Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otras elecciones en Andalucía perjudicarían sobre todo al PP

El PSOE casi dobla en intención de voto al PP en una hipotética reedición de las elecciones

Metroscopia elecciones Andalucía pulsa en la foto

La tensión política no afloja en Andalucía siete semanas después de celebrarse las elecciones que auparon al PSOE como primera fuerza política y con una situación de bloqueo de la investidura de la presidenta en funciones, la socialista Susana Díaz. A los ciudadanos no les importaría volver a las urnas. Esta es la situación que apunta el estudio realizado por Metroscopia en Andalucía entre los días 12 y 13 de mayo en el supuesto de que se repitieran las elecciones ya que la participación crecería entre 3 y 4 puntos en relación con la que hubo el pasado 22 de marzo, jornada electoral en esa comunidad autónoma.

El PSOE no solo volverá a ser la lista más votada, sino que subirá un punto y siete décimas hasta llegar al 37,1% de los votos. La subida más espectacular la experimentará Ciudadanos si es que el bloqueo continúa y transcurridos los dos meses preceptivos –el próximo 5 de julio– las elecciones deben volver a celebrarse. El estudio marca los perfiles y el tamaño de las fuerzas políticas en Andalucía. El PSOE se sitúa con el 37% de los votos y detrás hay tres partidos que oscilan entre el 15 y el 20% de los votos. El PSOE casi doblaría al PP en votos en una hipotética reedición de las elecciones autonómicas. 

Si el PSOE no debe tener el menor temor en volver a las urnas tampoco Ciudadanos debe sufrir vértigo ya que su intención de voto ha crecido de manera relevante, según este estudio. El partido de Albert Rivera pasará del 9,3 al 15,5% en tanto que el PP descenderá del 26,8% al 20%. No hay variación para Podemos e IU que obtendrían una representación similar a la que tienen actualmente; apenas unas décimas menos.

Esta prospección indica que el bloqueo a la investidura de Susana Díaz no tiene el mismo precio para unos que para otros. La interinidad parece que solo daña claramente al PP, partido que no ha negociado durante estas semanas con los representantes del PSOE. Sí lo ha hecho Ciudadanos y con intensidad aunque al final no haya habido acuerdo y su crédito no ha parado de crecer. La mayoría de los votantes del partido de Rivera, así como de Podemos e IU tienen una actitud comprensiva hacia la posición de esos partidos.

Los votantes de esas formaciones dan por supuesto que la razón fundamental de que nadie quiera dar el paso de favorecer la investidura de Díaz es el temor a que se les castigue en las elecciones municipales y autonómicas del próximo domingo. Temor al castigo y no a “desacuerdos insalvables con Susana Díaz, es la opción que apoya el 58% de los votantes de Podemos, el 70% de los de Ciudadanos y el 65% de IU. Esa razón electoral y no de fondo la sustenta también el 75% de los votantes del PP.

Son más los ciudadanos andaluces que atribuyen a los partidos de oposición “una actitud comprensible y razonable”, que quienes consideran que el bloque demuestra “inmadurez e irresponsabilidad”. Solo los votantes del PSOE se colocan en esta segunda casilla –con un 69%– aunque el cómputo general se decante por entender y respetar que la oposición aún no apoye la investidura.

Lo cierto es que a los andaluces que votan opciones diferentes al PSOE no les importa volver a las urnas como consecuencia de que los partidos “se mantengan fieles a sus exigencias”. Así lo declara el 66% de los votantes del PP; el 60% de Podemos y el 50% de Ciudadanos. Entre los votantes del PSOE y de IU la opinión es diferente. El 78% de los primeros se apunta a hacer lo posible para alcanzar un acuerdo “y evitar convocar elecciones”; lo mismo el 53% de los de la coalición izquierdista.

Más información