Rajoy: “El partido está funcionando bien, no va a haber cambios”

El presidente pedirá mañana al PP "máxima unidad" ante las últimas discrepancias internas

Rajoy, durante la entrevista con Radio Nacional.Foto: reuters_live | Vídeo: Foto: D. C. (EFE)/ El País Live

Ni cambios de nombres en el Gobierno ni grandes novedades en la dirección del PP ni una variación en la estrategia política. El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha ratificado este lunes, en una entrevista en Radio Nacional, que pretende seguir con el mismo equipo que le llevó a la victoria en las elecciones generales y autonómicas de 2011, aunque quizá con "pequeños ajustes" sin relevancia en la estructura del partido. Ese será el mensaje que lanzará mañana ante la Junta Directiva Nacional del PP, que no se reúne desde hace dos años, a los que demandará también "máximo esfuerzo y máxima unidad" ante las discrepancias internas aparecidas en su organización, tal y como ha publicado EL PAÍS, tras los malos resultados obtenidos en las elecciones andaluzas, que Rajoy admitió. El líder popular avanzó así que reclamará a todos en su partido más insistencia y claridad a la hora de propagar la idea de que con las políticas aplicadas por el PP se ha creado al fin empleo y se está saliendo de la crisis.

Rajoy ha adelantado que no prevé ninguna renovación de cargos en el PP y que lo dirá en la reunión de este martes ante los 500 principales dirigentes de su formación: "No va a haber cambios. El Gobierno está funcionando muy bien y el partido está funcionando muy bien. Estoy satisfecho de cómo están funcionando las cosas, aunque siempre puede haber pequeños ajustes pero no grandes cambios", ha especificado el presidente ante el cúmulo de informaciones en las que distintos miembros del PP y también del Ejecutivo han concluido tras los comicios andaluces que hace falta reforzar su organización.

Más información
La pugna interna del PP agrieta el partido
El PP evitará el choque con Ciudadanos para recuperar votantes
Rajoy cita a 600 cargos para relanzar al PP

Candidatos locales, autonómicos y diversos dirigentes del PP han explicado estos días que notan que el partido ni está en su mejor momento ni está preparado para afrontar con ánimo las elecciones locales del 24 de mayo. Temen por su resultado en las elecciones locales de mayo y están diseñando campañas en las que ocultan la marca general del PP y remarcan más su propio estilo y su gestión. Rajoy ha valorado la labor de esos candidatos en estos años difíciles y ha augurado con optimismo que su meta en mayo es "ser la primera fuerza política de España y ganar".

La mayor parte de las críticas de los dirigentes territoriales del PP se han centrado, en muchos casos desde el anonimato, en la manera de funcionar de la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, a la que achacan falta de tiempo y de directrices en el PP al tenerse que dedicar también a su labor institucional como presidenta de Castilla-La Mancha. Varios dirigentes del entorno de Cospedal han salido públicamente en los últimos días a defenderla, como los senadores Agustín Conde y Carmen Riolobos, acusando a los que formulaban esas quejas de filtrarlas para socavar la unidad del PP y han apuntado incluso a la organización del partido en Andalucía como los responsables de provocar esa división. La número dos del PP andaluz, Loles López, emitió este pasado fin de semana un comunicado inédito para salir públicamente al paso de esos ataques y aludiendo a una carrera de egos.

En ese clima de crisis, Rajoy ha descartado grandes cambios y ha explicado que pretende seguir como hasta ahora incluso hasta las elecciones generales, que aún no están oficialmente convocadas pero que él mismo ha apostado este lunes porque deberían celebrarse en torno al mes de noviembre de este año. El líder popular no es partidario de "improvisar" ahora, cuando falta tan poco tiempo para varias citas electorales clave, porque entiende además que ese mismo equipo es el que llevó al PP a la victoria en las generales y autonómicas de 2011. En el PP, en cualquier caso, ya son conscientes de que el récord de poder local alcanzado entonces no se repetirá en las elecciones de mayo.

Cuando le han preguntado al presidente por más cuestiones y problemas internos del PP ha eludido la cuestión y se ha remitido a que su única preocupación es la de "mantener el ritmo de crecimiento y de empleo". Y esa ha sido también la respuesta de la que ha tirado cuando se le ha preguntado por la rivalidad con Ciudadanos, a los que ha evitado criticar abiertamente, o con otras opciones políticas: "Lo peor que nos puede pasar en España es cambiar la política económica. Lo que más me importa ahora es que la política económica que hemos puesto en marcha y ha funcionado siga unos años más".

En esa línea, Rajoy ha señalado que su voluntad es "volver a ser candidato y presidente del Gobierno" para las generales de 2015 si su partido le propone como así hará en esta ocasión y ha dejado abierta incluso la posibilidad de un futuro tercer mandato cuando ha detallado que la limitación a solo dos es una tradición norteamericana pero que no existe en Europa. "No nos preocupemos ahora, queda mucho", ha sido la apostilla que ha dejado en el aire.

Sobre los datos del paro conocidos este lunes, el jefe del Ejecutivo ha manifestado que está muy contento: "Son 160.000 afiliados más a la Seguridad Social, nunca hubo un mes de marzo así". Rajoy ha destacado que la tendencia ha cambiado y ha apostado de nuevo porque se crearán un millón de empleos entre 2014 y 2015 y en la próxima legislatura a ese ritmo se puede llegar a los 20 millones de ocupados.

Preguntado sobre si la nueva estrategia del PP para recuperar votos es evitar las críticas a Ciudadanos, como publica este lunes EL PAÍS, Rajoy se ha limitado a expresar su respeto a todas las fuerzas políticas y ha restado importancia a los cruces de reproches. "En política siempre hay una confrontación cuando llegan las campañas. Esos debates forman parte de la política, pero somos una sociedad madura y el español separa muy bien el grano de la paja, cualquier fuerza política me parece muy respetable, pero yo me preocupo de lo mío".

La de este lunes ha sido la quinta entrevista que ha concedido el presidente en lo que va de año, frente a las tres de todo 2014, lo que muestra su intención de volcarse para intentar mejorar la imagen de su Gobierno y su partido.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS