Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil busca en Hacienda las mordidas millonarias del caso Púnica

Los investigadores piden al juez Velasco que recabe la información de la Agencia Tributaria sobre el patrimonio de 14 cargos públicos y funcionarios

Operación Púnica pulsa en la foto

La Guardia Civil ha solicitado al juez Eloy Velasco, instructor del caso Púnica, que recabe de la Agencia Tributaria, dependiente del ministerio de Hacienda, el historial fiscal de 14 cargos públicos y funcionarios de municipios madrileños y de otras tantas empresas privadas. La información, según los investigadores, permitiría apuntalar las sospechas existentes sobre el cobro de mordidas millonarias —más de cinco millones de euros— a cambio de la adjudicación de contratos de eficiencia energética por parte de ayuntamientos madrileños a la empresa Cofely, del grupo francés GDF Suez.

Directivos de la empresa energética internacional Cofely se concertaron con el constructor David Marjaliza para influir en cargos y funcionarios municipales de distintas localidades madrileñas. Mediante el pago de sobornos, según sostiene el juez Velasco y la Guardia Civil, Cofely logró una decena de contratos de eficiencia energética por más de 200 millones de euros a desarrollar durante los próximos 15 años en municipios de la Comunidad de Madrid.

La investigacion considera acreditado que se pagaron comisiones ilegales de entre el 2% y el 3% de cada contrato, lo que sumaría más de cinco millones de euros en mordidas para alimentar el negocio. Esta acusación se basa en distinta documentación incautada tanto a Cofely como al empresario Marjaliza y en el contenido de algunas conversaciones telefónicas que mantuvieron los imputados entre sí.

Dinero en Suiza de origen desconocido

Cuando la Fiscalía Suiza comunicó a España que había dos cuentas de Francisco Granados y David Marjaliza con dondos de origen desconocido, Antirrupción preguntó a Hacienda por los ingresos ordinarios de los dos sospechosos. Y recibió declaraciones de la renta de Granados y Marjalizas que acreditaban unos ingresos muy alejados de la realidad suiza. Mientras que ambos declaraban en España unos ingresos inferiores a 100.000 euros, ingresaban en Suiza cantidades muy superiores. Eso llevo a los investigadores a profundizar en sus pesquisas para conocer el origen del dinero. Así destaparon una extensa trama de corrupción.

La Guardia Civil sostiene que el pago de las comisiones ilegales se hizo con dinero en efectivo a través de un sistema de facturas falsas entre Cofely y las distintas empresas de David Marjaliza, el amigo constructor de Francisco Granados, exsecretario general del PP-Madrid, también imputado en la causa.

Comisiones ilegales

La Guardia Civil, que investiga este caso desde hace más de un año, busca toda la información tributaria de los cargos municipales y funcionarios que cobraron las supuestas comisiones ilegales, así como el historial fiscal de las empresas con las que se pagaron esas mordidas. Un informe de la Guardia Civil explica al juez la necesidad de “identificar incrementos patrimoniales no justificados así como operativas económicas que pudieran estar relacionadas con el cobro de comisiones ilegales”. Para ello solicitan la información correspondiente al periodo comprendido entre 2012 y 2014 de las bases de datos de la Agencia Tributaria de 14 cargos y funcionarios, entre los que destacan el exalcalde socialista de Parla, José María Fraile; y los exregidores del PP en Moraleja de Enmedio, Carlos Estrada; Torrejón de Velasco, Gonzalo Cubas; y el exconcejal de Medio Ambiente de Móstoles, el popular Alejandro Utrilla.

La Guardia Civil también solicita información de 14 empresas, la inmensa mayoría propiedad de David Marjaliza, quien cobraba una comisión de cada contrato de eficiencia energética que lograba Cofely. Ingresaba las comisiones mediante facturas libradas a Cofely por servicios simulados que se incluyeron en cada contrato y que se financiaban con el presupuesto público de cada ayuntamiento.

 

La trama corrupta detalla cómo amañar un contrato

El sumario del caso Púnica incluye la transcripción de una conversación telefónica entre Alejandro de Pedro, empresario que vendía su conocimiento de internet para mejorar la imagen de los políticos en la red, y Jesús Galindo, gerente del Instituto de Turismo de Murcia. La conversación resumen a la perfección cómo se puede amañar un contrato cumpliendo con lo establecido en la Ley. En este caso, como el contrato supera los 12.000 euros y no se puede adjudicar a dedo, se organiza un procedimiento negociado en el que hay que invitar a tres firmas, pero el cargo público y el empresario beneficiado se ponen de acuerdo para buscar dos empresas de paja para garantizar el éxito en la adjudicación final.

Jesús Galindo. Tengo que conocer el importe total con el objeto de ver la figura que vamos a establecer.

Alejandro de Pedro. Pues nada, la cantidad era 29.000 más IVA.

Galindo. Vale, entonces es un contrato mayor.

De Pedro. ¿Mayor?

Galindo. Nosotros en la Región de Murcia el contrato menor es 12.000 más IVA, y a partir de ahí es contrato mayor.

De Pedro. ¿Y no tenéis [contrato] negociado sin publicidad?

Galindo: Si, pero dentro del mayor (...) Como tu bien conoces supongo, la necesidad que nosotros tenemos de otros presupuestos (...) Como Ia iniciativa tiene que partir de nosotros, yo precisaria tener la información de a quién nos tenemos que dirigir con el objeto de hacer por nuestra parte la petición a sabiendas de quien lo vaya a recibir de esas otras dos empresas. Eh..., evidentemente pues bueno pues van a hacer lo que tienen que hacer y ya está, no? (...) Te voy a mandar una pequeña nota con los temas que yo preciso, para que me hagas llegar Ia razón social de esas, vamos en este caso de las tres empresas incluidas y la tuya claro está, no?, a sabiendas de que nosotros somos los que mandaremos Ia comunicación solicitando el presupuesto correspondiente, etcetera.

De Pedro: Correcto.

Galindo: Y luego, la siguiente pregunta es: necesito mandarte algo que me tienes tú que mandar a mí previamente y que es un briefing de en qué va a consistir. Supongo que esto ya lo tendréis. Me dicen que tú si que has contactado con Belmonte y con la gente que normalmente se ocupa aquí de los temas de innovación, por lo que entiendo que el briefing de lo que nosotros vamos a, entre comillas, comprar, tu lo tienes suficientemente claro. ¿no?

De Pedro. Si, si, si.

Más información