Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién va a ganar las elecciones?

Hace muchos años que no había una cita electoral tan reñida, tan abierta y tan decisiva para el futuro político de España

Es la pregunta que te hacen en todas partes, desde que empezó la campaña; incluso antes. ¿Quién va a ganar las elecciones? Una pregunta sin respuesta; o, mejor dicho, con más preguntas: ¿Qué elecciones? ¿Las de Madrid, las de Barcelona o las de Valencia? ¿Las de Extremadura o las de Castilla-La Mancha?

Hace muchos años que no había una cita electoral tan reñida, tan abierta y tan decisiva para el futuro político de España como la de este domingo. 34.521.871 ciudadanos podrán votar en las municipales y 19.840.597 en las 13 comunidades autónomas convocantes. De todos ellos, cerca de un 30% dudan todavía si van a votar y a quién. Tienen todo el día de mañana para reflexionar, en una jornada sin ruidos políticos.

Ayer se cerró la campaña con una actividad frenética de los principales líderes nacionales. Aunque los cuatro que aspiran a que esta cita electoral les encumbre para noviembre (Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera) acabaron en Madrid en donde sus partidos se juegan buena parte de su éxito o fracaso. La fuerza política que consiga gobernar en la capital de España, saque o no más votos, se apuntará un tanto importantísimo en esa batalla de imagen que se inicia siempre la noche electoral y que suele durar varios días.

Además de Madrid, los puntos clave para determinar quién gana las elecciones municipales son Barcelona (el propio Artur Mas reconoció ayer implícitamente que su plan independentista depende de ganar en la capital catalana), Valencia (los líderes nacionales de PP y PSOE se juegan mucho en esa ciudad), Sevilla, Córdoba y Málaga (importante para negociar la investidura de Susana Díaz), San Sebastián (echar o no a Bildu es decisivo) y Vitoria (clave para el alcance de los pactos), entre otras.

En las elecciones autonómicas, la clave es comprobar si, como dicen las encuestas, el PP va a perder o no la mayoría absoluta en 10 de las 11 comunidades en las que gobierna. Y si son capaces de formar gobierno en esas condiciones, con el voto o la abstención de Ciudadanos. Durante las dos semanas de campaña, ambos partidos han jugado al gato y al ratón en esos de los pactos y nadie sabe, a estas alturas, si las condiciones fijadas por Albert Rivera al partido de Rajoy son una raya roja o una postura negociadora.

Hay, además, una novedad importante en estas elecciones municipales y autonómicas: los jóvenes quieren hacerse oír en las urnas. Eso se deduce de una encuesta que publica hoy este periódico. Al parecer, la crisis económica, política e institucional ha llevado a los ciudadanos de 18 a 25 años a interesarse por la política y a mostrar su intención de votar para cambiar las cosas. Aunque una cosa sean las encuestas y otra la realidad, está claro que soplan vientos de cambio y que, gane quien gane, solo ganaremos todos si los partidos son capaces de pactar para formar Gobiernos estables.