El Gobierno también propone llevar la educación a los 18 años

Los populares rechazan que se convierta en una etapa obligatoria, aunque quieren “universalizarla”

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, con el director del Instituto Tsatsos, Peter Brand.
El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, con el director del Instituto Tsatsos, Peter Brand.BERND THISSEN (EFE)

A apenas dos meses de las próximas elecciones generales, todos los partidos ofrecen ya sus promesas y parte de estas pasan por la educación. El PSOE abrió esta semana el debate sobre la extensión hasta los 18 años. Los populares también prometen ampliarla, como anunció ayer el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín.

Aseguran que quieren impulsar nuevas fórmulas que combinen formación y empleo, una de las asignaturas pendientes de España. Solo la mitad de los alumnos de Formación Profesional básica han promocionado en el primer curso de esta etapa implantada con la reforma educativa.

Más información
Los españoles quieren educación obligatoria desde los 3 años
El PSOE ofrece un “proyecto de país” con reformas “radicales”
A clase hasta los 18, quieras o no
Un día sin Internet para los estudiantes de cuarto de ESO

El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, ha anunciado que el ministerio está “valorando” extender la educación hasta los 18.

“Eso significa ayudar a los jóvenes a que continúen sus estudios en todos los niveles”, explicó el número dos del ministerio en la rueda de prensa posterior a la reunión prevista con las comunidades sobre Formación Profesional básica.

El Partido Popular lleva meses trabajando en una propuesta de “universalización” de la educación hasta los 18 años, pero no se plantean incluirlo dentro de la etapa obligatoria como se ha barajado desde las filas socialistas. El PSOE incluye en su programa “ampliar el índice de escolarización desde los 0 a los 18 años” para que de “forma progresiva y por consenso se extienda la obligación de las Administraciones educativas de ofertar plazas hasta los 18 años”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los populares defienden la “universalidad” que “permitiría conjugar a quien quiera empleo y formación”, según el secretario de Estado, que asegura que su fórmula permitirá a quienes tengan 16 años y “quieran trabajar puedan hacerlo y que aquellos que hayan terminado un título de FP básica [un ciclo que se puede iniciar a los 15 años hasta los 17] antes de los 18” también se incorporen al mercado laboral. El Estatuto de los Trabajadores, recordó Marín, permite tener un empleo con 16 años.

¿Cuál es la diferencia entre universalizar y la obligatoriedad?

Cuando se extendió la educación obligatoria de los 14 a los 16 años se entendió como una universalización de esta etapa educativa. Un ejemplo de extensión sin obligatoriedad sería lo que ocurre con los escolares de tres a seis años. Los niños de esas edades no están obligados a estar en las aulas pero la realidad es que casi el 100% está escolarizado.

Lo que no especificó el secretario de Estado es cuáles son las medidas concretas que han previsto para fomentar que jóvenes de 16 a 18 años que no muestren interés por los estudios, deseen permanecer en los centros y seguir formándose. Ni tampoco señaló qué partida económica han previsto para poner medidas en marcha, tras asegurar que la obligatoriedad que defiende Sánchez tiene un cálculo “supermillonario”. Fuentes del PP aseguran que tienen en estudio una “previsión económica” aún no cerrada y que están debatiendo nuevas fórmulas de combinar “formación y empleo” para esas edades.

Pero la Formación Profesional, de hecho, es una de las asignaturas pendientes de España. La FP básica, incluida en la última reforma educativa del PP, solo consiguió en su primer año atraer al 60% del alumnado previsto y cuatro de cada 10 plazas quedaron desiertas. Tras acabar el primer curso, solo el 50% de los alumnos han conseguido además pasar al siguiente, según los datos facilitados ayer por el secretario de Estado.

En este segundo año de implantación de la FP básica hay 68.300 alumnos matriculados. A los 27 títulos existentes hasta la fecha se podría sumar el de FP básica de Tauromaquia, sobre el que Educación ya ha elaborado un borrador. Marín aseguró ayer que ese título “está en fase de estudio preliminar” y que el contenido del borrador no formó parte de la reunión que mantuvo con las comunidades para analizar este nuevo ciclo.

El posible título, muy criticado por la Generalitat catalana, incluye entre las competencias que deben aprender los alumnos realizar las suertes del toreo, conocer la historia de la lidia y preparar a los sementales para la cubrición. Y permite titularse como matador de novillos, banderillero o picador. La tramitación incluye los informes de la Comisión General de la FP o el Consejo Escolar, además del visto bueno del Ministerio de Hacienda y el Consejo de Ministros.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS