Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.300 presos participan en el plan de reinserción de La Caixa

Más de 6.700 reclusos consiguen reinsertarse social y laboralmente en 2015 gracias al Programa Reincorpora

José Cristóbal es uno de los presos que se beneficia del programa de reinserción Reincopora.
José Cristóbal es uno de los presos que se beneficia del programa de reinserción Reincopora.

El examen consiste en preparar un sabroso burrito mexicano. Si José Cristóbal aprueba mañana, podrá ganarse la vida como cocinero en un restaurante. Pero este madrileño de 40 años se juega mucho más que un empleo. "Porque el trabajo te hace libre", comenta. Y él es un recluso que trata de volver a "ser una persona normal" y encontrar su lugar en la sociedad. Le faltan pocos meses para cumplir su pena, por lo que le han concedido el tercer grado. La oportunidad laboral le ha llegado gracias al Programa Reincorpora, impulsado por la Obra Social La Caixa y el Ministerio del Interior, que promueve la reinserción social y laboral de presos desde hace cinco años. Desde entonces, ha ayudado a más de 6.700 internos.

Otra prueba del éxito de esta iniciativa es que el presidente del Grupo La Caixa, Isidro Fainé, y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, han firmado este miércoles el compromiso para promover un año más la reinserción social y laboral de reclusos que cumplen el último grado de su condena. Se espera que, a lo largo de 2015, un total de 1.350 internos se beneficien del nuevo acuerdo. El índice de éxito del programa (la plena reinserción) se ha situado en la última edición en el 62%, frente al 41% de la anterior.

Orlando es otro de los participantes en el programa. Nació en un pueblito colombiano llamado Alcalá, hace 52 años. Prefiere reservarse su apellido. Le faltan pocos meses para cumplir su condena. Cuenta cómo con Reincorpora ha aprendido a cocinar platos típicos españoles. Su receta favorita es el rabo de toro. Y, a juicio de sus compañeros, lo prepara bastante bien. Cuando sea totalmente libre, quiere asegurarse de que a sus dos hijos, que son españoles y estudian, no les falte de nada. Después, en cuanto pueda, quiere volver a su Colombia natal. Sus ojos azules parecen vislumbrar cada detalle del "restaurancito de tapas españolas" que le gustaría abrir allí. Cree que es una oportunidad de negocio, porque "eso allá no se ve".

Isabel del Valle, jefa del área de Formación para el Empleo y la Reinserción de Instituciones Penitenciarias, explica que Reincorpora es un programa del que "no podemos prescindir". Uno de los pilares fundamentales del proyecto es apoyar a los reclusos que disfrutan el tercer grado a encontrar un puesto de trabajo. Del Valle reconoce que a los empresarios que participan, al principio les cuesta un poco hacerse a la idea de incorporar a su plantilla a un expresidiario. "Pero cuando los conocen, se dan cuenta de que son trabajadores formados y responsables y la mayoría - de los empleadores que participan - suele repetir", explica.

Como los cerca de 57.000 internos que hay en las cárceles de España, tanto Orlando como Cristóbal cometieron "un error en la vida". Están muy agradecidos al programa Reincorpora por esta "segunda oportunidad". Orlando tiene clara cuál será la especialidad del restaurante que planea abrir en Colombia: el rabo de toro que tanto le gusta. Y Cristóbal confía en que mañana preparará un delicioso burrito con sabor a libertad. Confiesa que guarda un as en la manga: "ponerle mucho cariño y salsa bien picante".