Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ABEL CABALLERO / PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN DE MUNICIPIOS Y PROVINCIAS

“Es importante que CIU esté en la federación española de municipios”

El alcalde socialista avisa a Rajoy de que con él al frente de la FEMP "tiene un problema más" y exige derogar "las leyes que atacan la autonomía municipal"

Abel Caballero, el domingo en un hotel de Madrid, durante la entrevista.
Abel Caballero, el domingo en un hotel de Madrid, durante la entrevista.

Sobrevivió en un gobierno en minoría en Vigo al tsunami político de 2011, cuando el PP acaparó casi todo el poder autonómico y municipal. Y el pasado 24 de mayo, cuando aquella ola popular se convirtió en historia pasada, revalidó el poder con una mayoría absoluta aplastante y el 52% de los votos en la mayor ciudad de Galicia. Abel Caballero (Ponteareas, 1946) es el elegido por Pedro Sánchez para ser la voz del municipalismo. Su lista sacó el sábado 5.000 votos más que la del PP. Hace 30 años ya era ministro de Transportes en un Gobierno de Felipe González, hoy sostiene que aquello sí fue “la nueva política” frente a las nuevas plataformas de izquierdas que sitúa “fuera de la realidad”. Avisa al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que con él al frente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) “tiene un problema más”. Y explica por qué incluyó a una alcaldesa de CIU en el órgano de gobierno de la FEMP: “Es el mensaje de cordialidad que queremos mandar a Cataluña, queremos que estén con nosotros y es muy importante que ellos quieran estar en la Federación Española de Municipios y Provincias”. Insiste en esa palabra: “Española”.

Pregunta. ¿Qué es lo que más urgente que tienen sobre la mesa los 8.000 ayuntamientos?

Respuesta. La Larsal [Ley para la Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local] se tiene que derogar ya mismo porque genera un inmenso caos en todos los ayuntamientos de España. Y además, necesitamos una ley real de competencias que defina las que realmente necesitamos. También hay unanimidad total de los 8.122 alcaldes en que queremos una nueva ley de financiación. En esta nueva etapa necesitamos ayuntamientos con las competencias que ciudades y municipios precisan y la financiación para llevarlas adelante.

P. ¿Se acabó la unanimidad en la FEMP?

R. La Federación siempre logró grandes consensos y acuerdos y a veces hubo votaciones –algunas dramáticas porque se adoptaban por 100 votos–. El sábado al PSOE y al PP nos separaron 5.000. No había ninguna incertidumbre, sabíamos que íbamos a ganar por mucho y el PP sabía que iba a perder por mucho. Se trataba de decidir por dónde quiere ir el municipalismo. Y dijimos no a la Larsal, pedimos más peso para los ayuntamientos, redefinir competencias. Esto es el municipalismo real del siglo XXI. A partir de ahí podremos ir juntos en prácticamente todas las cuestiones. No veo razones para que no haya unanimidad en la FEMP, es más, seguro que la va a haber.

P. No parece que los ayuntamientos en manos del PP vayan a exigir la derogación de la Larsal.

R. No, ahí tendremos una discrepancia. Pero ahora sabemos que masiva y mayoritariamente los ayuntamientos se oponen a esa ley y piden su derogación. Debería ser nuestra forma de regularnos y es muy mala, no nos gusta, es nociva para los ciudadanos. El PP la seguirá apoyando por razones de partido.

P. ¿Cómo puede parar esa ley la FEMP si en su día un grupo de alcaldes con usted a la cabeza ya interpuso un recurso en el Constitucional?

“Algunas plataformas ciudadanas se sienten más cómodas con gobiernos del PP”

R. Sí, fuimos los de esta candidatura los que lo presentamos. Pero ahora tenemos una fuerza muy importante que es la fuerza de los votos. Un Gobierno de España que no atienda a lo que decimos los alcaldes de la inmensa mayoría del país será un gobierno ciego y sordo. Y eso va a tener consecuencias electorales si el Gobierno no es capaz de reaccionar.

P. Anticipa que Rajoy tendrá un problema más con usted al frente de la FEMP.

R. Sí, seguramente conmigo tiene un problema acrecentado porque hasta ahora sabía que algunos nos oponíamos pero ahora tiene una mayoría de ayuntamientos que se oponen a su ley. Sí, el presidente del Gobierno tiene un problema y yo le aconsejo que lo resuelva. Es muy fácil, basta con derogar la ley.

P. El PP intentó pactar una lista única. ¿Por qué no la hubo?

R. Precisamente porque queríamos que quedase claro que la ley tiene un apoyo muy minoritario y que se podía formar una lista contraria a esa norma que entendiese el municipalismo de otra forma. Las votaciones también son para que se vean cuales son las líneas políticas.

P. La dirección del PSOE asegura que vuelve una FEMP reivindicativa. ¿Estaba demasiado apaciguada?

“Los gobiernos de las ciudades del cambio no resuelven problemas y son bastante desleales”

R. Mucho, será muy reivindicativa. En estos años la FEMP planteó las cosas y cuando le dijeron que no, se quedó callada. Esto se tiene que acabar inmediatamente. El Gobierno de España tiene su legitimidad pero nosotros, los ayuntamientos, también tenemos la nuestra. No podemos acabar este mandato sin resolver financiación y ley orgánica de ayuntamientos. Nuestra reivindicación va a tener toda la crudeza y todos los medios democráticos a nuestro alcance. Yo tengo sobre la mesa el compromiso del secretario general del PSOE de que resolverá estos problemas. El de Rajoy, no.

P. El PP le acusa de preferir la foto con CIU a otra con los alcaldes populares.

R. El problema del PP es que está solo. Nadie quiere estar con él. Les cuesta reconocer esto. Pero es que su posición radical fue tan fuerte que nadie quiere estar en la foto con ellos. Esto les produce una enorme irritación. En nuestra foto había un número elevadísimo de alcaldes del PSOE, de IU, de Compromís, de Coalición Canaria y de Convergencia.

P. ¿Pactar con Convergencia en un momento como este no ocasiona problemas al PSOE?

R. Nosotros le damos mucho valor a que Convergencia quiera estar en el órgano de gobierno de la Federación Española [recalca la palabra “española”] de Municipios y Provincias. Queremos que estén los 8.100. Si ellos quieren estar, bienvenidos sean, es lo que le estamos diciendo a Cataluña. Un mensaje de cordialidad, de que contamos con ellos. Hay un número elevadísimo de alcaldes catalanes, del PSC y de CIU, que representan a una parte mayoritaria de la sociedad catalana. Es un magnífico mensaje a Cataluña. Es que queremos estar juntos.

P. Que Madrid y Barcelona no estén en el órgano de Gobierno de la FEMP ahora que han vivido un cambio político…

R. Nunca estuvieron y antes hubo otros cambios políticos. Aquí hay una norma no escrita de que Madrid y Barcelona por su tamaño participan y son atendidos pero no presiden la FEMP. Además de que Madrid y Barcelona en votos en la FEMP son casi insignificantes. Y las candidaturas llamadas ciudadanas que se abstuvieron, también, tenían 200 votos, frente a los 15.000 que sumó mi lista. Yo creo que algunos partidos nuevos no saben cómo es el país, ni siquiera cómo son sus ciudades. Son incapaces de gobernar. Y sus abstenciones son una muestra de que algunos de ellos prefieren que gane el PP al PSOE. Se encuentran más cómodos haciendo oposición al PP porque el PSOE sí hace esas políticas sociales que ellos se declaran incapaces de hacer. Cuando no puedes afrontar algo, no vale con el lamento, hay que resolverlo. Yo en Vigo no lamento las dificultades, las supero.

P. Madrid, Barcelona, A Coruña, Santiago, Ferrol, Cádiz y otras ciudades firmaron un manifiesto lamentando que la FEMP siga anclada en el bipartidismo.

“El PP tiene un problema: fue tan radical que se ha quedado solo, nadie quiere nada con él”

R. No se enteran. Que vengan a Vigo y les enseño lo que puede ser la FEMP: planes antidesahucios, un programa de empleo, pagar energía a las que lo necesitan, 1.003 alquileres subvencionados. Excluyo a Carmena de ese grupo y digo que los demás no han hecho nada.

P. ¿Habla así de ellos porque los ve más rivales políticos?

R. No tienen entidad de rivales. No se sabe bien qué son. ¿Podemos? ¿IU? ¿movimientos nacionalistas? En las Mareas de Galicia un alcalde es nacionalista, otro viene del sindicalismo nacionalista y otro de IU. Tienen en común que no son capaces de resolver nada ni aprobar mociones en los plenos.

P. No los considera rivales pero sí son socios del PSOE en algunas instituciones.

R. Ya ve que no parecen serlo. Y la mayor parte de los que gobiernan contaron con el apoyo generoso del PSOE. No deberían olvidarlo. Algunos  de los que se abstuvieron el sábado en el plenario de la Femp estaban allí porque el PSOE fue muy generoso y los votó a cambio de nada. Los veo bastante desleales, además. Algunos de los alcaldes a los que Podemos apoyó ahora se revuelven incluso contra Podemos. No son leales.

P. En su discurso de proclamación citó a Tierno Galván y advirtió que algunos llegan 30 años tarde a la nueva política.

R. Lo dije y lo mantengo. Algunos llevamos mucho tiempo en la nueva política, ese movimiento adanista de algunos que creen que todo nace ahora… pues no, otros llevamos bastante tiempo en esa nueva política que es el municipalismo.

P. Usted ya estaba hace 30 años de ministro en un gobierno de Felipe González

R. Esa sí fue la nueva política: su forma de ver España, la revolución de la política social y la entrada en la Europa de la prosperidad. Yo mantengo esos principios en Vigo.

P. Una parte de la sociedad reclama una segunda Transición.

R. No es cierto. La sociedad quiere respuestas a una crisis que no tiene precedentes. Ahí no estuvimos ágiles para ver que la prioridad era responder a eso, atender a ciudadanos más formados que necesitan respuestas. Pedro Sánchez sí ha entendido esa demanda desesperada de la política. Es el espacio que estamos recuperando y que yo ocupo en Vigo, por eso tuve el 52% de los votos. Pero esto solo se puede solucionar desde el PSOE en España y desde la Internacional Socialista en el mundo.

P. Oyéndole hablar uno concluye que el PSOE está igual de lejos del PP que de Podemos, a los que puede necesitar como socios tras las generales.

R. Yo no tengo nada en común con ellos.

P. ¿Se siente más lejos de esas candidaturas ciudadanas que del PP?

R. Yo estoy a siglos luz del PP y muy distante de estas nuevas candidaturas ciudadanas, que están más en la estética que en la realidad.

P. Pues siguen siendo sus socios en muchas instituciones.

R. No en Vigo, pero sí del PSOE. Los apoyamos porque en España pasó algo muy importante, por eso apoyamos a Carmena en Madrid. Recibimos el mensaje de que el PP se tenía que ir de muchos sitios. Los ciudadanos nos lo dijeron y entendimos el mensaje. Nos hubiese gustado encabezar ese cambio pero hubo lugares donde otra fuerza política estuvo por delante. Fíjese qué generoso fue el PSOE. Antepuso el mensaje de los ciudadanos a su legítima pretensión de buscar un gobierno o cogobierno. Hay fuerzas políticas que no entendieron nada y creen que fueron ellos. Pues no, fueron los ciudadanos girando a la izquierda. Es cierto que le dieron predominio a ellos en unos poquitos ayuntamientos. Mayoritariamente, la fuerza del cambio fue el PSOE. Algunos de esos partidos no lo entendieron y siguen en la estética y prefieren hacer oposición al PP a que gobierne el PSOE.

P. ¿Ese diagnóstico que hace no obligaría al PSOE a replantearse ciertos apoyos?

R. No, son estos recién llegados los que deben replantearse sus políticas. El alcalde de Cádiz [José María González, Kichi,] me decía el otro día que tenía un millón de euros contra los desahucios cuando yo le decía que Vigo tiene dos. Y yo, que soy correcto, no le quise recordar que su millón de euros venía del Gobierno anterior. Yo les deseo lo mejor pero también vaticino que se reconvertirán y acabarán en la política de verdad que es atender a la gente.

P. ¿Sánchez le ha pedido hacer oposición al PP desde la FEMP?

R. En absoluto. El secretario general sabe que los acuerdos en la FEMP son buenos, pero claro ahora que tenemos estas leyes delante… Sánchez entiende bien que lo más importante para nosotros no es un nuestro partido sino nuestras ciudades. El secretario general de mi partido lo sabe y por eso aprueba que la FEMP actúe con el criterio de defender las ciudades.

Más información