Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España liderará en Polonia la nueva “punta de lanza” militar de la OTAN

Un millar de efectivos se desplegará la próxima primavera en el país europeo en el primer gran ejercicio de la nueva Fuerza Conjunta de Alta Disponibilidad (VJTF)

Helicópteros Chinook de la OTAN durante las maniobras de San Gregorio, en Zaragoza. Ver fotogalería
Helicópteros Chinook de la OTAN durante las maniobras de San Gregorio, en Zaragoza.

Un millar de militares españoles, en su mayoría pertenecientes a la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat), se desplegarán la próxima primavera en Polonia en el que será el primer gran ejercicio de la nueva Fuerza Conjunta de Alta Disponibilidad (VJTF, por sus siglas en inglés) o punta de lanza (Spearhead) de la OTAN, que precederá a la cumbre que la Alianza Atlántica celebrará en Varsovia el 8 y 9 de julio. España liderará desde el próximo 1 de enero la VJTF, una brigada multinacional de 5.000 militares creada para mostrar a Rusia la determinación de defender a los aliados del Este ante la crisis de Ucrania.

La OTAN ha descartado el despliegue permanente de tropas en los países del Este, como reclamaban estos ante la creciente agresividad de Moscú, pero ha aprobado la creación de ocho pequeños cuarteles generales o unidades de integración de fuerzas aliadas (NFIU en terminología de la alianza) en otros tantos antiguos socios del Pacto de Varsovia. Además, habrá depósitos con material militar preposicionado. El dispositivo disuasorio se cerrará con la VJTF, una brigada de infantería de 5.000 militares —completada con apoyos aéreos, navales y de operaciones especiales— que actuará como punta de lanza de Fuerza de Reacción de la OTAN (NRF), con hasta 40.000 soldados.

La VJTF, que ha empezado a formarse este año bajo liderazgo alemán, será dirigida a partir del 1 de enero por España, que aportará el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera (Valencia), el Cuartel General de la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat) de Figueirido (Pontevedra) y un batallón de la misma brigada, así como elementos de apoyo (unidades de zapadores, transmisiones o reconocimiento), en total más de 3.000 militares

EE UU dará transporte

La VJTF se completará con un batallón de Reino Unido (que relevará a España al frente de la fuerza en 2017), Portugal y, probablemente, Rumanía; así como unidades de otros países aliados, como Albania o Bélgica. Estados Unidos no aporta tropas, pero se ha comprometido a facilitar transporte estratégico.

La VJTF deberá ser capaz de movilizar sus elementos de vanguardia en 48 horas y la brigada completa en una semana. El compromiso es que esté operativa antes de la cumbre de Varsovia y, para comprobar su capacidad de desplegarse en los plazos previstos, se realizará previamente un ejercicio en Polonia, en el que no participará toda la brigada, pero sí gran parte de la misma, incluidos un millar de militares españoles. Aunque en teoría la VJTF puede actuar en cualquier escenario donde surja una amenaza para la seguridad de la Alianza, a nadie se le oculta que ha nacido mirando a la frontera rusa.

Para compensar esta inclinación hacia el Este, la OTAN aceptó mantener en el sur sus maniobras Trident Juncture 2015, que se desarrollan desde el 3 de octubre hasta el próximo viernes en España, Italia y Portugal y en las que participan 36.000 militares de 30 países. Estos ejercicios —que serán visitados este miércoles en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza) por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el Consejo Atlántico y el Comité Militar— servirán para certificar al cuartel general de Bétera, que dirige el teniente general español Rafael Comas, y a la propia NRF 2016.

Para que el nuevo instrumento militar de la OTAN esté plenamente engrasado quedan asuntos por resolver. Desde su financiación —en la OTAN cada país paga a sus fuerzas, salvo los denominados gastos comunes— hasta el mecanismo de activación: está previsto que el Comandante Supremo de la OTAN en Europa, el general estadounidense Philip Breedlove, pueda alistar y poner en alerta a la fuerza de reacción, pero su despliegue requerirá el visto bueno del Consejo Atlántico, donde se sientan los 28 Gobiernos aliados.

Más información