Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces progresistas llevan a la ONU la elección de Díez-Picazo en el Supremo

José Manuel Sieira se plantea recurrir la votación que otorgó la presidencia de la Sala Tercera a Díez-Picazo

El conflicto por la elección de Luis Díez-Picazo como presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo va a llegar a Naciones Unidas. Un grupo de magistrados progresistas del alto tribunal y asociaciones judiciales van a presentar un informe ante el relator especial sobre la independencia de magistrados y abogados de Naciones Unidas (ONU), un organismo creado en 1994 y que depende del Consejo de Derechos Humanos. El escrito se presentará el lunes y según han adelantado los magistrados que lo están elaborando tratará de convencer al organismo internacional de que la sustitución de José Manuel Sieira al frente de la sala que revisa los recursos contra el Gobierno ha estado precedida por presiones a los vocales del Poder Judicial que participaron en la votación.

La denuncia se presentará como un complemento a la que en noviembre pasado llevaron a Naciones Unidas las asociaciones judiciales Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente y la organización defensora de los derechos y libertades civiles Rights International Spain. En aquella ocasión, el escrito se centró en advertir al relator sobre diversas iniciativas del Gobierno español, como la última reforma del Consejo General del Poder Judicial, la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial propuesta por el Gobierno, la falta de recursos y la presión contra jueces ejercida por el poder político.

El informe sobre la elección del presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo detallará el proceso por el que se llegó este miércoles a la designación de Díez-Picazo durante el que, según han denunciado en las últimas semanas magistrados y vocales del Consejo General del Poder Judicial, se han producido presiones para que saliera elegido la candidatura preferida de presidente de ambas instituciones, Carlos Lesmes. El informe lo está preparando un reducido grupo de jueces que intentará que en los próximos días sea suscrito por más magistrados antes de remitirlo a la ONU.

En la votación del pleno del órgano de gobierno de los jueces, Díez-Picazo obtuvo 12 de los 21 votos: el del presidente y los de los 11 vocales del Consejo nombrados a propuesta del PP. El actual presidente de la sala, José Manuel Sieira obtuvo ocho ( de seis vocales del PSOE, la de IU y el del PNV), y el magistrado Eduardo Calvo Rojas, uno (de la vocal a propuesta del PSOE Mar Cabrejas).

Según fuentes judiciales, Sieira se plantea recurrir la votación que le dejó fuera de la presidencia. Si da el paso, sería la propia Sala de lo Contencioso del Supremo la que tendría que resolverlo, ya que es la encargada de los recursos contra actos del Poder Judicial, pero los dos implicados (Sieira y Díez-Picazo) tendrían que abstenerse. El nuevo presidente sí podría decidir si el recurso se ve en la sección primera de la sala o en el pleno, en cuyo caso todos los magistrados participarían en la deliberación.

La presidencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo es considerada un puesto estratégico del alto tribunal porque en ella se resuelven los recursos que se presentan en el Supremo contra las decisiones del propio Lesmes y del Poder Judicial, además de todos los litigios planteados contra el Gobierno por las Comunidades Autónomas o cualquier empresa o ciudadano.