Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ferri incendiado en Mallorca va rumbo al puerto de Sagunto

Tras una semana en alta mar, el 'Sorrento' viaja hacia Valencia, donde será descontaminado. Su llegada está prevista su llegada para este jueves

El estado del ferri, el pasado 30 de abril. Ampliar foto
El estado del ferri, el pasado 30 de abril.

El ferri Sorrento ya se mueve rumbo al puerto de Sagunto (Valencia). El buque ha estado una semana en alta mar amarrado a un remolcador. Una potente barca remolcadora le arrastra ahora hacia el puerto industrial para su descontaminación. La nave quemada, de casi 190 metros de eslora, ha permanecido sin fondear, bajo el control de Salvamento, entre las islas de Mallorca e Ibiza, en las inmediaciones del lugar donde se incendió casi en su totalidad, a 20 millas de Andratx.

El siniestro, el pasado 28 de abril, obligó al desalojo de todos los ocupantes del Sorrento, 156 personas que fueron rescatadas en botes salvavidas. Sin motor ni gobierno posible, navega a muy baja velocidad, para mitigar el riesgo de rotura de las amarras y de tensiones en la maltrecha estructura del casco y cubiertas metálicas Tiene en sus bodegas 123 vehículos de carga y contenedores.

El remolcador Clara Campoamor acompaña al buque que ya han adecuado empresas especializadas en siniestros en el mar. Las autoridades marítimas y la naviera propietaria del barco, Grimaldi Lines, calculan que el Sorrento tardará unas 30 horas en cubrir las 100 millas náuticas que separan Mallorca de Sagunto.

Cuando sucedió el incendio, por causas aún no determinadas, el ferri que operaba Trasmediterránea Acciona cubría la ruta Palma-Valencia, una travesía de ocho horas de duración.

El Ministerio de Fomento dio este lunes su "conformidad” al plan de remolque. Horas antes, la ministra Ana Pastor había reiterado que primaría "la seguridad medioambiental" y que se habían reclamado más datos sobre la seguridad del traslado a la naviera, dueña del barco.

En el interior de la embarcación hay 740 toneladas de fuel (el combustible) y aceites pesados contaminantes

El grave accidente marítimo —en el que se evitó una posible tragedia humana— ha generado la amenaza de un posible vertido en el mar y un eventual hundimiento de la maltrecha nave. Las inspecciones realizadas han descartado un nuevo siniestro en la operación de remolque. En el interior de la embarcación hay 740 toneladas de fuel (el combustible) y aceites pesados contaminantes. En distintas áreas del buque se detectaron combustiones que alcanzaron hasta 500 grados de temperatura, según la ministra.

Empresas y técnicos contratados por el armador propietario ultimaron la adecuación del ferri y de la carga rodada para asegurar su estabilidad y controlar que no se desplace a babor y estribor y no se desequilibre el buque, con el riesgo de naufragio.

Más información