La pugna televisiva de Díaz y Moreno endurece el tono de la campaña

El PP confía en que el estilo áspero de la presidenta perjudique sus aspiraciones

Susana Díaz en un mitin ayer en Alcalá de Guadaira, Sevilla
Susana Díaz en un mitin ayer en Alcalá de Guadaira, SevillaAlejandro Ruesga

Juan Manuel Moreno ha desayunado este martes en un hotel en Sevilla y allí, aún eufórico de leer mensajes de felicitación, ha recibido la llamada del presidente del Gobierno. Mariano Rajoy le ha telefoneado sobre las 10.30 para preguntarle por el debate de la víspera en TVE, porque no pudo verlo entero, y para conocer sus impresiones. Moreno le ha hecho un balance de lo que consideró una victoria clara y le ha detallado que la candidata del PSOE, Susana Díaz, no había parado de interrumpirle con mal tono. Moreno y su equipo concluyen que ese “estilo de pelea, soberbia y confrontación” ha revelado la personalidad política de Díaz.

“Cada vez que mienta le voy a cortar”, avisó a su rival la presidenta

El dirigente del PP se marchó de los estudios de RTVE poco antes de la medianoche del lunes, tras despedirse de sus rivales, Susana Díaz (PSOE) y Antonio Maíllo (IU), y acumular palmadas por su intervención. La conclusión en el PP fue que Moreno había ganado otra vez (como los populares sostienen que ocurrió en el debate anterior en Canal Sur, aunque en este caso con 540.000 televidentes, un 14% de cuota y 140.000 espectadores más), pero sobre todo destacaron, sorprendidos, la actitud agresiva de la adversaria.

En el PP valoran la capacidad mediática de Díaz. Aguardaban un debate duro, pero no tan bronco. Los servicios de prensa del PP han elaborado un vídeo con las 15 interrupciones más sonadas de Díaz a Moreno. En ese paquete metieron el diálogo entre la socialista y la moderadora, María Casado, cuando esta le reconvino: “Escúcheme por lo menos a mí”.

Los estrategas del PP cuajaron su peculiar interpretación: “Habéis visto a la verdadera Díaz. Su intención era conseguir sacar de sus casillas a Moreno, para que metiera la pata, algo que no sucedió, aunque estuvo a punto en un par de ocasiones, sobre todo al final cuando le reprochó que había dejado morir a 117.000 personas por falta de asistencia en su etapa de secretario de Estado”.

Más información
La Junta Electoral obliga a informar sobre los nuevos partidos
Díaz promete volver a tener una consejería solo para la cultura
La estabilidad de Andalucía pasa por un acuerdo PSOE-Ciudadanos
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La decisión de interrumpir a Moreno — “cada vez que mienta lo voy a cortar”, le avisó desde el primer minuto— fue de la propia Díaz. Sus asesores la avalaron y creen que no se pasó de frenada por la reiteración, aunque esta opinión no es compartida por todos. “La vieron como es ella, echada para adelante”, ha asegurado una persona de su equipo, que reconoce que la candidata socialista salió a convencer a los suyos, a sus fans, y en ese sentido opinan que el debate televisivo le salió bien.

Otras fuentes socialistas, sin embargo, creen que fue demasiado agresiva. Díaz salió exultante del plató. Este martes se ha mostrado “contenta” y “satisfecha” de su intervención y ha insistido en su tesis de que no le va a “callar nadie” cuando “mientan” sobre Andalucía.

El candidato de IU, Antonio Maíllo, culpó a partes iguales a PP y PSOE de la bronca. Abogó por mantener “la buena educación, que es un valor republicano, de mejora de la sociedad”, y pidió poner “poesía” a la política.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS