Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El objetivo en Túnez era matar a extranjeros, no atacar un hotel español

Todas las víctimas era europeas, una de ellas, de Portugal

La policía vigila las playas del hotel Imperial Marhaba situado en el popular complejo turístico de Susa, el pasado día 3.
La policía vigila las playas del hotel Imperial Marhaba situado en el popular complejo turístico de Susa, el pasado día 3. EFE

El atentado contra el lujoso hotel Riu Imperial Marhaba de Susa (Túnez), el pasado 26 de junio, no iba dirigido contra este establecimiento de capital español, sino contra los clientes alojados en él, según fuentes de la lucha antiterrorista. “No tenemos ningún indicio de que los terroristas quisieran atacar este hotel por tener capital español. Al ser un hotel de lujo, los yihadistas sabían que había muchos extranjeros y muy pocos tunecinos. Su objetivo eran solo los extranjeros”, afirma un mando policial. Seifeddine Rezgui, 24 años, que no estaba fichado como integrante del Estado Islámico o Daesh asesinó a tiros a 30 británicos, 3 irlandeses, 2 alemanes, un belga y una portuguesa. Además hirió a 25 británicos, 7 tunecinos, 3 belgas, un alemán, un ucranio, un ruso y otra persona aún no identificada.

El 27 de junio, el Daesh [acrónimo del nombre en árabe del Estado Islámico] difundió en los foros yihadistas un comunicado en el que reivindicaba la acción del “soldado” apodado Abu Yahya al Qairawani, quien “se lanzó contra los nidos malignos donde anidan el adulterio y la herejía en la ciudad de Susa”. “Ha sido un golpe muy doloroso y una carta teñida de sangre para los apóstatas de Túnez y para sus amos de la Alianza Cruzada. Que se preparen para lo que les espera”, añadía la organización.

El ministro tunecino de Interior, Neyam Garzali, informó ayer que expertos de siete países elaborarán un informe que servirá de base para un nuevo despliegue de seguridad en las zonas turísticas de Túnez.

Según Garzali, expertos de España, Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos, Francia, Bélgica e Italia se reunirán el próximo 15 con expertos tunecinos para un primer análisis de la situación.

El atentado yihadista en el Imperial Marhaba es el segundo que sufre Túnez en apenas tres meses, después de que dos yihadistas asesinaran a 22 extranjeros el 18 de marzo en el museo de El Bardo, de la capital. Antes, la última acción terrorista contra turistas fue en 2002, cuando un miembro de Al Qaida mató a 19 turistas en una sinagoga de Yerba.

Más información