Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo dice que el resultado del PP ha sido infinitamente peor al esperado

Atribuye la derrota de su partido en Andaluciía a los recortes sociales del Gobierno

Miguel Arias Cañete y José Manuel García-Margallo, en el acto de hoy.
Miguel Arias Cañete y José Manuel García-Margallo, en el acto de hoy. EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha admitido esta mañana que el resultado cosechado por el PP en Andalucía, ha sido “mucho peor, infinitamente peor del que se podía esperar. No hay motivo para la alegría”.

En un desayuno informativo organizado por la Red de Casas de su departamento, Margallo ha asegurado que se ha producido en el mapa electoral andaluz “un giro a la izquierda radical que se ha visto favorecido por la fragmentación del voto centro derecha” y ha atribuido la pérdida de 17 escaños por parte del PP a los recortes en políticas sociales. “Cuando te enfrentas a una enfermedad terminal y recetas un régimen, a la gente no le gusta y opta por algo diferente”, ha dicho.

“Ha habido que apretarse el cinturón en materia presupuestaria y ha habido que hacer reformas estructurales que han tocado nervios muy sensibles y entonces la gente no te vota”, ha admitido. Pese a ello, ha negado que Rajoy haya fracasado en su política económica y ha defendido la necesidad de insistir en la misma aunque, eso sí, “explicándolo mejor”.

Respecto a la irrupción de nuevas fuerzas políticas como Podemos y Ciudadanos, ha dicho que los votantes “no son del PP ni del PSOE” y que el atractivo de estos partidos es que “son algo distinto”.

El jefe de la diplomacia española ha tenido palabras de elogio hacia el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de quien ha dicho que le “cae bien, aunque solo sea porque defiende la unidad de España en Cataluña”, aunque ha agregado que no conoce su programa electoral.

En el mismo acto, el exministro y actual comisario de Energía y Cambio Climático, Miguel Arias Cañete, ha dicho que los resultados de las elecciones andaluzas demuestran que el fin del bipartidismo no está confirmado, que Podemos no es una alternativa de Gobierno (al contrario que Syriza en Grecia) y que altas tasas de paro como las de Andalucía son un caldo de cultivo para el populismo.

Más información