El programa de IU llevará medidas que ha abandonado Podemos

El partido propondrá el impago de la deuda "ilegítima" o nacionalizaciones

El candidato de IU, Alberto Garzón.
El candidato de IU, Alberto Garzón.ÁLVARO GARCÍA

Ante la moderación de Podemos, Izquierda Unida ha decidido mantenerse firme en sus propuestas radicales de izquierdas e incluso ha avanzado en ellas. Mientras Podemos ha evolucionado a un programa más “realista” en palabras de Pablo Iglesias, el de IU llevará las medidas que Podemos ha suavizado. La coalición propone nacionalizar empresas energéticas, una renta básica garantizada y una auditoría de la deuda para decidir qué parte es legítima y pagarla y cuál no.

Más información

Las dos formaciones que se disputan el espacio político a la izquierda del PSOE comparten muchas propuestas programáticas, precisamente uno de los argumentos que esgrimía IU para la búsqueda de un acuerdo, al que finalmente Podemos renunció. La estrategia electoral, sin embargo, les ha ido separando, y es IU, el actor político tradicional, el que plantea varias de las propuestas que el nuevo Podemos ha matizado por el camino. “Es lógico. La izquierda tiene unos principios ideológicos muy firmes. Independientemente del resultado en las urnas vamos a defender las mismas ideas. Podemos actúa en términos de sociología electoral”, asegura a EL PAÍS Marga Ferré, secretaria de Programas de IU.

El programa de IU —que aún no está terminado y que, después, se pondrá en común con la plataforma Unidad Popular con la que concurre a las generales el partido— llevará una de las propuestas que más controversia suscitó en el nacimiento de Podemos: el impago de la deuda. IU promete una auditoría de la deuda “ante las más que sospechas de que parte de esa deuda es odiosa, es decir, que ha sido contraída contra los intereses de la población”, defiende Marga Ferré, la responsable del programa. El propósito de ese estudio es claro, subraya la dirigente de IU: “Ver qué parte es ilegal o ilegítima para no pagarla”.

“El objetivo no es no pagar la deuda”, dejó claro Podemos en su resolución aprobada en la asamblea fundacional de Vistalegre, en 2014. Podemos se presentó a las elecciones europeas de mayo de 2014 con una propuesta de “impago” de las partes consideradas “ilegítimas” de la deuda, pero meses después la idea se matizó para convertirse en una reestructuración ordenada para recuperar un nivel de endeudamiento más “sostenible”.

“No se puede tolerar que haya miles de familias que no pueden pagar la calefacción. Hay que recuperar las empresas estratégicas, nacionalizarlas”, dijo Alberto Garzón, candidato de IU, la semana pasada. El programa de la formación llevará esa propuesta, explica la responsable del documento, aunque podrá materializarse en la creación de “una empresa pública de energía” o en que estas compañías —entre las que cita “Endesa, Iberdrola o Repsol”— “vuelvan a ser públicas”, subraya.

Las empresas eléctricas

En el debate con Albert Rivera, Pablo Iglesias recuperó la idea de nacionalizar empresas y puso como ejemplo a las compañías eléctricas, aunque solo para el caso de aquellas que establezcan precios que los ciudadanos “no puedan pagar”. En realidad, Podemos siempre ha mantenido una postura matizada a este respecto. En el programa de las europeas, hablaba de “recuperar el control público en los sectores estratégicos” pero mediante la adquisición pública de “parte de los mismos” o la creación de empresas estatales que suministraran estos servicios de forma universal.

La renta básica universal, esto es, a cualquier ciudadano “por el hecho de serlo”, fue otra de las polémicas medidas del Podemos de los orígenes, que ha evolucionado a una renta de 600 euros a quienes no tienen ingresos. La propuesta de IU, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, tendrá por objetivo otorgar una “renta básica garantizada” a quienes no perciben ninguna prestación, que calculan en dos millones de personas. La cuantía a percibir será de “al menos, el 70% del salario mínimo”. Es decir, unos 530 euros, tomando un salario mínimo que aumentarían a 750 euros. Quienes recibieran ingresos por debajo de esos 530 euros también tendrían derecho a percibir la renta básica, que tomará como base la “unidad de convivencia”. El coste de esta medida sería de 12.600 millones de euros (1,2% del PIB).

“El derecho a contar con los ingresos y recursos indispensables es un derecho universal, que se sustenta en la garantía de una vida digna”, sostiene IU que, sin embargo, no abraza la propuesta original de Podemos de una renta “universal”. “Entendemos que ese derecho no puede ser reclamado al poder público por quien ya disfruta de esa vida digna”, matizan.

Podemos alega que ahora es más “pragmático”. ¿Es acaso más cómodo propoer desde una expectativa de voto minoritaria, como la de IU? “No. Las propuestas de IU siempre han sido técnicamente posibles, económicamente viables y socialmente justas”, concluye Ferré. 

Sobre la firma

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción