Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición vuelve a rechazar la investidura de Susana Díaz

Los grupos eluden las peticiones del PSOE para que dejen gobernar la lista más votada

El Parlamento volverá a reunirse el 14 de mayo para otra sesión de investidura

Ninguna abstención, 62 votos en contra y 47 a favor. Con este resultado, los partidos de la oposición en Andalucía (PP, Ciudadanos, Podemos e IU) han vuelto a rechazar la investidura de la única candidata a la presidencia de la Junta, la socialista Susana Díaz. Esta mañana, segunda vuelta de la sesión de investidura, los grupos políticos, salvo el PSOE, han mantenido su rechazo a la formación de Gobierno y desoído los llamamientos de la presidenta andaluza en funciones a que dejen gobernar la lista más votada y ejerzan la oposición. La próxima votación será el 14 de may, jueves, a las once de la mañana.

Díaz necesitaba esta mañana la abstención del PP (33 diputados), la de Ciudadanos (9) y Podemos (15) o la de esta formación e IU (5) para obtener más votos a favor que en contra. Pero, al igual que en la primera votación, cuando requería de mayoría absoluta de votos afirmativos, los diputados de la oposición han votado en contra.

Susana Díaz insistió el jueves en reclamar, en el arranque de las elecciones municipales, que las formaciones andaluzas no piensen en intereses electorales y permitan que la única candidata pueda formar el Ejecutivo. Argumenta que no se trata de un pacto de Gobierno sino de respetar la mayoría del voto de los ciudadanos.

Pero sus demandas han caído en saco roto. El PP, que reclamó insistentemente durante la pasada campaña electoral un pacto para que gobierne la lista más votada se ha olvidado de sus propuestas y ha mantenido el rechazo. El presidente popular andaluz, Juan Manuel Moreno, afirma que "aún hay mucho por hablar" tras las negociaciones iniciadas esta semana. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, avaló en Málaga esta actitud. "Juanma está haciendo lo que tiene que hacer", afirmó.

Ciudadanos, cuyo dirigente nacional, Albert Rivera, se encuentra en Sevilla, abrió la campaña electoral con su rechazo a la investidura. "Ha sido el PSOE el que se ha levantado de la mesa y ha dado un paso atrás en el pacto anticorrupción como todo el mundo ha visto", afirmó el portavoz de esta formación, Juan Marín, con relación a la decisión socialista de aplazar la firma de este acuerdo después de que Rivera añadiera como exigencia que el expresidente de la Junta, Manuel Chaves, renunciara ya y por escrito al acta de diputado. Marín, pese a su voto negativo, afirmó que "está abierto al diálogo las 24 horas de cada día".

Podemos, después de que la portavoz Teresa Rodríguez alabara parte del contenido del programa de Gobierno de Susana Díaz -"Nos gusta la letra y la música, pero hay que ver cómo se ejecuta", afirmó- mantiene sus dos condiciones. "No hacemos rebajas", explicó la líder de Podemos.

Esta formación se abstendrá si la Junta se compromete a no hacer convenios con bancos que desahucien a personas sin alternativas y a reducir altos cargos de libre designación en la Administración andaluza. A la primera de las exigencias, el PSOE se niega argumentado que es ilegal, según un informe de la Junta de Andalucía. Pero Podemos esgrime otro texto jurídico en el que asegura que no solo es legal sino que además está previsto en la norma que la Administración pueda rescindir libremente sus cuentas con las entidades financieras.

A la segunda exigencia, el PSOE ha respondido con un compromiso de reducción del 10% de altos cargos. Pero Rodríguez exige antes números reales y hechos. Aún no han recibido el detalle de directivos de la Junta y de sus fundaciones y agencias.

IU, con cinco diputados, también mantiene su rechazo. Su coordinador, Antonio Maíllo, instó a Díaz a "sentarse a negociar" con el resto de partidos y advirtió, al igual que hizo el portavoz del PP, que quedan dos meses para negociar, en alusión al límite establecido por la norma para llegar a un acuerdo. Si este no se produce, se convocarían nuevas elecciones. Maíllo no descartó la posibilidad de un pacto entre PP y PSOE para que el primero se abstenga. siente a negociar con las demás fuerzas políticas, a la par que ha advertido. "Sería un pacto que busca la estabilidad y recomposición del bipartidismo", afirmó.

Más información