Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar y Cospedal lanzan los cursos de FAES contra Podemos y Sánchez

La número 2 del PP responde a las críticas del expresidente y le pide que sea el ancla y guía para recuperar los votantes perdidos

Aznar ha asegurado que "la izquierda radical" de Grecia está llevando a la UE "al borde de la ruptura". Atlas

José María Aznar, expresidente del Gobierno, presidente de la FAES y presidente de honor del PP ha usado este lunes por la mañana su discurso inaugural de los cursos de verano de su fundación para arremeter con extrema dureza contra los populismos en general, sobre la base de lo ocurrido estos últimos tiempos en Grecia, para lanzar una advertencia sobre lo que puede ocurrir en España con el caso de Podemos. La número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ha hecho lo mismo en la primera intervención de un dirigente del partido en el mismo seminario, pero ha sido todavía más explícita en sus alusiones al riesgo del "todo incluido y todo vale" de Podemos y de sus posibles aliados en el PSOE de Pedro Sánchez. Cospedal, además, ha contestado a las duras críticas recientes de Aznar contra la gestión de Mariano Rajoy y la pérdida de identidad del PP y le ha conminado a utilizar su fundación como "ancla y guía" para responder a esos retos y recuperar al votante perdido.

Aznar acusa a Tsipras de llevar al proyecto europeo a la ruptura

J. C.

José María Aznar y Nicolás Sarkozy han arremetido esta mañana con extrema dureza contra "la irresponsabilidad" del actual Gobierno griego y contra su presidente Alexis Tsipras, al que han culpado de llevar el proyecto europeo al borde de la ruptura, y han advertido a la Unión Europea de que no ceda a las presiones de ese país porque comprometerían gravemente el futuro de Europa.

El expresidente francés, ahora de vuelta a la política de su país, formuló en su discurso inaugural de los cursos de verano de FAES, la fundación de Aznar, una auténtica diatriba contra Tsipras al que achacó presidir "un Gobierno que ha mentido a su pueblo" y que pretende aprovecharse de "todas las ventajas de pertenecer a la Unión Europea pero no quieren asumir ninguna responsabilidad".

Aznar, como habitualmente, no se anduvo por las ramas. Comenzó su primera intervención de presentación este año de los cursos de FAES para atacar "el populismo que practica la izquierda radical" como el del nuevo gobierno griego de Syriza y Alexis Tsipras "por arrastrar al euro al borde de la ruptura, no asumir sus responsabilidades y convocar un referéndum insólito". El expresidente español admitió que esa crisis griega "afecta a España y los españoles".

Tras Aznar, habló en la sesión inaugural de FAES de este curso la secretaria general del PP. Dolores de Cospedal fue todavía más directa contra Podemos, los populismos y las alianzas del PSOE con esa formación. La dirigente popular insistió en advertir contra "las negras amenazas sobre España, Europa y el mundo" que ciñó a los populismos y las demagogias. También alertó de que esas "sombras de ruptura" que identificó con el populismo no se pueden permitir que lleguen a España con partidos "disfrazados de lo que no son, personas aisladas que se presentan como los que tienen la pulsera del todo incluido, el todo vale, y ofrecen quimeras".

La secretaria general del PP utilizó todo tipo de metáforas del populismo para eludir nombrar a Podemos aunque sus alusiones fueran siempre muy directas. En esa línea se lamentó de que ahora, en plena sociedad global de la información, ese tipo de formaciones como Podemos recurran a la demagogia "simplificando más y haciendo más sencillos los mensajes para el escenario televisivo, para convertir el mensaje simplificado en eslogan de televisión".

Cospedal rebatió, sin embargo, que las "convicciones importan en política", que "la ideología y la forma de pensar son fundamentales y esenciales en política" y que "sin ideología no hay proyecto" porque si no se producen solo "ocurrencias y eslóganes que quedan muy bien en el corto pero quedan difuminadas por otras ocurrencias a los 15 minutos o las 24 horas". En ese mismo sentido avisó de que los partidos o formaciones que basan su estrategia en esos métodos se difuminan en "estructuras de intereses con el único objetivo de ocupar el poder exclusivamente". La dirigente popular señaló que no se puede permitir que ese tipo de partidos usen el sistema para servirse de él y destruirlo.

Frente a todos esos males, Cospedal ha presentado al PP como un partido con "convicciones" y aprovechó para intentar dinamitar la credibilidad del principal partido de la oposición. Cospedal presentó así al PSOE como el partido que dejó España en la ruina, dinamitó el Estado del Bienestar, bajó las pensiones, no tiene proyecto para el país e, incluso, como el que dio el "beneplácito" desde el Gobierno de España y al apoyar el ejecutivo tripartito en Cataluña para "sembrar la semilla" del proceso independentista. La número dos del PP quiso ahí descalificar al PSOE y a Podemos por comportarse como "niños, que quieren muchas cosas pero no sus consecuencias".

Fue más implícita, indirecta y sutil la secretaria general del PP, sin embargo, para replicar a la última tanda de críticas y ataques que el expresidente Aznar, que se sentaba a su lado esta mañana en el Complejo fray Luis de León de Guadarrama, le ha lanzado en los últimos días a Rajoy por su forma de gestionar el partido y las políticas del Gobierno.

Cospedal enumeró ahí los "retos trascendentales" y "la responsabilidad actual" a la que se enfrenta ahora el PP para contestar a las demandas que había planteado Aznar y que exigían corregir el rumbo actual con urgencia si de verdad se quieren ganar las próximas elecciones generales. Cospedal etiquetó a FAES, la fundación de Aznar, como "el ancla, guía y especio de centro liberal reformista" que debe trabajar para ayudar al Gobierno de Rajoy y al PP a "contar qué hemos hecho, cómo hemos gobernado y para evitar situaciones como en Grecia y garantizar el Estado del Bienestar" pero también "para recuperar la ilusión de aquellos que han dejado de tenerla en nosotros" y, finalmente, "para escuchar más a los ciudadanos, escuchar lo que dicen, y no los que más gritan".

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información