Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán formaliza la renuncia a su escaño como senador autonómico

El expresidente de Andalucía anticipa su salida obligada de la Cámara Alta

José Antonio Griñán
José Antonio Griñán, expresidente de la Junta y senador.

José Antonio Griñán ha registrado este lunes su renuncia al escaño de senador autonómico por Andalucía, cuatro días después de que Susana Díaz fuera elegida presidenta de la Junta de Andalucía con el apoyo de Ciudadanos, que ha pedido reiteradamente su dimisión y la del también expresidente Manuel Chaves. El socialista anticipa así su salida inminente y obligada, en tanto en que acaba ahora su mandato como senador por renovación del Parlamento autonómico.

El propio Griñán ha explicado en una nota distribuida por su entorno las razones y los pasos de su renuncia. El expresidente recuerda que el  pasado 10 de abril manifestó en una carta dirigida a la Presidenta de la Junta  y secretaria general del PSOE andaluz su intención de no continuar como senador por la Comunidad Autónoma. En dicha carta le decía: "A pesar de tus deseos, quiero pedirte que no me renovéis en el cargo de senador… ni siquiera para los meses que restan de legislatura", dice Griñán, que expone en la carta que Díaz le había dado su confianza en las semanas previas a su comparecencia en el Supremo y le había "hecho saber, en distintas ocasiones", su deseo de que continuara en el Senado, "al menos hasta que concluyera, en otoño, la actual legislatura, al no haber sido imputado de delito alguno". "Tomé esa decisión con el único propósito de no hacer de mi permanencia en el Senado una razón que pudiera suponer un obstáculo para la investidura, tras la victoria electoral del 22 de marzo", añade Griñán.

Esa carta iba como documento adjunto en un correo electrónico dirigido por Griñán a Díaz en el que el expresidente mostraba su "dolor" por la situación que le ha tocado vivir en la recta final de su carrera política. El texto completo del correo es el siguiente:

"Querida Susana: Te envío, en archivo adjunto, una carta personal. Creo que te mereces este gesto y que yo también merezco la oportunidad de tomar esta iniciativa.

Me gustaría que la carta pudiera difundirse hoy mismo por dos razones: Porque quiero que se vea que mi decisión es inmediatamente posterior a mi comparecencia en sede judicial y porque este fin de semana los cronistas de los domingos, de no conocerse mi decisión, llenarían páginas con el tema de la renuncia sí o la renuncia no, y el lunes podría parecer que había tomado la decisión por la presión mediática.

No sabes el dolor que siento de verme en este trance 45 años de servicio presidido por la honestidad pública y el servicio al interés general. Me siento mal pero no lo suficiente para saber que mi ego no puede estar por encima de la necesidad colectiva. Así que solo me queda desearte mucha suerte y de vez en cuando tomar un cafetito. Cuidate. Besos"

Posteriormente, el 8 de junio, volvió a dirigirse a Díaz por correo electrónico para mostrarle su "disposición absoluta e incondicional" a renunciar a su escaño en el Senado. "Una vez que, el 14 de junio, Susana Díaz, tras ser investida por el Parlamento Andaluz, ha tomado posesión del cargo de Presidenta de la Junta de Andalucía, he tomado la decisión, hoy mismo, día 15, de hacer efectiva la renuncia", concluye Griñán.

La renuncia ha sido registrada esta mañana ante el Parlamento de Andalucía, el que eligió a Griñán como senador autonómico y  la documentación ha sido remitida a la Cámara Alta. El dirigente socialista llegó a la institución en septiembre de 2013, días después de dejar la Presidencia de la Junta en manos de Díaz. Griñán no iba a figurar en la nueva lista para el Senado que el Parlamento andaluz remitirá a la Cámara alta, por lo que su renuncia es solo un gesto.

José Antonio Griñán (69 años), expresidente de la Junta con tres hijos y cuatro nietos, anunció el pasado mes de abril que dejaba la política y renunciaba a cualquier cargo, pero no a su militancia en el PSOE. No quería “someter” al partido a la “presión” de la renovación de su escaño como senador cuando tres partidos (PP, Podemos y Ciudadanos) lo exigían como condición ineludible para dejar gobernar, explicó en entrevista en EL PAÍS.

El Tribunal Supremo está pendiente de decidir si sigue adelante o no con la imputación de Griñán en el caso de los ERE. El instructor de la causa en el alto tribunal, Alberto Jorge Barreiro,tomó declaración en abril a los cinco aforados nacinales imputados en este caso: además de Griñán, el también expresidente andaluz Manuel Chaves y los exconsejeros José Antonio Viera, Gaspar Zarrías y Mar Moreno. La situación de esta última es similar a la de Griñán: es senadora por la Comunidad Autónoma y el Parlamento andaluz no va a volver a designarle, por lo que perderá el fuero en los próximos días, en cuanto la Cámara andaluza celebre el pleno de designación de senadores.

La pérdida del fuero no tiene por qué suponer que el Supremo deje de ser competente para investigar a Griñán y Moreno. La decisión está en manos de Barreiro. Fuentes jurídicas señalan que puede decantarse por que la investigación sobre ambos siga en el Supremo por "la conexidad" con los otros tres aforados. Pero también puede optar por enviar al Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla la causa sobre Griñán y Moreno y que en el Supremo se investigue ya solo a los tres que seguirán estando aforados, al menos, hasta las elecciones generales.

Otra opción, según las fuentes consultadas, es que Barreiro mantenga la causa hasta que dicte una resolución en la que exponga si ve indicios sobre uno o varios de los cinco aforados. En el caso de que los viera sobre Griñán y algún otro de los aforados, el instructor tendría que aclarar entonces si la investigación al expresidente sigue en el Supremo por conexión con el resto o se traslada a Sevilla, como ya se ha hecho con los otros ex altos cargos andaluces que estuvieron aforados en el Tribunal Superior andaluz  y perdieron el fuero tras las elecciones autonómicas del 22 de marzo.

Más información