atención el desarrollo de los acontecimientos en el país vecino y de la seguridad en España. Mientras Mariano Rajoy se ha desplazado a la reunión del G-20, que abordará la lucha contra el terrorismo en la noche de este domingo durante una cena de los principales líderes mundiales, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, presidió en Madrid una nueva reunión de seguimiento de los ataques franceses, a la que asistieron el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, el de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director del CNI, Félix Sanz Roldán. Rajoy, en un receso de la cumbre en Turquía, confirmó que se está aportando a Francia toda la información, datos y apoyos que han pedido y necesitan en todo tipo de frentes y avanzó que trasladará a los mandatarios la experiencia pionera de España en la lucha antiterrorista.

Rajoy realizó esta tarde, justo antes de la cena habitual en las cumbres del G-20, un balance del primer día de discusiones y debates. El asunto del terrorismo se ha convertido, al final y tras el drama de París, en una preocupación que ha estado presente en muchas de las intervenciones y que será el eje del encuentro de esta noche. El presidente español avanzó que aprovechará su intervención para aportar las conclusiones a las que ha llegado España tras luchar contra el terrorismo desde hace décadas y tras haber sufrido los atentados islamistas del 11-M. Rajoy sostiene que "es capital la cooperación y la unión de los países socios y aliados".

El presidente enfatizó: "Lo más vil del terrorismo y lo que estremece a todos es su tremenda crueldad y el desprecio a las vidas humanas y por eso todos los seres humanos debemos estar unidos porque sufrimos la misma barbarie". Rajoy insistió en su mensaje habitual cuando ocurren este tipo de atentados: "Ninguna ideología, ninguna religión, ninguna otra circunstancia, puede amparar las atrocidades terroristas. Se trata de una guerra entre la civilización y la barbarie".

El Gobierno español entiende que los países que forman el G-20 podrían mejorar juntos en algunos aspectos en su combate frente al terror y Rajoy aportó algunos ejemplos en los que sostiene que España lleva la delantera: la persecución de los circuitos de financiación, un mayor control de los intercambios de formación vía internet, el intercambio de información entre los países y el control de las fronteras.

Rajoy ha aprovechado la cita en Turquía del G-20, como hace habitualmente, para mantener algunos contactos bilaterales y charlas informales. En este caso también tuvo la oportunidad de saludar y hablar durante unos minutos con el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, con el que conversó sobre todo de la buena situación actual de la economía norteamericana, según confirmó el propio presidente en rueda de prensa en Antalya. Rajoy también se congratuló de que durante el plenario del G-20 el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, le felicitó públicamente sobre los resultados de las reformas emprendidas durante su mandato y lo agradeció.

En la reunión matinal en Madrid que presidió Sáenz de Santamaría, y que sigue a la del Consejo de Seguridad Nacional celebrada ayer y a la que asistieron también varios secretarios de Estado, se han analizado los últimos datos sobre la investigación, las actuaciones de coordinación con las autoridades francesas que se vienen desarrollando desde el mismo viernes, y el intercambio de información que se está produciendo entre ambos países desde el momento de los atentados. Rajoy ha valorado en Turquía que la cooperación con Francia es total y que desde el primer momento se han establecido contactos entre los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad, los servicios de inteligencia y la Audiencia Nacional.

En la reunión gubernamental de Madrid se ha repasado el orden del día del Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, que tendrá lugar mañana, lunes, en Bruselas, así como la convocatoria de una reunión extraordinaria de Justicia e Interior, a petición del Gobierno francés.

Sobre la identidad de las víctimas españolas en el atentado, el presidente solo quiso confirmar este domingo que el Gobierno tiene conocimiento de que ha fallecido Juan Alberto González Garrido, de 29 años y origen granadino, que asistía a un concierto en la sala Bataclan. Rajoy pidió comprensión para los servicios franceses que se están dedicando a esa delicada operación de la identificación de víctimas.

El Ministerio del Interior decidió ayer mantener el actual nivel de alerta antiterrorista en el 4 de una escala de 5, ya elevado pero que tras la masacre de París, se ha reforzado con más vigilancia en "áreas y ámbitos" que el Gobierno no ha querido desvelar por "prudencia".

Tanto la Comisión de evaluación de la amenaza, que ha reunido en el Ministerio del Interior a los máximos responsables de la lucha antiterrorista, como el Consejo de Seguridad Nacional, analizaron ayer los datos de los expertos y llegaron a la conclusión de que no era necesario elevar al máximo la alerta, lo que hubiera supuesto la participación del Ejército en los dispositivos de seguridad

El nivel 4 de alerta, que se mantiene desde junio, implica un aumento de la vigilancia de las infraestructuras críticas —como aeropuertos, centrales nucleares y estaciones— y la activación de todas las fuerzas de seguridad dedicadas a la prevención, investigación e información de la lucha antiterrorista. Además, Interior refuerza la presencia policial en la calle. El Ejecutivo decidió imponer en verano este grado por tres motivos: por la cercanía de los países atacados en la ola de atentados, por la proximidad del aniversario de la proclamación del Califato del Estado Islámico y por diferentes informaciones reservadas que tenían entonces los servicios de Inteligencia.