La oposición mantiene su voto en contra tras el discurso de Díaz

Solo Ciudadanos ve posibilidades de acuerdo y Podemos demanda respuestas concretas

El discurso de investidura de Susana Díaz no ha cambiado el voto negativo de los grupos de la oposición. El no sigue en boca de manera tajante de Podemos, Izquierda Unida y Partido Popular, mientras que en el caso de Ciudadanos lo considera “insuficiente”, aunque cree posible un avance en la negociación.

“No hemos encontrado ningún aliciente ni alternativa que nos acerque a facilitar la investidura”, ha dicho el presidente del PP, Juan Manuel Moreno, minutos después de la primera intervención de la candidata socialista a la presidencia de la Junta. El grupo parlamentario popular, con 33 diputados, no facilitará, por lo tanto, la elección de Susana Díaz. “Previsiblemente, votaremos en contra”, ha dicho Moreno, quien ha acusado a la presidenta en funciones de “construir un muro” entre los dos principales partidos del Parlamento autónomo.

Más información
EDITORIAL | Un gesto responsable
Un menú al gusto de todos
“A partir del miércoles, o gobierna la lista más votada, o elecciones”

Moreno no ha visto ninguna novedad en las palabras de Díaz. “Son las mismas promesas, algunas muy antiguas, de hace 12 años”, ha dicho el presidente del PP, para quien algunas medidas ya las hicieron los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. El dirigente popular ha descalificado la intervención de la socialista. Lo ha tildado de “decepcionante”, de “corta y pega”, “poco ambicioso”, “sin horizonte nuevo”. Según él, Díaz “ha intentado hacer un guiño y un traje a medida para atraer a todos los partidos” aunque en su opinión sin conseguirlo. “Hay una enorme falta de confianza de mi grupo que se ha ganado a pulso, porque dice una cosa y hace la contraria”.

La secretaria general de Podemos , Teresa Rodríguez, exigió “hechos, actos y ahora”. “Ya está bien de parole, parole”, espetó. Podemos sigue exigiendo “de forma firme” que se retiren las cuentas de los bancos que desahucien y que los altos cargos de la administración no sean de designación política. Rodríguez mantuvo que aún no se han aportado ni siquiera las cifras de directivos y asesores de la Junta y de las agencias y fundaciones. Ni siquiera el discurso contra la corrupción le satisfizo. “Ya nos lo aplicamos nosotros”.

“Nuestras peticiones son sencillas y concretas y no vamos a hacer rebaja con ellas. No hay voluntad de la candidata de gobernar con la mano tendida. Nuestro voto sigue siendo no”, concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ciudadanos también mantiene posiciones. “No nos sacan de la duda y la desconfianza”, afirmó el portavoz de esta formación Juan Marín tras escuchar las propuestas de la presidenta en funciones. El diputado reprocha que se ha dicho “qué, pero no cómo”, pero mantiene abierta la puerta a seguir negociando. “No nos ha convencido, pero hemos visto disposición”, matizó. Marín repitió que, pese a admitir que es una “apuesta arriesgada para Ciudadanos”, es partidario de un acuerdo. Y su mayor reproche fue hacia el Partido Popular por proponer durante la campaña que gobierne la lista más votada y ahora mantenga inamovible su voto en contra.

Tampoco a Izquierda Unida le ha convencido las palabras de la candidata socialista, pese a que ha incluido muchas leyes previstas en la anterior legislatura cuando ambas formaciones formaron gobierno de coalición, entre ella, la de la renta básica y la de garantizar unos mínimos vitales. El coordinador de IU, Antonio Maíllo, cree que con su discurso Díaz se acerca a las posiciones “neoliberales, porque propone una disminución” del papel equilibrador del Estado. “Ha estado imperturbable, con una discurso flojísimo en el ámbito de empleo y económico, porque no ha entendido muchas de las causas de la crisis económica”, ha comentado. Maíllo ha reconocido que Díaz ha incluido leyes y normativas de la anterior legislatura, pero ha insistido que “tiene un acuerdo con la derecha económica o política ya cerrado”.

El único partido que se volcó en el discurso de la candidata fue el PSOE, que alabó el talante “reformista” de las propuestas y lo consideró suficiente para obtener el respaldo del resto de partidos. “No hay ninguna excusa, salvo que se quiera buscar”, afirmó el portavoz socialista, Mario Jiménez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS