Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro meses para recibir los cuerpos del accidente de Germanwings

Los laboratorios cotejan los restos mortales con el ADN de los familiares de las víctimas

La ruta del avión, el protocolo de acceso a la cabina del piloto, la grabación de la caja negra... pulsa en la foto
GRÁFICO ANIMADO | ASÍ FUE EL SINIESTRO DE GERMANWINGS.  La ruta del avión, el protocolo de acceso a la cabina del piloto, la grabación de la caja negra...

Los familiares de las víctimas españolas fallecidas en el accidente aéreo de Germanwings no recibirán los restos mortales de sus allegados hasta dentro de cuatro meses.

El calvario comenzó poco antes de las 11.00 del pasado 24 de marzo. Un avión de Germanwings con 144 pasajeros, 45 con apellido español, y seis tripulantes se estrellaba en los Alpes franceses. El avión realizaba el trayecto Barcelona Düsseldorf. No hubo ningún superviviente.

Los familiares de las víctimas españolas fueron agolpándose en el aeropuerto del Prat en Barcelona. No había nada que hacer. Los servicios sanitarios y psicológicos prestaron la ayuda que es esos momentos requerían los familiares que habían perdido padres, hijos y hermanos.

Los Mossos d’Esquadra, tal y como se apresuró en remarcar Xavier Porcuna, el intendente portavoz de la policía autonómica, la misma tarde del siniestro, estuvieron recogiendo muestras de ADN de los familiares de las víctimas. Ningún cargo público salió ante las cámaras a remarcar que la Guardia Civil y la Policía Nacional también estaban obteniendo los perfiles genéticos de los familiares que iban concentrándose en un hotel de Castelldefels. Ese ADN se envió a las autoridades francesas para que lo cotejaran con los restos que empezaban a aparecer.

Algunos familiares fueron al lugar del accidente para rendir homenaje a sus muertos. Fallecidos porque tal y como alertó el fiscal del caso en Francia, Brice Robin, el copiloto Andreas Lubitz, de 27 años, estrelló el avión voluntariamente.

Este viernes, pasado un mes del fatal accidente, continúan las labores de rescate de los restos mortales de los fallecidos. El padre de una de las víctimas, que prefiere mantener el anonimato, alerta que se les ha comunicado que los “restos de nuestros hijos nos los entregarán dentro de cuatro meses en un acto oficial que tendrá lugar en París”.

Los familiares de las víctimas, de momento, no han constituido ningún tipo de asociación conjunta para defender sus intereses: “No queremos que con la muerte de nuestros hijos se beneficie un despacho de abogados”. Por el momento, están satisfechos “en la medida de lo posible” con la reacción de la compañía aérea. “Nos han prometido que se harán cargo del traslado de los restos”, sentenciaba el familiar. Hasta entonces, diferentes laboratorios franceses se encargarán de analizar uno por uno los restos mortales extraer su ADN y cotejarlo con los perfiles que enviaron los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

El calvario continúa entre las familias, el próximo lunes se celebrará el funeral por las víctimas en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona. Asistirán los Reyes y el presidente del Gobierno.

La ceremonia que tendrá lugar el próximo lunes es, todavía, una auténtica incertidumbre. En principio, el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, será quien oficie la misa.

El pasado 17 de abril se celebró un funeral similar en la catedral de Colonia oficiado por el cardenal, Rainer Maria Woelki. En Alemania, miembros de diferentes confesiones religiosas tomaron la palabra. Según los organizadores, todavía es pronto para saber si en la capital catalana tendrán cabida para otros cultos que no sean el católico.


Más información