Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘espía’ en la tesorería de la Seguridad Social de Mallorca

Elisabet Diéguez rastreó a las empresas de la malla corrupta de Unió Mallorquina y ve rebajada la posible pena de 4,5 años a una multa de 3.000 euros

Una funcionaria de la Tesorería General de Seguridad Social, Elisabet Diéguez Andrés, accedió a la base oficial de datos de los registros laborales y empresariales. Rastreó y sacó copia impresa de los perfiles y listados de las sociedades e individuos que competían en las tramas de corrupción de Unió Mallorquina (UM), en 2005 y 2006. Espió la biografía económico laboral de de 17 empresas y de 14 empresarios y trabajadores.

Diéguez dejó huella informática de su intromisión y generó la prueba física del delito: imprimió las hojas con información confidencial reservada, se las llevó a casa y las dejó cerca del teléfono. La policía, en una investigación paralela, registró su domicilio y detectó casualmente las hojas --62 documentos--. Los investigadores conocieron otras pistas de las empresas de la malla de autoprotección y negocio de UM que ya estaba bajo la lupa. La Fiscalía señala que el clan de protección de UM estaba encabezado, supuestamente, por el potentado inmobiliario Jacinto Farrús, dueño del grupo Canal 4 de comunicación. Diéguez copió sus datos empresarias y personales.

El inductor de la actuación ilegal de la ‘espía’, según los hechos asumidos hoy ante la Audiencia de Palma, en un escrito conjunto de los reos, el fiscal y los abogados, eran el esposo de Diéguez, Alfredo Conde, productor, director de la radio pública Ona Mallorca, preso con una condena de 2,7 años, por malversación y falsedad, por otra pieza del mismo ‘caso Maquillaje’. Conde (y Diéguez) quería controlar muy de cerca las relaciones de la competencia con los contratos y ayudas de UM, con fondos públicos.

El fiscal Juan Carrau ha pactado con los reos una sustancial rebaja penal del caso, una condena reducida, por “dilación indebida y extraordinaria” de la causa. Anticorrupción en el escrito de acusación reclamó para Elisabet Diéguez 4,5 años y medio de cárcel por un delito continuado de revelación de secretos de particulares por un funcionario y tres años por inductor su marido Alfredo Conde.

Los dos acusados se han conformado con una condena testimonial Diéguez un año de prisión, seis meses de multa a 4 euros diario y 8 meses de suspensión para cargo y empleo público en la Administración del Estado. El fiscal propone al tribunal sustituir la pena de un año de cárcel por una multa de 24 meses a 4 euros día (3000 euros), al aplicar la versión más favorable del nuevo Código Penal.

El preso Alfredo Conde asume meses de seis meses de cárcel y cuatro meses de penas multa de 4 euros día. Ha sido conducido desde la cárcel hasta la Audiencia. En el calabozo ha sido visitado por su esposa. Ambos eran socios de una productora Studio Media.

La cúpula de UM entre rejas

En la cárcel de Palma cumplen penas por corrupción ocho presos de la cúpula de UM, entre ellos la ex líder Maria Antònia Munar, con 11 años por dos condenas e interna desde hace dos años, y Miquel Nadal, con más de 10 años de pena y ya dos encarcelado. La mayoría de presos de UM tiene otras causas pendientes por sobornos. Además de Munar ex presidenta del Parlamento y de Nadal, ex consejero de Turismo, hay otros dos ex consjeeros (Xisco Buils y Tomeu Vicens) y cuatro ex directores (dos de ellos periodistas, Conde y Margarita Sotomayor) más Toni Oliver y Toni Rebassa.

La ‘espía’ Diéguez y su marido Conde, eran testaferros del ex consejero y ex secretario de UM, Tomeu Vicens, el reo procedente de la política más veterano; desde julio de 2010, de la cárcel del Palma. Diéguez fue absuelta en otra causa en la que su esposo si fue condenado. La funcionaria era administradora única de la sociedad Metalumba de Tomeu Vicens, en la que aparentaba trabajar como empleada la mujer del político.