España, entre los países con más tolerancia a la contaminación

La UE recoge propuestas de los Estados como base de su estrategia de recorte de gases

Una refinería en La Línea de la Concepción (Cádiz).
Una refinería en La Línea de la Concepción (Cádiz). julián rojas

Se acaba el tiempo para entregar los deberes a Bruselas sobre las emisiones de centrales térmicas, las que más contribuyen al cambio climático. Durante los próximos días, los Veintiocho deberán remitir a la Comisión Europea un borrador en el que sugerirá los límites de emisiones de carbón  —los más dañinos para la salud y el medioambiente, según los ecologistas y que causó más de 22.000 muertes en 2010, según un estudio de la Universidad de Stuttgart (Alemania)— que consideran sostenible para las centrales térmicas de cada país en Europa. En España, país más conversador a la hora de reducir las emisiones, hay 15.

Más información
La contaminación industrial cuesta a Europa 189.000 millones al año
Un pueblo chino se enfrenta a la policía para exigir el traslado de una central térmica
La ‘cortina de humo’ de la industria energética
Europa debe “hacer más” para lograr los objetivos ambientales de 2050
Un año de contaminación en solo un minuto

“España es, si no el que más, de los Estados que más presionan para que el recorte en las emisiones sea mínimo”, sostiene por teléfono una fuente cercana a las reuniones que se celebraron del 1 al 9 de junio en lo que se ha llamado el Proceso de Sevilla (por negociarse en la capital andaluza), que más adelante decidirá de forma vinculante sobre los límites a las emisiones de carbón en los Veintiocho durante los próximos 10 años. Se trata, además, de uno de los puntos fuertes que estarán encima de la mesa en la cumbre del clima de París (Francia) en diciembre de este año.

La delegación española, de la que cuatro de sus 11 miembros pertenecen al sector energético (aunque llegaron a ser ocho), pide unos límites muy por encima no sólo del propio borrador que está valorando la Unión Europea (UE) —de 130 mg/Nm3, miligramos por metros cúbicos normales— y que tiene previsto poner en marcha como Directiva a partir de 2016, sino de grandes industrias contaminantes como la china o la estadounidense, según un documento de las negociaciones al que ha tenido acceso EL PAÍS. 

Mientras que Holanda desde los años 70 ha ido rebajando el nivel de emisiones por debajo de los 100 mg/Nm3 de gases nocivos como el óxido de nitrógeno (que daña el sistema respiratorio, según la Organización Mundial de la Salud), España propone un límite de emisión del mismo componente que ronda los 200 mg/Nm3, seguido de Reino Unido, Polonia y Francia que porponen 180 mg/Nm3, según fuentes conocedoras de la postura que defiende España.

Próximos pasos

B. D. C

Junio 2015: El Grupo de trabajo reunido en Sevilla emite su opinión.

Diciembre 2015: El Comité de los Estados miembros de la UE, presidido por la Comisión Europea, vota la propuesta por mayoría cualificada.

Febrero 2016: La Comisión Europea aprueba formalmente la propuesta y posteriormente se publica en el Diario Oficial de la UE.

Enero 2016 a enero 2020: Proceso nacional de implementación (el proceso depende de las leyes y procedimientos nacionales).

Enero 2020: Fecha límite para aplicar los nuevos requisitos en el conjunto de la UE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre el dióxido de azufre, que es otro de los gases sobre los que se decidirá en los próximos días en Sevilla, la delegación española se está planteando un límite de 130 a 200 mg/Ng3, muy superior a la intención de China, por ejemplo, que ha propuesto reducirlos hasta los 50 mg/Ng3 en diez años. Para Greenpeace, que ha llevado una campaña en contra de la subida de límites en las emisiones de estos gases, todo lo anterior resulta "inadmisible", resalta la experta en cambio climático Tatiana Nuño. "Los límites (...) tienen que definirse con criterios para la salud de los ciudadanos y el medio ambiente", insiste.

La posición conjunta de los Veintiocho ha sido, hasta ahora, rebajar las emisiones a 180 mg/Nm3 durante los próximos 10 años, algo que aún puede suponer la muerte de más de 71.000 personas entre 2020 y 2029, según un estudio de European Environmental Bureau y Greenpeace. Y aunque es un paso, para la mayoría de las organizaciones contra el Cambio Climático estos límites no son suficientes y abogan por rebajar el límite de las emisiones hasta llegar a los 35 mg/Nm3 para 2050 “a más tardar”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS