Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sexta dimisión en el Consejo de dirección de UPyD

Calbarro, responsable de comunicación, deja el órgano directivo pero permanece en el partido

Rosa Díez, ayer en Ciudad Real. Ampliar foto
Rosa Díez, ayer en Ciudad Real. EFE

Juan Luis Calbarro, responsable de comunicación de UPyD, ha anunciado este domingo a través de Twitter que deja el Consejo de dirección del partido, que suma seis bajas desde que la formación no logró representación en las elecciones andaluzas del 22 de marzo. La decisión de Calbarro ahonda en la crisis de UPyD justo cuando se está escribiendo el prólogo de un nuevo capítulo del libro de sus problemas internos: aunque no está en el orden del día, el organismo podría abordar el lunes la posibilidad de abrirle un expediente a Irene Lozano, diputada nacional y rival de Rosa Díez por la dirección de UPyD, tras publicar Infolibre que había escrito correos sondeando la opción de fundar un nuevo partido.

UPyD se desangra desde que el ascenso de Ciudadanos y sus malas perspectivas en las encuestas han provocado la marcha de miles de afiliados y decenas de candidatos con dirección al partido de Albert Rivera. El último barómetro del CIS deja al partido de Rosa Díez sin representación en los 13 Parlamentos autonómicos que se deciden en las elecciones del 24 de mayo. Con menos de 200.000 euros para afrontar la campaña, la formación vive los comicios como un momento clave para su propia supervivencia.

Desde que UPyD no entró en el Parlamento de Andalucía se suceden las dimisiones y las expulsiones. Seis personas (Irene Lozano, Álvaro Anchuelo, Luis de Velasco, David Andina, Rodrigo Tena y el propio Calbarro), han abandonado ya su Consejo de dirección. Dos de sus cuatro eurodiputados (Fernando Maura y Enrique Calvet) han sido echados de la formación, como Ignacio Prendes, que fuera su diputado en Asturias y ahora es el número dos de Ciudadanos en las listas del Principado. Toni Cantó, diputado nacional y candidato a presidir la Generalitat de Valencia, ha presentado su dimisión. Calbarro, en su caso, sí seguirá en UPyD.

Lozano, por su parte, ha anunciado su intención de encabezar una lista regeneracionista en el Congreso Extraordinario que convocará UPyD tras las elecciones del 24 de mayo. La posibilidad de que se le abra expediente en el Consejo de Dirección del lunes ha encendido todas las alarmas en el sector más moderado de la formación, ese que no pertenece al núcleo duro de Rosa Díez y vive con extrema inquietud la marcha de los rostros más conocidos del partido.