Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae una red que captaba yihadistas para el Estado Islámico

La policía española y marroquí han detenido a 10 personas en Toledo, Badalona, Xeraco (Valencia) y Casablanca (Marruecos)

La cuarta operación antiyihadista entre Marruecos y España en lo que va de año se ha saldado este domingo con 10 detenidos, seis en Casablanca (Marruecos) y otros cuatro en España —dos hombres, un marroquí con nacionalidad española y uno de origen portugués, y dos mujeres de nacionalidad marroquí—, concretamente en Toledo, Badalona (Barcelona) y Xeraco (Valencia). Estan acusados de captación y adoctrinamiento para integrar a potenciales combatientes en las filas del Estado Islámico. El objetivo de la red, que elegía a sus posibles objetivos a través de las redes sociales, era enviar mujeres a los territorios de Iraq y Siria anexionados por el DAESH, el acrónimo en árabe del califato autoproclamado en junio de 2014 por Abu Bakr al-Baghdadi.

Según las declaraciones del Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, el principal interés de los yihadistas que pertenecían a este red trasnacional eran las mujeres. En lo que va de año son son 156 personas las detenidas en este tipo de operaciones, decenas de ellas mujeres.

Según la información facilitada por el Ministerio del Interior, uno de los detenidos es un musulmán converso de nacionalidad portuguesa que ha sido detenido en Toledo. El segundo de los hombres, detenido en Badalona, es un joven de unos 20 años de origen magrebí nacido en Cataluña que vivía con su madre, y ha sufrido una crisis de ansiedad como consecuencia de la intervención policial y ha sido atendido por un equipo médico.

De las dos mujeres, una ha sido detenida en Toledo y otra en la localidad valenciana de Xeraco. Esta segunda es una joven de 19 años que también vivía con sus padres en ese municipio desde hacía nueve, según las declaraciones realizadas por el alcalde de la localidad, Francesc Serralta (Compromis) en Radio Nacional, donde ha explicado que los agentes entraron en la vivienda hacia las 5.30 de la madrugada.

En la operación, desarrollada de manera coordinada por la policía española y la marroquí, han intervenido 40 unidades policiales con apoyo aéreo. Interior ha informado también de otros registros domiciliarios en los que se ha intervenido numeroso material informático y diversa documentación que ahora está siendo analizada, mientras que la operación sigue abierta y no se descartan más arrestos.

Por su parte, el Ministerio marroquí del Interior ha informado de que uno de los seis detenidos en Casablanca es un marroquí que ya fue condenado por terrorismo en Italia en el pasado. Las autoridades marroquíes han divulgado un comunicado en el que resaltan que “esta es una de las muchas operaciones conjuntas policiales desarrolladas por España y Marruecos contra el yihadismo en los últimos dos años”.

Filtros de seguridad en la red

El grupo desarticulado divulgaba el ideario yihadista mediante comunicaciones con un elevado grado de privacidad, algo que conseguían usando plataformas virtuales dotadas de filtros de seguridad. El uso de las redes sociales viene siendo la fórmula más común de reclutamiento por parte de los yihadistas, que analizan la simpatía o empatía que provocan sus mensajes sobre los internautas y comienzan a establecer contacto con aquellos que muestran afinidad. En este caso, esperaban hasta que compartían plenamente el ideario del Estado Islámico y justificaban sus acciones para planificar su integración en el Daesh.

Una vez culminada la captación, la red procedía al aislamiento de los nuevos miembros, a quienes solo autorizaba a tener contacto con otros componentes del grupo. Después ponían en marcha el desplazamiento a la zona de combate.

Fernández Díaz señalaba este domingo que "el proceso de captación y radicalización se produce actualmente en un 80% a través de las redes sociales y el 20 % restante a través de centros de culto y prisiones, mientras que hasta hace tres o cuatro años era al revés”. Se calcula que el Estado Islámico cuenta con 46.000 cuentas en Twitter.

Contactos con combatientes

La red había logrado extender sus ramificaciones a España y Marruecos, además de ser capaz de mantener contacto con terroristas ubicados en zonas de combate, lo que les permitía disponer de datos en tiempo real de las circunstancias que facilitaban o impedían los desplazamientos de voluntarios que trataban de engrosar las filas del Estado Islámico. Interior no concretó cuántas personas habrían sido enviadas a Irak y Siria por esta red.

La investigación ha sido coordinada en España por el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 5 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional y ejecutada por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y la DGST de Marruecos.

Según las cuentas del ministerio del Interior, desde los atentados de Madrid del 11-M, en 2004, hasta el pasado 7 de septiembre, el número de yihadistas detenidos en España, que mantiene el nivel cuatro de alerta antiterrorista desde los atentados de París, asciende a 609, en más de 130 operaciones contra el terrorismo internacional. A ellos habría que sumar los diez detenidos en la desarrollada este domingo.

Los datos globales hablan de que entre 25.000 y 30.000 personas se habrían podido unir a las filas del Estado Islámico procedentes de todo el mundo. Según las últimas cifras facilitadas por Interior, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado españoles habrían detectado a un total de 126 terroristas combatientes desplazados a zonas de conflicto. De los cuales, 25 estarían muertos —“inmolados o en combate”—, 15 estarían en prisiones españolas y otros tantos pendientes de una resolución judicial en algún país europeo, otros 61 permanecerían libres, diez de ellos dentro de las fronteras españolas. En estos momentos en las cárceles españolas hay unas 80 personas condenadas por delitos relacionados con el terrorismo yihadista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >