Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las brigadas antiincendios del Ministerio, en huelga indefinida

Los servicios mínimos son del 100% para capataces y del 75% para técnicos especialistas

Un brigadista de Medio Ambiente, en el incendio de Navia de Suarna (Lugo). Ampliar foto
Un brigadista de Medio Ambiente, en el incendio de Navia de Suarna (Lugo). EFE

Las negociaciones entre las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF) y la empresa pública Tragsa, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, continúan enquistadas. El acuerdo aún queda lejos, según fuentes de ambas partes. Y los trabajadores han iniciado este lunes una huelga indefinida para reivindicar mejoras laborales: entre otras, un aumento salarial, ya que su sueldo bruto base oscila entre los 900 y 1.000 euros mensuales. "El seguimiento está siendo del 90%", informa Jorge Nieto, delegado de CC OO, que ha explicado que se han fijado unos servicios mínimos del 100% para los técnicos de base, emisoristas y capataces; y del 75% para los técnicos especialistas.

Los empleados de las BRIF, que hicieron una primera huelga entre el 15 y 17 de julio, también piden que se les reconozca la categoría profesional de bombero forestal. "Y que se fomente la búsqueda de una segunda actividad para los compañeros que, llegado el momento, por edad o accidente, no puedan seguir desarrollando esta profesión", explican los sindicatos; que subrayan que, en este punto, las conversaciones sí han avanzado "un poco". La compañía y los representantes de los trabajadores han hablado de la posibilidad de crear ocho puestos para este fin en cada base —existen 10 repartidas por todo el territorio nacional—. "Pero sería un parche a corto plazo, por lo que habría que hacer un estudio sobre cómo afrontar este problema a largo plazo", apostilla Nieto, que detalla cómo los brigadistas deben superar todos los años una prueba física. "Si no lo hacemos, nos vamos a la calle".

"Esta huelga es algo que hemos intentado evitar por todos los medios, pero a la que hemos tenido que llegar tras no dejarnos la empresa más opción y al ser nuestra única herramienta", ha recalcado este lunes la Asociación de Trabajadores de las BRIF. Tragsa rechaza el aumento salarial del 30% exigido por los efectivos antiincendios. Este es el principal escollo entre las partes; que ha provocado, incluso, que los representantes de los empleados se hayan levantado este lunes de la mesa de negociación. "Los incrementos solicitados están muy lejos de las retribuciones medias del sector y de las posibilidades de una compañía pública en serias dificultades económicas", argumentó la empresa hace menos de dos semanas.

Medio Ambiente, por su parte, no se pronuncia sobre el conflicto. Pese a ello, decenas de efectivos de las BRIF se han manifestado este lunes ante la sede del Ministerio. "Podremos no conseguir nada, pero vamos a intentarlo, vamos a apretar los dientes y aguantar el pulso hasta el final", ha recalcado la Asociación. "Solicitamos a la sociedad que nos entienda, que no encontramos otra solución y pedimos perdón de antemano porque no tendrían por qué sufrir esto", ha concluido el colectivo. "Y estamos acudiendo a todos los fuegos a los que se nos llama", sentencia Nieto. De hecho, por ejemplo, los brigadistas se han sumado en las últimas horas a las labores de extinción de los incendios que han asolado Pobladura de la Sierra (León), Gata (Cáceres) y Allande (Asturias).

Más información