Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El colegio español en El Aaiún pide ciclo de secundaria

La AMPA se manifiesta cada día al empezar y terminar las clases de sus hijos

Un grupo de padres se manifiesta a las puertas del centro. Ampliar foto
Un grupo de padres se manifiesta a las puertas del centro.

La Asociación de Madres, Padres y Tutores de Alumnos del Colegio Español La Paz (AMPA), en El Aaiún, hace semanas que se manifiesta cada día al empezar y terminar las clases de sus hijos a las puertas del centro educativo, en el que hay 31 matriculados. Reclaman a las autoridades españolas la inclusión del ciclo de enseñanza secundaria, toda vez que depende del Gobierno de España. Lagadaf Lahsen, presidente del AMPA del centro educativo, asegura que es “la única forma de evitar” que sus hijos “se vayan a otras ciudades de Marruecos o a Las Palmas de Gran Canaria, además de que no se pierda el español en el Sáhara”.

Lahsen dice que “no es justo” que sus hijos para poder continuar sus estudios “tengan que separarse de sus familias siendo unos niños”, dado que sólo hasta los doce años hay enseñanza en castellano en la excolonia española. El colegio es el centro de referencia para los ciudadanos españoles y saharauis en El Aaiún, pero, según la AMPA, ha caído en “una desactualización administrativa grave”.

Los responsables del AMPA, que han recogido ya 2.500 firmas en apoyo de su petición, han remitido a la embajada de España en Marruecos varios documentos y reclamaciones sobre el ciclo de educación secundaria. Pero el Gobierno de España no ha asumido, denuncian, la falta de continuidad de estudios en el colegio La Paz, una instalación de 17.000 metros cuadrados que es propiedad del Estado español y que se integra en el grupo de inmuebles dependientes de la Depositaría de los Bienes de España en el Sáhara.

Centro francés

Fuentes administrativas marroquíes que trabajan en El Aaiún, además, aseguran, que han solicitado parte del colegio para introducir en él un colegio francés, ante el asombro de los padres de los alumnos matriculados.

Enviar a los alumnos fuera a estudiar los cursos de secundaria, dice Lahsen, supone entre 600 y 700 euros mensuales para la familia, algo “insostenible”. Además, la AMPA apunta al aumento “del fracaso escolar” o el abandono de los estudios, cuando los alumnos están en entornos que no son los suyos. Muchos de los padres que conforman en la AMPA son ciudadanos españoles que no pudieron estudiar en El Aaiún y se muestran preocupados por la experiencia que ahora deben sufrir sus hijos.