Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un español ocultaba en Tenerife arte sacro robado en iglesias suecas

El sexagenario ya cumplió condena por el mismo motivo en el país nórdico

Algunas de las tallas decomisadas durante la operación.
Algunas de las tallas decomisadas durante la operación.

Un español de 63 años ha sido detenido en Canarias por policías españoles, alemanes, daneses y suecos por haber expoliado iglesias de Suecia, de donde supuestamente se llevó medio centenar de obras de arte sacro (tallas de madera, biblias, lienzos, vajillas...). El detenido, que ya cumplió una condena de cinco años en el país nórdico por hechos similares, ha sido detenido por un delito contra el patrimonio histórico. El hombre ya tenía un apelativo policial y periodístico en el país donde supuestamente perpetró los robos: "El expoliador de iglesias suecas".

Los agentes que registraron la vivienda canaria hallaron un total de 43 objetos de arte suecos como candelabros, bandejas, vasijas metálicas o vasijas de madera. Entre los objetos incautados se incluyen cuatro tallas de madera del siglo XV de gran valor histórico; un arcón de madera de similares características, una biblia del siglo XVIII y un lienzo sin datar de gran interés cultural.

La operación ha permitido recuperar también en Madrid otras cuatro tallas que habían sido vendidas a través de una casa de subastas. Además, los investigadores determinaron que el investigado poseía en Dinamarca un trastero o almacén, donde la policía de dicho país ha hallado  más tallas y objetos religiosos sustraídos en iglesias y capillas de Suecia. La operación ha permitido recuperar también en Madrid cuatro tallas más de de idéntica naturaleza, las cuales habían sido vendidas a través de una casa de subastas de esta ciudad.

Finalmente, tras analizar la información obtenida en los registros efectuados, los agentes realizaron una nueva requisa de la vivienda del investigado en Tenerife. En el domicilio encontraron otras tres tallas de madera de arte sacro identificadas como parte de un retablo del siglo XV robado en Suecia.