La Guardia Civil busca en Suiza la pista de obras de arte de la red Púnica

El socio de Granados se sirvió de cuadros para repatriar 4,2 millones

Francisco Granados en un pleno de la Asamblea de Madrid.
Francisco Granados en un pleno de la Asamblea de Madrid.Uly Martín

Agentes de la Guardia Civil que investigan la trama Púnica registraron este jueves una caja fuerte situada en un banco de Suiza (junto con colegas de la policía helvética), así como una vivienda de Valdemoro (Madrid), con la finalidad de aclarar el supuesto blanqueo de 4,2 millones de euros ideado por David Marjaliza a través de obras de arte, según fuentes jurídicas. Marjaliza, que se halla en prisión, está considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, junto con su socio e íntimo amigo Francisco Granados, ex secretario general del PP de Madrid y uno de los hombres de confianza del Gobierno de la presidenta Esperanza Aguirre, hoy candidata del PP a la alcaldía de Madrid.

Más información
Granados, el “paleto” de Valdemoro que abrió sucursal en Suiza
Granados y su socio sumaron 5,8 millones en tres cuentas en Suiza
La operación anticorrupción contra Francisco Granados, en cifras
El socio de Granados ganó ocho veces la lotería entre 2002 y 2004

En ambos registros, los agentes buscan el rastro de una veintena de cuadros y esculturas que Marjaliza supuestamente utilizó para lavar dinero que habría obtenido mediante contratas amañadas con Administraciones públicas y merced a las influencias políticas de su socio Granados. Este último fue alcalde de Valdemoro entre 1999 y 2003, consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid entre 2008 y 2011 y número dos del PP madrileño entre 2004 y 2011. Renunció a su acta de diputado autonómico y de senador en febrero del año pasado, tras conocerse que presuntamente tenía una cuenta en Suiza con 1,5 millones de euros.

Los registros fueron ordenados por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, instructor de la trama Púnica, que en octubre pasado supuso la detención de 35 personas, entre ellas seis alcaldes del PP, uno del PSOE (de Parla), el presidente de la Diputación de León y los cabecillas, Granados y Marjaliza.

Según las pesquisas, Granados y Majarliza acumularon en cuentas en Suiza al menos 5,8 millones de euros. Marjaliza repatrió en 2013 desde Suiza a un banco de Valdemoro parte de ese dinero, y es ahí donde surge el supuesto lavado de dinero que ahora se indaga. Lo hizo, supuestamente, simulando que había vendido cuadros y esculturas y que por ellas ganó esos 4,2 millones, operación para la que utilizó a varias sociedades que están a su nombre.

Los testimonios ante el juez Velasco de los supuestos compradores de estas obras, españoles residentes en Singapur, hicieron dudar al juez Velasco de la veracidad de esa compraventa de obras y sospechar que se trató de un artificio para traer a España un dinero obtenido ilícitamente de Ayuntamientos gobernados por el PP.

Informes

  • La trama Púnica fue destapada a finales de octubre por la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción ante la sospecha de contratas públicas amañadas por valor de 250 millones.
  • Un informe de la Agencia Tributaria sobre los manejos de David Marjaliza en el marco de esta red corrupta revela que, entre 2003 y 2013, diversas sociedades de su propiedad pagaron un total de 7,6 millones de euros en adquirir joyas y relojes de lujo a tres empresas del sector. La sospecha es que esta operación también escondía un lavado de dinero obtenido ilícitamente.

Tanto en Suiza como en Valdemoro (en concreto, en casa de los padres de Marjaliza), los agentes de la Guardia Civil buscaban 18 cuadros, cinco fotos, cuatro esculturas y 185 estilográficas que Marjaliza (supuestamente) trasladó en un camión a Suiza para justificar más tarde la llegada a sus cuentas de los 4,2 millones, según especifica un informe de la Agencia Tributaria difundido por el portal Vozpópuli.

Los agentes quieren saber (de ahí el registro de este jueves) si existieron esas obras de arte y otros objetos de valor que Marjaliza ha esgrimido para justificar el dinero que repatrió.

En la operación de lavado de dinero mediante obras de arte, Marjaliza utilizó presuntamente empresas pantalla de diferentes países, y otras suyas. Se trataba de camuflar la procedencia del dinero: supuestos pelotazos millonarios provenientes de contratas infladas conseguidas de Ayuntamientos en los que Granados tenía una gran influencia dada su ascendencia política como secretario general del PP.

La trama Púnica que indaga el juez Velasco continúa secreta a la espera de que los agentes de la Guardia Civil analicen los miles de documentos decomisados en las decenas de registros hechos en Administraciones públicas gobernadas muy mayoritariamente por el PP.

Aunque ya hay seis alcaldes implicados, todos populares salvo uno del PSOE, los tentáculos de la operación Púnica no ha concluido aún. Queda una segunda fase que salpica a otros muchos Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, también casi todos del PP, que contrataron, con la red Púnica. En concreto, con la empresa de espectáculos Waiter Music, radicada en Aranjuez y de la que supuestamente se sirvió Granados para enriquecerse. Los alcaldes de Coslada y Arroyomolinos, ambos del PP, son solo dos de los regidores madrileños que están siendo investigados en el marco de esta trama, según fuentes jurídicas.

Otro de los flecos de la red (mejoras de imagen de políticos en Internet con dinero público) ha salpicado, además, al actual número dos del Gobierno de Ignacio González, Salvador Victoria, y a la actual jefa de comunicación de la campaña de Aguirre al Ayuntamiento, Isabel Gallego. El todavía consejero de Justicia de Madrid, Salvador Victoria, uno de los tres aforados investigados en esta trama, no concurre en ninguna lista para las próximas elecciones. El PP, en cambio, sí ha puesto como cabeza de cartel a otro de los aforados implicados en la red, el actual alcalde de Sevilla la Nueva (Madrid).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS