homofobia

Imputado un diputado del PP por insultar a un oponente por ser gay

El aludido, del grupo econacionalista MÉS per Menorca, denunció al parlamentario en 2014

Antoni Camps.
Antoni Camps. David Arquimbau

El diputado por el PP de Menorca, Antoni Camps (1970), está imputado por la posible comisión de “un delito de injurias o vejación” por atacar a un oponente político por su condición sexual. El aludido, Nel Martí (1967), del grupo econacionalista MÉS per Menorca, denunció al parlamentario en 2014. 

Martí, profesor de matemáticas, demandó a Camps, economista, por escribir en su blog comentarios denigrantes e insultantes, firmados bajo pseudónimo. El denunciado explicó que él no era el autor de las notas y las atribuyó a los lectores. Sin embargo, indicó que los retiró -a las cinco horas de ser colgados en la red- tras ser advertido por el presidente del Consell de Menorca, Santiago Tadeo, quien a su vez recibió una queja directa de una compañera de Martí en MÉS per Menorca, la escritora Maite Salord.

Más información

Martí no hizo pública la imputación del diputado del PP en plena campaña –en la que ambos concurrían. “Es un tema muy desagradable y quise para marcar distancias y definir otro estilo en la manera de hacer política”, declaró. “Son circunstancias personales, que afectan gravemente a la dignidad humana y a mí orientación sexual”.

Camps, que años atrás, desarrolló una campaña contra el nudismo en las playas de Menorca y reclamó arenales “familiares”, se siente “perseguido, marginado, ridiculizado”, ante los tribunales en riesgo de ser considerado “apestado social”. Denunciante e imputado - que no conciliaron sus posturas- acudirán a declarar durante el mes de junio.

Desde hace dos años Camps es objeto de otra querella criminal impulsada por 238 profesores docentes que se sintieron injuriados por sus comentarios públicos durante la huelga de docentes en Baleares 2013. La Audiencia de Palma reactivó la causa al considerar que las palabras de Camps “lesionan la dignidad de los querellantes y menoscaban su fama, atacando su buen hacer profesional de forma inmotivada y gratuita”. El diputado “pudo incurrir en calumnia” al afirmar que los docentes en huelga “presionan y hacen bulling" a profesores sensatos y a sus alumnos que sufrían "en silencio las amenazas y burlas de estos".

La carta de Camps, según los jueces destila rasgos de “una ideología extremista que puede conducir en quienes la reciben al enojo y al menosprecio”. Sin embargo, la Audiencia resalta que "no se puede criminalizar el contenido del mensaje contrario al ejercicio del derecho de huelga", ya que por encima de este prevalece el derecho constitucional a la libertad de expresión”.

Camps defendió su inocencia en una conversación y, este miércoles, en su blog, clamó: “no me harán callar”. Desde los “principios del centro derecha liberal y conservador” anuncia que “plantará cara a los extremismos de la izquierda catalanista e independentista.”

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50