Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz califica de “histórica e indiscutible” la victoria del PSOE

La candidata socialista afirma que se abre un “nuevo tiempo” en Andalucía

Susana Díaz Ampliar foto
Susana Díaz llega después del cierre de los colegios electorales al pabellón Fíbes.

Como una montaña rusa se vivió anoche en el cuartel electoral del PSOE el recuento electoral. Impactados por los sondeos a pie de urna nada favorables, cuando con el 90% escrutado los socialistas vieron confirmados su triunfo con 47 diputados, los mismos que hace tres años, la emoción hasta entonces contenida se desbordó. “Ha sido una victoria histórica e indiscutible”, aseveró con una amplia sonrisa la candidata socialista y presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, que siguió el escrutinio con los miembros de la ejecutiva regional en una sala del palacio de Congresos de Sevilla.

Díaz aguardó a que el candidato del PP hiciera su valoración ante las cámaras de televisión para hacer la suya. Bajó por una rampa hacia la sala de prensa con decenas de cámaras enfocándola y rodeada del equipo que le ha acompañado en toda la campaña. A su derecha, la presidenta del partido, Micaela Navarro, y a su izquierda, la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez. Ninguno podía ocultar la satisfacción de que el PSOE, tras 33 años ininterrumpidos al frente del Gobierno andaluz, recuperase el primer puesto en las preferencias electorales de los andaluces que perdió en 2012 cuando el PP subió al primer escalón de pódium.

Díaz aludió al hecho extraordinario de que un mismo partido continúe en el poder tras décadas seguidas. Solo el estado alemán de Baviera sigue con el mismo presidente desde 1957, de ahí que considera “histórico” el triunfo de los socialistas andaluces. Ella misma destacó este hecho y subrayó la distancia que su partido le ha sacado al PP. Con casi el 100% escrutado, el PSOE obtuvo 47 escaños, los mismos que hace tres años, un resultado que se ajusta a la previsión en sus escalas más bajas que tenían los socialistas. Si entonces la distancia entre ambas fuerzas apenas fue de un punto, anoche esta distancia se agrandó hasta casi los nueve puntos.

El Parlamento andaluz tendrá, como ocurrió en la primera legislatura en 1982, cinco fuerzas políticas con escaño. Díaz aludió a esta realidad. “El Parlamento es un reflejo con nuestros matices de la realidad de Andalucía y de lo que representamos”.

Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M pulsa en la foto
Un equipo de EL PAÍS TV recorre las provincias andaluzas para reflejar ocho escenarios de la comunidad que vota el 22-M

La líder socialista opinó que ahora se abre un “nuevo tiempo” en la comunidad, expresión que ha convertido en el lema de su vida política desde que asumió el papel protagonista principal del PSOE andaluz. “Aspiro”, dijo, “a unir a todos los andaluces”, proclamó Díaz, para quien esta nueva etapa exige “diálogo, coser, unir y contar con todos”, porque según interpreta los ciudadanos de esta comunidad “quieren unidad y estabilidad”.

Durante la campaña electoral, a candidata del PSOE había pedido apoyo para tener un gobierno estable, sólido, fuerte y “sin depender de nadie”. Eso no será posible porque tendrá que pactar pactar para garantizar la gobernabilidad de la comunidad, algo que solo le permite con los datos de anoche los nueve parlamentarios de Ciudadanos, otra de las sorpresas de la jornada. Desde el primer día de la campaña, Díaz puso dos líneas rojas en materia de alianzas: el Partido Popular y Podemos. Las puertas con la formación de Albert Rivera y con la de Antonio Maíllo siempre las ha dejado abiertas. Aunque anoche no era el momento para entrar en el terreno de las concreciones, Díaz sí hizo dos declaraciones de principios alusivas a los pactos poselectorales: habrá “transparencia sobre de qué se habla y con quién se habla”. Díaz tiene experiencia en este terreno porque fue ella la que llevó en primera persona las conversaciones con Izquierda Unida en la pasada legislatura que desembocaron en un acuerdo de coalición.

También apuntó que a esta tarea de buscar apoyos para todo el mandato se pondrá en breve. “Dije que convocaba las elecciones para ganar un año. No hay ni un minuto que perder, esperamos estar a la altura de la responsabilidad y la confianza para que los próximos años sean los mejores de Andalucía”.

El primer escollo que Díaz tendrá que superar será el de su investidura a finales de abril. De antemano va a contar con que el PP apoya que gobierne la lista más votada, por lo que es probable que los 33 diputados populares se abstengan. Esta también era la posición personal de la candidata de Podemos, Teresa Rodríguez, aunque esta decisión deberá someterse a la consulta de los afiliados de este partido. Tampoco parece probable que sus exsocios de Izquierda Unida mantengan una actitud obstruccionista con sus cinco escaños, el peor resultado de IU de toda su historia. Otra cosa serán los acuerdos de legislatura, ya que las elecciones generales condicionan a todas las fuerzas con implantación nacional. Díaz tiene casi un año de tranquilidad presupuestaria, ya que días antes de anticipar las elecciones sacó con apoyo de IU las cuentas de la Junta para 2015.

Más información