Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda pone contra las cuerdas al rey de las verbenas de Galicia

El fisco le reclama a Espectáculos Lito hasta 20 millones de euros por defraudar impuestos a través de medio centenar de orquestas

Actuación de la Orquesta Panorama en 2009.
Actuación de la Orquesta Panorama en 2009.

Ameniza más de la mitad de las fiestas populares de ciudades y pueblos desde el norte al sur de Galicia con sus dos orquestas de mayor caché: Panorama y Paris de Noia. Sin escatimar gastos en la puesta en escena, con los mejores cantantes, músicos y equipos de sonido, el empresario Ángel Martínez Pérez, Lito, lleva triunfando una larga década, acaparando los contratos de Ayuntamientos y comisiones de fiestas a pesar de los elevados precios de sus actuaciones, unos 15.000 euros por noche. Pero el rey de más de 2.300 verbenas que se celebran cada año en Galicia podría ser destronado por Hacienda. El fisco le reclama al menos 20 millones de euros (el equivalente al volumen de facturación anual de la empresa) por no ingresar el IVA ni retener el IRPF al medio centenar de bandas que representa y con las que controla el negocio del sector, además del impuesto de sociedades y otros fraudes millonarios en su declaración de la renta de los cinco últimos años, unas acusaciones castigadas con penas de cárcel.

El rastreo de la Agencia Tributaria sobre el empresario no ha hecho más que empezar. Las pesquisas se remontan a dos años atrás, cuando las cuentas no cuadraban y un juzgado de lo contencioso autorizó a Hacienda un registro en sus oficinas centrales del Grupo Lito en las localidades pontevedresas de Caldas de Reis y Vilagarcía de Arousa. Entonces el empresario no quiso dar explicaciones y se limitó a comentar a través de terceros que se trataba de una inspección normal por discrepancias con Hacienda. El registro se produjo mientras Lito se lanzaba al negocio de los súper gimnasios, unas costosas y modernas infraestructuras deportivas que llevan la marca Condesa Sport y con los que pretende convertirse en otra referencia en este gremio en auge. Su proyección de potente empresario multifacético y patrocinador de equipos deportivos locales le han situado, además, muy cerca del poder político.

Las denuncias contra la empresa matriz de Lito han ido sucediéndose en cadena y con enorme premura al encontrarse algunas de ellas al límite de la prescripción. Hace 10 días entró la primera en la Fiscalía de Pontevedra y ya ha llegado al juzgado en forma de querella. La segunda está en fase de instrucción pero que tendrá que judicializarse antes de finales de julio si pretende prosperar. La tercera, para ganar tiempo, la acaba de presentar directamente la Agencia Tributaria contra el empresario por desfases millonarios en su declaración de la renta desde 2009. “Estamos hablando de enormes cantidades de dinero, sobre todo por presunto fraude del IVA, y los administradores lo tendrán muy difícil para eludir la cárcel”, indica un portavoz judicial relacionado con el caso.

El fiscal le imputa la comisión de seis delitos contra la hacienda pública por solo dos ejercicios -2011 y 2012- de la sociedad Representaciones Lito, SL. Estas acusaciones podrían multiplicarse al menos por tres si prosperan las denuncias presentadas por Hacienda, según las fuentes consultadas. Además de Ángel Martínez, Lito, el fiscal de delitos económicos Augusto Santaló hace extensiva la querella presentada la pasada semana al resto de los miembros del consejo de administración de la empresa: José Manuel Fandiño Suárez, Miguel Ángel García Souto, Manuel Fuentes Espiñeira y Manuel Álvaro Villamaña Méndez, a los que no descarta solicitar fianzas de responsabilidad civil dado el montante económico que reclama Hacienda.

El meollo del fraude se localizó en la facturación de la empresa a instituciones no oficiales como las comisiones de fiestas que organizan las verbenas. En 2011 y 2012, la contabilidad oficial de Espectáculos Lito “no recoge la imagen fiel de la empresa”, afirma el fiscal en su querella, ya que solo se contabilizan los ingresos de los clientes que quieren factura y que representan aproximadamente un 8% de lo facturado. “Tampoco se recogen los gastos por los servicios de las orquestas, que son opacas, ni los de los representantes [agentes utilizados para conseguir las contrataciones]. Se contabilizan como gastos facturas emitidas por otras empresas del grupo por distintos conceptos como material o transporte”, sostiene el ministerio público. “Para poder conocer la verdadera realidad económica de la compañía debe analizarse documentación extracontable que [la propia empresa] considera fiable, a diferencia de la oficial”.

Representaciones Lito realiza funciones de oficina comercial y de representación artística de medio centenar de orquestas, algunas de ellas integradas en su grupo empresarial, pero efectúa este servicio por cuenta ajena, sin retener IVA ni pagar IRPF, alegando que el espectáculo que vende es ejecutado y producido por terceros. La fiscalía, sin embargo, incide en que se deben abonar estos impuestos porque esa representación siempre se ejerce “en nombre de la compañía investigada”, que es la que “oferta y vende el producto, estableciendo relación directa con el cliente y aplicando su voluntad a los términos del acuerdo”. Según la querella, Representaciones Lito se vale para ello de una red de más de 50 profesionales denominados agentes de zona o representantes cuya misión no se limita a poner en contacto los clientes con las orquestas. Ellos son los artífices de que la cifra de negocio de la empresa haya subido como la espuma.

La documentación no oficial ha puesto al descubierto el balance de actuaciones por orquesta y el de los representantes: la empresa controla entre un 50 y un 60% del sector, lo que supone un promedio de facturación de unos 20 millones de euros y un margen de comisiones que, aunque no es siempre el mismo, ronda el 15% de los contratos. Hacienda y el fiscal concluyen que en los ingresos declarados por el rey de las verbenas en los dos años analizados se detecta un fraude de 8,9 millones, mientras otro fiscal de delitos económicos prepara una segunda querella por los mismos delitos sobre los ejercicios 2009 y 2010 que podría igualar estas cantidades o incluso superarlas. Lito declaró unas bases tributarias de 2,1 y 1,9 millones de euros frente a las comprobadas por los inspectores de 26 y 23,9 millones respectivamente. Solo del IVA el fraude detectado es de 8,3 millones.

El empresario musical ha cargado contra la Agencia Tributaria nada más conocer la querella, haciendo extensiva su investigación “a todo el sector de la verbena en Galicia” que está siendo, dice, “duramente inspeccionado”. Lito censura a Hacienda y a la Fiscalía por considerar que “no es un mero representante” de orquestas “sino que produce y vende espectáculos musicales completos”. “Es completamente falso”, sentencia el empresario, quien asegura representar a más de 70 empresas en toda Galicia. Para él la querella es la respuesta de la Fiscalía y de la Agencia Tributaria a su negativa a dar conformidad a la inspección de Hacienda, movida por “un mero afán recaudatorio”. Y deja claro que se siente maltratado por Hacienda:“O bien aceptas el criterio de la AEAT (sea falso o verdadero) o bien la Fiscalía interpondrá querella”, asegura el cantante que le dijeron los inspectores que lo han puesto contra las cuerdas.

Más información