Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas denuncia la bancarrota de IU y CiU

Las deudas de estas formaciones superan el valor de todos sus bienes

El órgano fiscalizador pide endurecer la norma sobre donativos a fundaciones

El líder de IU, Cayo Lara (i), y el candidato a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón (d), acompañados por el exeurodiputado Willy Meyer.
El líder de IU, Cayo Lara (i), y el candidato a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón (d), acompañados por el exeurodiputado Willy Meyer. EFE

Seis partidos tenían patrimonio neto negativo en 2013. Sus deudas superaban el valor de sus bienes, lo que los sitúa en bancarrota. El Tribunal de Cuentas destaca la grave situación financiera de tres de esas seis formaciones: Unió Democrática de Cataluña, con 13 millones de patrimonio neto negativo; IU (11 millones) y Convergéncia i Unió (8,5 millones). Las tres formaciones arrastran esta situación durante los últimos años. Los otros partidos con patrimonio neto negativo son el Bloc Nacionalista Valencià (484.000 euros), el Bloque Nacionalista Gallego (2,6 millones) e Iniciativa per Catalunya (1,7 millones).

El Tribunal de Cuentas señala en sus conclusiones que Izquierda Unida tenía a dos de sus federaciones, Andalucía y Madrid, con suspensión o aplazamiento de pagos como consecuencia de su situación financiera. El órgano fiscalizador recomienda tanto a IU como al resto de formaciones con patrimonio neto negativo, “ajustar su actividad económica en orden a alcanzar el necesario reequilibrio patrimonial, habida cuenta de que los ingresos públicos representan la mayor parte de los ingresos registrados”.

Como consecuencia de diversas reformas legales que han endurecido la normativa sobre donaciones y de los escándalos de financiación ilegal que han afectado a algunos partidos políticos, principalmente al PP, las aportaciones privadas a las formaciones políticas han caído a la mitad en los últimos años: de casi 12 millones en 2007 a 5,9 millones en 2013, según las cifras facilitadas por el Tribunal de Cuentas en su último informe. Los partidos políticos sobreviven principalmente gracias a las subvenciones públicas: 213 millones de euros en 2013; y en menor medida a las cuotas de afiliados: 42,8 millones de euros.

Desde 2007 están prohibidas las aportaciones anónimas a los partidos políticos. Ese año, el PP ingresó por donativos anónimos más de cinco millones de euros, tanto dinero como todos los partidos politicos han declarado por ese concepto en 2013. El Partido Popular ingresó el último año fiscalizado por el Tribunal de Cuentas menos de medio millón de euros en donativos.

El informe de fiscalización de las cuentas de los partidos políticos apenas recoge irregularidades significativas. Entre ellas destacan que dos formaciones, IU y PSOE, no han identificado a las personas que hicieron dos insignificantes donaciones por 600 y 800 euros; que hay 11 formaciones que no han terminado de integrar en sus cuentas a sus grupos municipales; y que tres partidos no disponían de inventario de todos sus bienes mientras otros cinco, entre ellos PP, PSOE y PNV, tenían inventarios incompletos. Ninguna de esas irregularidades alcanza la categoría de infracción.

En el capítulo de las fundaciones de los partidos políticos, el Tribunal de Cuentas destapa la quiebra de las fundaciones socialistas Ideas, ya liquidada, con un patrimonio neto negativo de 2,5 millones de euros; y Pablo Iglesias (1,5 millones). El PSOE asume esas deudas.

Las donaciones a fundaciones de partidos sumaron 4,5 millones de euros en 2013, pero el Tribunal de Cuentas apenas puede fiscalizar esos ingresos dado que la normativa que los regula no es tan exigente como la que afecta a los partidos políticos. En su informe de fiscalización, el Tribunal de Cuentas apenas apunta tres irregularidades menores en las donaciones a fundaciones y por cantidades insignificantes.

En el capítulo de recomendaciones, el órgano fiscalizador plantea al poder legislativo una reforma de la Ley de Financiación para aumentar el control sobre las fundaciones. “A efectos de que la transparencia en la financiación de los partidos y la eficacia de su control no resulte menoscabada, como consecuencia de la exigencia de requisitos y limitaciones diferentes para los partidos y para sus fundaciones vinculadas, se estima necesario evaluar la conveniencia de aplicar a las fundaciones y asociaciones los mismos requisitos y limitaciones exigidos a los partidos en relación con las donaciones”.