Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba la operación de la UE contra las mafias de inmigrantes

La contribución inicial española, un avión y 50 militares, costará 15,3 millones de euros

Inmigrantes, el sábado tras su llegada al puerto del Pireo (Grecia).
Inmigrantes, el sábado tras su llegada al puerto del Pireo (Grecia). AFP

El Congreso ha aprobado esta noche por amplísima mayoría (301 votos a favor, 14 abstenciones y un voto en contra) la participación de las Fuerzas Armadas españolas en la misión Eunavfor Med de la Unión Europea, cuyo objetivo es combatir a las mafias que trafican con seres humanos en el Mediterráneo. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha recordado que el año pasado se contabilizaron 3.500 ahogados y 170.000 rescatados en las aguas que separan Libia de las costas italianas, mientras que en lo que va de año hay constancia de casi 1.500 víctimas mortales más.

En la primera fase de la operación, que es la única que por ahora va a ponerse en marcha, se reforzarán las tareas de rescate de náufragos y se recopilará información sobre las redes de inmigración ilegal. España colaborará con un avión de vigilancia marítima P-3 Orión con 50 militares, desplegado en la base de Sigonella (Sicilia), además de una docena de oficiales en el Estado Mayor de la operación, en Roma, y en el cuartel general embarcado en el buque italiano Cavour. El coste para España, durante un periodo inicial de un año, será de 15,3 millones de euros.

Sólo si el Consejo de Seguridad de la ONU da el visto bueno, lo que ahora parece improbable, se pondría en marcha la segunda fase de la operación, que incluiría la identificación, captura y eliminación de las embarcaciones sospechosas de dedicarse al tráfico de personas. La operación se desarrollará, en un primer momento, en aguas internacionales; para ampliarse luego, siempre que las autoridades libias dieran su consentimiento, a las aguas territoriales de dicho país. La tercera y última fase incluiría “todas las medidas necesarias” contra dichas embarcaciones, incluida su destrucción en puerto.

España colaborará a la segunda fase con una fragata, dotada con dos helicópteros, lo que elevará a un máximo de 250 el número de militares, según ha explicado Morenés, quien ha reconocido que las negociaciones entre los socios europeos han sido muy complejas; especialmente para identificar los puertos donde se desembarcará a los inmigrantes rescatados, una vez descartada su devolución. Finalmente será en puertos italianos o, en caso de emergencia, de Malta.