Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez reivindica la “buena política” para transformar de nuevo España

El líder del PSOE cierra el homenaje a Txiki Benegas con una defensa del diálogo y el acuerdo para construir el país "entre todos y no unos contra otros"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha apelado este sábado al ejercicio de la "buena política" como un valor que permitirá "transformar de nuevo España" a través del "diálogo y el acuerdo", como "hizo posible la Constitución de 1978". "La buena política es la que nos hará transformar de nuevo España, entre todos, y no unos contra otros, la política que aspiro a poner en marcha desde La Moncloa a partir del próximo mes de diciembre", ha dicho Sánchez en el homenaje que se le ha rendido en San Sebastián a José María Txiki Benegas, de quien ha destacado que era un "buen político" que defendía "sin complejos la España común, la construcción de un Estado ampliamente descentralizado pero suficientemente cohesionado".

La figura de Txiki Benegas le ha valido a Sánchez para reivindicar la vigencia de la Carta Magna como la entendía aquel —no como "un texto inmutable" a modo de "las tablas sagradas"— y al mismo tiempo defender "un acuerdo entre ciudadanos, diferentes en identidad, pero iguales en derechos, para crear un marco de libertad y solidaridad". Del dirigente socialista, fallecido el pasado 25 de agosto a los 67 años de edad tras una larga enfermedad, ha destacado su defensa de la libertad, la lucha contra la barbarie terrorista, su impulso de una sociedad más justa y con mayores cotas de derechos y su imagen de político socialdemócrata con visión transnacional, que definió la Constitución como un "suelo cívico" de principios. "El hombre sin patria", ha dicho de él.

Sánchez ha cerrado el acto de homenaje a Benegas en el que también han intervenido la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, el expresidente del Gobierno Felipe González, y el exsecretario general del PSOE Alfonso Guerra. El Kursaal ha estado abarrotado de simpatizantes socialistas y representantes de todos los partidos políticos. Los exministros Carlos Solchaga, Rodolfo Martín Villa, José Luis Corcuera o Enrique Múgica; los exlehendakaris José Antonio Ardanza y Patxi López; los presidentes de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y del Principado de Asturias, Javier Fernández; los sindicalistas Nicolás Redondo y Cándido Méndez, además de Koldo Mediavilla (PNV), Rafa Larreina (EA), Borja Sémper (PP), Gorka Maneiro (UPyD), Jone Cisneros (Podemos), entre otros representantes políticos e institucionales han asistido al homenaje.

Alfonso Guerra, a Benegas: "Una vida ejemplar"

Alfonso Guerra, expresidente del Gobierno, ha protagonizado el lado más intelectual y humano en el homenaje al socialista Txiki Benegas, de quien ha destacado su "vida ejemplar" y su dedicación al partido socialista, al país y su defensa a las víctimas del terrorismo "casi solo".

Guerra, con referencias constantes durante su discurso a escritores como Shakespeare, Kierkegaard o el poeta Adriano, ha recordado que el fallecido fue "un hombre de partido", "el mejor secretario de Organización" del PSOE en sus mejores años, y a la vez, "un hombre respetado por todos los partidos".

Del combate contra el terrorismo de ETA, Guerra ha distinguido la figura de Benegas como "la persona que con solo 29 años defendía casi solo a las víctimas". "Fue quien propició la grandeza moral que hoy todos muestran a las víctimas. Y lo hizocon dignidad y ética, como Indalecio Prieto".

Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha destacado la "talla humana y política" de Txiki Benegas, una persona "querida en el País Vasco y en toda España". Ha declarado a los medios de comunicación que ha disfrutado de su amistad "durante años incluso en los momentos difíciles" de su enfermedad.

Díaz, que no ha intervenido en el acto y no ha querido pronunciarse sbre ss declaraciones sobre el Cupo vasco, que apoyó modificar, ha rememorado que en mayo pasado el que fuera secretario general de los socialistas le "dio fuerzas" para que "que luchara por Andalucía".

E Idoia Mendia, líder del PSE-EE, ha destacado "la profunda huella" que ha dejado Benegas y ha augurado que su memoria va a tener un "largo futuro".

"Recordar su figura de es repasar la historia reciente de este país. Es rememorar la lucha por la libertad en Euskadi y en España", ha subrayado la dirigente del PSE, que ha reconocido que el apoyo de Benegas fue "el empujón definitivo" para convencerla para optar a la Secretaría General de los socialistas vascos.

Mendia ha valorado que Benegas fue "un referente político y moral para muchas personas" y ha asegurado que "fue más que un militante del Partido Socialista" ya que "fue un militante de la libertad", que era "su verdadera patria", y construyó, "junto con otros grandes hombres y mujeres de su generación, el gran edificio de la democracia".

"La patria que trataron de dinamitar los terroristas con sus bombas y que, gracias al coraje y la firmeza de hombres como Txiki, hemos conseguido derrotar. La patria de la libertad a la que dedicó toda su vida y que no conquistó definitivamente hasta un día de octubre como éste de hace cuatro años", ha apuntado la dirigente del PSE.

Al homenaje, ademas de representantes políticos e institucionales, han acudido amigos de la familia, como los cocineros Juan Mari Arzak y su hija Elena, Pedro Subijana, y el torero El Juli.

Sánchez se ha comprometido a poner en práctica el diálogo y el acuerdo si accede a La Moncloa tras las próximas elecciones, porque, de ese modo, ha dicho el líder del PSOE, fue posible aprobar la Constitución, además de "los Pactos de la Moncloa, el Pacto de Toledo, la integración en la UE y la política de diálogo que llevó al fin de ETA".

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno se ha centrado en la figura de Benegas como uno de los constructores de la democracia desde la Transición a nuestros días y ha eludido referirse en su intervención al debate abierto sobre el Concierto vasco y el Cupo, sobre el que ya se ha pronunciado esta semana, tratando de zanjar cualquier discrepancia en el seno de su partido, con una defensa de ambos instrumentos del autogobierno vasco.

Ha sido Felipe González quien ha abordado otros temas de actualidad, como las tensiones que ha generado el proceso soberanista catalán. Lo ha hecho para criticar la actitud del Gobierno del PP y el desafío de los partidos nacionalistas: "Cada vez aprecio más la democracia, ese espacio en el que todos podemos convivir. Acabemos con el inmovilismo y combatamos el liquidacionismo de los inventores de patrias a cada rato", ha dicho para cerrar su discurso.

El expresidente ha criticado que se anteponga el sentimiento de pertenencia al concepto de ciudadanía, en el que, ha remarcado, es posible la "diversidad", porque "no es posible organizar una convivencia democrática sin aceptar esa pluralidad". González ha hecho una defensa del "espíritu reformista", porque "todo se construye desde la reforma".

En alusión a las tensiones territoriales, González ha manifestado que la legitimidad para gobernar la tiene la mayoría, pero "la legitimidad del voto no puede pasar por encima de la ley o despreciar la ley". "Incluso para cambiar una ley hay que aceptar la ley", ha explicado, aunque ha puntualizado que no se puede confundir "la ley con las Tablas de la Ley".

Tras destacar que durante los últimos años se ha construido la convivencia democrática, se ha descentralizado "una España con vocación centralista histórica", González, ha indicado que se requiere "un poder central" con el "suficiente poder para mantener el elemento de cohesión que garantiza la ciudadanía en torno a unos territorios".

Por ello ha apostado por "respetar la diversidad y el sentimiento de pertenencia en el conjunto" de España "y en cada territorio" y construir la convivencia sobre el concepto de ciudadanía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >