Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae en Málaga un antiguo traficante de diamantes en Sierra Leona

El arrestado, de 64 años y nacionalidad belga, iba a tomar un avión hacia Estados Unidos

En plena guerra civil en Sierra Leona, conocida por sus masacres, amputaciones y el uso de niños soldado, un ciudadano belga traficaba con diamantes. Como tantos otros. Más de una década después, ese antiguo traficante, ya con 64 años, ha sido detenido en el Aeropuerto de Málaga cuando iba a tomar un avión rumbo a Estados Unidos. El arrestado, llamado Michel Roger D., tenía una orden europea de detención dictada por las autoridades de su país por comercio con diamantes entre 1991 y 2002. Será extraditado en los próximos días.

El fugitivo fue detenido este martes gracias a que los investigadores recibieron una información que les alertó de que tenía previsto salir del país desde el aeropuerto de la Costa del Sol. Una vez comprobados los datos, los agentes desarrollaron un operativo para detenerle. El arrestado ha sido trasladado al Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, en Madrid.

El magistrado Juan Pablo González, ante quien ha comparecido, ha decretado su ingreso en prisión hasta que se tramite su entrega a las autoridades de Bélgica. El ciudadano será enviado a su país de origen en los próximos días, después de que aceptara ser extraditado.

A Michel Roger D. le atribuyen delitos de lesa humanidad y de blanqueo de capitales, según la información policial, por supuestamente haber sido uno de los encargados de dirigir los trabajos de extracción de los diamantes a pie de campo, al menos entre 1999 y 2000. En Sierra Leona, los rebeldes del Frente Unido Revolucionario (RUF) iniciaron el comercio con diamantes a mediados de los noventa como método de financiación de la guerra.

Los conflictos armados en Sierra Leona y Angola sirvieron para bautizar como diamantes de sangre las piedras preciosas de países en guerra, cuya venta ha servido para sufragar los gastos de los enfrentamientos bélicos. La película Diamantes de sangre (2006), sobre la violencia surgida alrededor del mineral en Sierra Leona, popularizó la expresión con la que hoy se conoce a los diamantes provenientes de zonas en guerra. Los diamantes se pagaban generalmente en metálico, aunque en ocasiones se establecía una relación triangular que no ocultaba el canje de diamantes por armas.

Más información