Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investidura de Díaz prueba las promesas asamblearias de Podemos

La formación lanza una campaña para sufragar sus propias encuestas autonómicas

La investidura del futuro Gobierno de la Junta de Andalucía y el debate que ha generado en el seno de Podemos pondrá a prueba los compromisos de participación ciudadana que forman parte del ADN del partido de Pablo Iglesias desde su nacimiento.

Los estatutos de la formación conceden a las asambleas ciudadanas, es decir, al conjunto de simpatizantes en un determinado territorio, la potestad de “aprobar o rechazar cualquier pacto o alianza antes o después de las elecciones”. No obstante, la decisión sobre la investidura de Susana Díaz no supone, según la dirección de Podemos, un pacto de Gobierno. Por tanto, incluso la hipótesis de la abstención, una postura que permitiría a la líder del PSOE andaluz gobernar, no sería sometida a votación popular. En caso de alcanzar algún acuerdo estable, el partido, que carece todavía de estructura orgánica en Andalucía, sí se compromete a consultar a sus simpatizantes antes de tomar una decisión.

Teresa Rodríguez, la candidata a la Presidencia de la Junta de Podemos, condicionó su apoyo a Díaz a la dimisión de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, a que el Ejecutivo autónomo congele su relación con bancos que desahucien a familias sin recursos y a que se reduzca el número de altos cargos y asesores de la Administración. La exeurodiputada cree que la pelota está en el tejado de la presidenta en funciones y que “ahora es el momento de hablar”. La cúpula de la formación está convencida de que de esa decisión dependen muchos de los equilibrios territoriales que pueden deparar las elecciones autonómicas del 24 de mayo.

Encuestas propias

La dimensión real de Podemos se vio por primera vez el pasado domingo, cuando la formación logró 15 escaños en el Parlamento andaluz y se situó como tercera fuerza de esa comunidad, por detrás de PP y PSOE. A escala nacional, la proyección del partido, fundado por un grupo de politólogos y expertos en ciencias sociales, depende todavía de la interpretación de las encuestas.

En este contexto, Podemos lanzó ayer una campaña en las redes sociales para pedir a sus simpatizantes una contribución para sufragar encuestas propias con vistas a los comicios autonómicos, cuyos candidatos se conocerán la semana que viene. El partido quiere recaudar 50.000 euros a través de crowdfunding. “Si las encuestas siempre llevan cocina, mejor que sea cocina casera”, defendió la formación a través de su cuenta de Twitter en referencia a los criterios utilizados para calcular la estimación de voto.