Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes del PSOE y de Podemos, finalmente cara a cara

Los dos secretarios generales mantienen su primera reunión tras las elecciones del 24-M

Podemos rebaja las expectativas de la cita y no espera acuerdos concretos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reúnen esta noche para intentar acercar posturas con vistas a posibles acuerdos. La primera cita entre el líder del PSOE y el secretario general de Podemos se produce en un clima que ha pasado en tan solo unos días del deshielo entre ambas formaciones –fruto de la correlación de fuerzas que salió de las urnas el 24 de mayo- a un pulso cada vez menos soterrado por salir con ventaja en los pactos. Ambos políticos tienen una prioridad declarada, desalojar al PP de las instituciones, pero discrepan en torno a las premisas del cambio afirman querer impulsar.

Iglesias no ha dejado de exigir “un giro de 180 grados” al PSOE en materia de corrupción, transparencia y medidas de carácter social, mientras que Sánchez siempre ha dejado claro que su partido no cambiará y se mantendrá fiel a los principios de la socialdemocracia. Ese es el espectro político al que, en realidad, aspiran las dos fuerzas, aunque el secretario general de Podemos cree que el PSOE renunció hace tiempo a esos valores. Los dirigentes socialistas no están de acuerdo, y en los últimos días se encargan de trasladar que no deben girar ni un milímetro, por ejemplo, en lo que respecta a la reforma laboral, la ley mordaza y la ley del aborto, porque ya las rechazan de plano.

"Podemos tiene también la enorme oportunidad de ser consciente de que los españoles han pedido reforma. Si apuestan por la reforma y no por la ruptura el PSOE podrá entenderse también con ellos", ha sentenciado Sánchez en una conferencia de prensa este mediodía. La cúpula de Podemos defiende, en el fondo, un mensaje parecido. Aunque sus dirigentes pretenden romper con el pasado, también entienden que las propuestas que plantean no suponen una revolución y se enmarcan en el sentido común que demanda la mayoría de los ciudadanos. Esa es, recuerdan, la postura que ha mantenido hasta ahora su líder en Andalucía, Teresa Rodríguez, frente a la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz.

¿Habrá esta noche algún tipo de acuerdo? La dirección del nuevo partido ha rebajado las expectativas de la reunión en una comparecencia celebrada en su sede tras la ejecutiva. "No creo que estemos ante una reunión de la que vayan a salir acuerdos concretos", ha señalado Rafael Mayoral, secretario de Relaciones con la Sociedad Civil. Mayoral ha enmarcado la reunión en una primera toma de contacto, aunque ha incidido en que para que haya cambios políticos son necesarias nuevas mayorías parlamentarias tanto en ámbito estatal como en las comunidades autónomas. Mayoral ha interpretado el hecho de que el presidente del Gobierno no se haya puesto en contacto con Iglesias tras las elecciones como una señal de que Mariano Rajoy "ha elegido" a Podemos como la principal fuerza de la oposición.

En paralelo a las conversaciones de ambos, dirigentes territoriales del PSOE y Podemos han empezado ya las conversaciones. Así es en Extremadura, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, y hoy mismo en la Comunidad de Madrid, donde el Gobierno de Ángel Gabilondo, que mantiene una buena relación con José Manuel López, es una prioridad para Ferraz.

Esta reunión, la primera cita bilateral que mantienen, se produce tras dos conversaciones telefónicas y un intercambio de mensajes de whatsApp. Las elecciones del 24 de mayo y la correlación de fuerzas que dejaron las urnas contribuyeron a romper el hielo entre ambos. PSOE y Podemos se necesitan para desalojar al PP de las instituciones, pero Sánchez e Iglesias no quieren ceder. Iglesias endureció el pasado domingo su mensaje frente a los socialistas, tan solo unos días después de declarar abierta una nueva etapa de relación con ellos. Lo hizo en respuesta al Comité Federal que el PSOE celebró el pasado sábado, que Podemos considera triunfalista, y tras la publicación de una entrevista con Sánchez en EL PAÍS, en la que este responsabiliza al nuevo partido “de que haya o no Gobiernos de izquierda”. En su estrategia de pactos con el PSOE, Iglesias tiene un objetivo declarado desde antes de las elecciones: desalojar al PP de las instituciones. Pero, al igual que el secretario general de los socialistas, rechaza pactos a cualquier precio.

El líder de Podemos buscó enfriar la “euforia” de los barones del PSOE y del propio Sánchez, quien el sábado advirtió: “Nosotros no giramos, nos reafirmamos en la socialdemocracia”. Los dos partidos y sus líderes llevan meses disputándose ese espacio político. Ahora, ante el panorama que han dejado las elecciones autonómicas y municipales —un mapa en el que ambas fuerzas se necesitan en Ayuntamientos y comunidades para hacer frente a los populares— los dos secretarios generales quieren imponer su respectiva agenda antes de llegar a un entendimiento. “Más humildad, Pedro, habéis tenido el peor resultado electoral desde 1979”, enfatizó Iglesias en Toledo, donde participó en un acto de partido con ocasión del día de Castilla-La Mancha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información