Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayores de edad por criterio del fiscal

Rafik tiene 17 años según sus papeles, pero el Ministerio Público afirma que tiene 19

La delegación del Gobierno, en base al criterio de la Fiscalía, inicia su expulsión del país

Rafik, el joven marroquí, en la sede del Consejo General de la Abogacía.
Rafik, el joven marroquí, en la sede del Consejo General de la Abogacía.

Rafik tiene 17 años. Y también 19. Depende. Su edad varía, en función de la administración, desde hace tres meses, cuando consiguió esquivar los controles de la frontera y entrar en Melilla. Allí, añade la ONG Fundación Raíces, lo interceptó la policía y "ante su clara apariencia de menor" lo ingresó en un centro para jóvenes. Pero Rafik quería llegar a la Península. Así que logró escabullirse de las instalaciones y colarse en un ferry. Desembarcó en Motril, donde los agentes volvieron a detenerle y decretaron, de nuevo, su entrada en un centro de menores de Granada. Después pasaría por otros dos (Linares y Madrid). Hasta que la Fiscalía recibió su informe y decidió, frente al criterio de los centros y de los agentes, que se le hiciese una prueba médica para calcular la edad. Según esta, tiene 19. Lo que se tradujo en su detención, una noche en los calabozos y la apertura del proceso de expulsión.

Un abuso, según la ONG, que insiste en que Rafik no alcanza los 18 años, como acredita la partida de nacimiento que Marruecos ha enviado a España. "La Fiscalía de Extranjería siempre la considera suficiente cuando se trata de adultos y menores acompañados. Solo la rechaza cuando los chavales están solos", recalca la Fundación Raíces, que ofrece asistencia jurídica a estos inmigrantes y que recuerda cómo dos sentencias del Tribunal Supremo recalcan que la prueba de edad no se puede realizar a los que lleguen documentados, ni a los que tengan clara apariencia de menor.

El Defensor del Pueblo ya elaboró un informe donde resaltaba "los grandes márgenes de error que presentan las técnicas usadas para estimar la edad". "Y se ha detectado un elevado número de casos en los que el fiscal deriva directamente al joven a un centro sanitario para la realización de pruebas médicas concretas", continuaba en su documento esta institución, que ha ratificado que la propia policía consideró adecuado incluir a Rafik, con su huella y fotografía, en el registro de menores no acompañados llegados a España.

Este caso, según la Fundación Raíces, no es el único. La presidenta de la ONG, Lourdes Reyzábal, ha explicado este miércoles que se celebrará en mayo un juicio por la expulsión de otro menor. Según el relato de la organización, después de que la delegación del Gobierno de Cataluña firmase su salida del país, el chaval escapó al País Vasco, que decretó su ingreso en un centro de menores. "Entonces, la policía le persigue, le detiene y le lleva en barco a Ceuta. Allí, le pone en Marruecos a través de una puerta de la valla", cuenta Reyzábal.

Rafik tiene 17 años según Marruecos y el registro en el que le inscribió la policía. Para la Fiscalía de Extranjería, 19. Tras su detención no puede ingresar en un centro de menores. Ni escolarizarse. "La actitud de la Fiscalía solo sirve para desprotegerlos y dejarlos en la calle". El joven durmió varios días en una silla del Samur Social, hasta que le encontraron un sitio en un albergue para adultos. A Rafik, que quiere ser mecánico, le llaman allí El Niño.

Demanda contra el protocolo sobre menores no acompañados

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha admitido a trámite la demanda presentada por la Fundación Raíces contra el protocolo de actuación sobre menores extranjeros no acompañados, aprobado por el Gobierno y la Fiscalía General del Estado. Según el colectivo, este documento "viola" el contenido de las dos sentencias del Supremo: "sistematiza la realización de pruebas para determinar la edad de los menores". En opinión de la ONG, el protocolo considera insuficiente el pasaporte del joven para declararlo menor edad; frente al criterio del tribunal, que dictaminó que los chicos con documentación no podían someterse a pruebas para calcular su edad.

Más información